lunes. 03.10.2022
La opinión de
José Antonio Ricondo

José Antonio Ricondo

El legado que nos ha dejado Jean-Luc Godard

Godard fue el último sobreviviente de aquella nueva ola, de aquel movimiento que cambió a mi generación y a las siguientes. Si por algo merece nuestra atención es sin duda por haber tenido un temperamento y una vocación irrebatibles en el cine, que ha hecho historia.

"El hombre criminal"

La criminalidad, para él, era debida a anormalidades degenerativas fisiológicas, iniciando así el estudio del nexo entre enfermedad y criminalidad, influyendo en la idea de la capacidad humana para prever consecuencias, del rechazo ante el crimen y de los procesos hacia los criminales; Lombroso diferenció también, por primera vez, la delincuencia accidental de la continuada.

Vivir entre brotes (III)

Nunca se negó a luchar. Desde entonces nunca cedió de su propio criterio, la vida es ineludible, porque el peor mal es el desinterés y la indolencia.

Vivir entre brotes (II)

A los tres años se marchó con su abuela y sus tíos, una casa asolada por la calle de la amargura debido a la pérdida de una tía de veintiún años, a la situación de su abuelo escondido nueve años y otros cinco en la cárcel por haber sido alcalde republicano y por los posibles que les requisaron los ganadores

Vivir entre brotes (I)

Leonardo nunca fue su enamorado ideal, ilusamente esperado. Pocas veces duraron los días de tranquilidad. Fueron pocos y aislados, pero ella lo ha querido, se quisieron y siguieron queriéndose. La fuerza interminable de la vida, no obstante, les hizo ir, a menudo, a rebufo de lo que les rodeaba. Una educación altruista los incapacitó para concentrarse, para estar solos con ellos, una disciplina no aprendida ni, mucho menos, entrenada.

Ortega frente a Unamuno

Ortega es europeísta; Unamuno, quiere españolizar Europa. Los dos defienden la cultura, pero ambos parecen tener a la cultura en una entelequia.

Hildegart

Hilde era una chica especial, con una imaginación, conocimiento y razonamiento impresionantes.

Enrique Diego-Madrazo y Azcona, un visionario de los siglos XIX y XX

D. Enrique Diego-Madrazo, humanista pasiego, cántabro y universal, cuya identidad por antonomasia acentúa con prestigioso saber que el carácter del humanismo no deja de ser el altruismo, cordura y serenidad del, precisamente, acto médico; un matiz que ha prestigiado a la medicina desde hace cinco siglos antes de la plenitud de los tiempos.

La Filosofía en La Magdalena III

En La Magdalena éramos una comunidad de jóvenes a los que nos unían unas características e intereses comunes. Nuestros directores nunca intervenían de una forma directa, nos dejaban hacer y nuestra relación con ellos, y viceversa, estaba basada en la confianza.

La Filosofía en La Magdalena II

«(...) Aunque nada pueda hacer 

volver la hora del esplendor en la hierba, 

de la gloria en las flores, 

no debemos afligirnos, 

porque la belleza subsiste siempre en el recuerdo (...)»

“Oda a la inmortalidad” (1807). William Wordsworth.

La Filosofía en La Magdalena I

Aprendimos a pensar, sin esfuerzo: así era porque entendiendo mejor lo que nos rodeaba, reflexionábamos mejor y éramos más afortunados. Claro está que ese espíritu nunca se quedó ahí. En más de medio siglo, ha pervivido de tal manera en cada cual que nos seguimos viendo todos los compañeros, y hablamos. Aquella comunidad ha perdurado.

El doctor Madrazo, condenado a muerte (y III)

Este cirujano pasó por lo mismo que todos aquellos que se definieron partidarios y leales al Estado español. Sí, el anciano médico y cirujano, el sabio, el bienhechor de los suyos, de sus prójimos, el escritor, el autor de obras dramáticas, educativas, pedagógicas, sociales y eugenésicas.

El doctor Madrazo, condenado a muerte II

Diego-Madrazo había escrito acerca de la eugenesia, El cultivo de la especie humana, y sobre la regeneración de nuestro país, La cuestión de la escuadra (1903), después del Desastre de Annual, libro en el que colaboró el general Bruna. Sostuvo, asimismo, misiones acerca de la educación pública tanto en la prensa como en diversos libros, por ejemplo, Instrucción a una ley de Instrucción Pública y Pedagogía y Eugenesia. Fue un gran luchador. Pensaba, y rápidamente escribía su pensamiento, todo aquello que pudiera beneficiar a Cantabria, a España y al ser humano.

El doctor Madrazo condenado a muerte I

La España de charanga y pandereta,
 

cerrado y sacristía,

devota de Frascuelo y de María,

de espíritu burlón y alma quieta,

ha de tener su mármol y su día,

su infalible mañana y su poeta.

El vano ayer engendrará un mañana

vacío y por ventura pasajero.

Será un joven lechuzo y tarambana,

un sayón con hechuras de bolero,

a la moda de Francia realista

un poco al uso de París pagano

y al estilo de España especialista

en el vicio al alcance de la mano.

Esa España inferior que ora y bosteza,

vieja y tahúr, zaragatera y triste (...).

El mañana efímero (1913) (Campos de Castilla, CXXXV), de Antonio Machado (1875-1939), que se lo dedica a Roberto Castrovido (1864-1941).

El Museo Cartográfico ‘Juan de la Cosa’, de Potes -Cantabria-

Podrán admirar el arte en la confección de numerosos mapas originales del siglo de los imperios (s. XVI) y del Siglo de la Física (s. XVII), pero también algunos ejemplares facsimilares de la Edad Media. Si, por otra parte, queremos distender la visita a este Museo, ahondando más, si cabe, en esta faceta cultural, podrán contemplar ciudades en unos cuadros que tan famosos y habituales fueron desde el XVI, en este caso San Sebastián, Granada, Burgos, Cádiz, y el paso de la villa medieval a la ciudad de la Edad Moderna.

La alfabetización

No. La alfabetización no es solo saber leer y escribir. Debemos preguntarnos para qué. Porque podemos estar muy alfabetizados en unas áreas o materias y ser analfabetos en muchas otras.

Amigos

Más allá del ambiente y de la pertenencia a una clase social determinada, lo que conforma una relación de amistad es una acentuada lógica que vincula afectos y sentires

Maestros que atraen

3

Juan Enrique Pestalozzi (Zurich, 1746 – Brugg, 1827); un precursor de la Pedagogía moderna.

Los recortes,

las leyes en las que hay que aprender

las cuatro reglas, los reyes y los ríos,

y los padres que llaman a sus hijos e hijas

príncipes y princesas…

El país en donde a los niños se les exigen

horas de clase de natación, danza, idiomas.

Una media de ocho horas al día, casi horario

de esclavos. Y se les compran trajes, disfraces,

golosinas, cuentos.

Y no hay quien les enseñe, escuche

y les ponga en el lugar conveniente, en su

lugar, en ese en el que se desarrollen con

naturalidad, en el respeto del saber hasta dónde.

Sin control.

Difícil para los sufridos maestros oponerse a

tanto desatino.

 

Miyo: Borrador de “La bisoñez, el retroceso educativo y los padres-abuelos

4

Federico Fröbel (Alemania, 1782 – 1852), “el pedagogo del Romanticismo”

Alma de cántaro

Aunque los libros de Historia suelen olvidar las posguerras, por ser aparentemente la vuelta a la normalidad, todas ellas son el humo de la destrucción y el aniquilamiento.

Tycho Brahe, el lama de la doctrina astronómica

Tycho, por poco, no conoció el telescopio. Su teoría giratoria de los planetas alrededor del Sol no comprendía a la Tierra que, además, era estática y circundada por el Sol.

Mario del Monaco, el tenor

Aun reconociendo que la ópera es la 'obra musical' por excelencia, al común de los mortales aún le cuesta aproximarse a ella. Y los...

El ser humano y la política

Para tener éxito en el rumbo tomado, el ser humano debe iniciarse en el sociogrupo conveniente y adquirir -aunque únicamente ocurra de manera sorda, de rondón, sin sentir- una postura dominadora. No obstante, en los grupos sociales, el lance por la conquista es inflamada, y el que había salido con su vara de oficial en la canana finaliza siendo cabo. Conversiones contradictorias.

El incombustible marido de la peluquera

Nunca pudimos decirle adiós a este incombustible y pertinaz marido de la peluquera que, con su característica imagen de elegante extravagante, perteneció desde un principio a la rica historia del arte del cine francés.

La historia viva. Crónicas desde el otro lado de las alambradas

En aquel gélido enero de hace setenta y ocho años, comenzó la diáspora hacia el límite pirenaico franco-catalán. Medio millón de republicanos refugiados, civiles y milicianos, son perseguidos por las botas de las falanges del golpista Franco.