jueves. 23.05.2024

El pasado jueves, 18 de abril, el Gobierno de España anunciaba que ponía en marcha las tarjetas monedero para familias en condiciones extremas de vulnerabilidad con menores a su cargo, y que las ponía a disposición de Cantabria y del resto de comunidades. Una iniciativa a priori positiva que, sin embargo, en nuestra región ha generado cierta controversia entre muchos vecinos de diferentes puntos de la Comunidad Autónoma, no tanto por las condiciones para poder beneficiarse de la misma sino por los establecimientos en los que podrá utilizarse.

Estas tarjetas monedero permitirá a las familias más vulnerables acceder de manera directa a alimentos frescos y a alimentación infantil, así como a productos básicos de higiene. Se ha anunciado como una mejora frente al reparto tradicional de este tipo de alimentos. Sin embargo, y tras una licitación pública, tan solo siete cadenas de supermercados han accedido: Carrefour, Alcampo, Eroski-Caprabo, Spar Gran Canaria, Más y Más, Alimerka y Dinosol. Y es aquí donde comienzan los problemas para muchos ciudadanos cántabros.

De esas siete cadenas, tan solo tres tienen presencia en Cantabria: Carrefour, Alcampo y Eroski. Y ni siquiera están en todo el territorio autonómico. Es más, solo 22 de los 102 municipios cuentan con algún establecimiento de estas marcas. Y por supuesto, la mayoría están en los núcleos de población más grandes.

Esto implica, como denuncian algunos vecinos a este medio, que si quieren utilizar esta tarjeta monedero, tienen que desplazarse varios kilómetros para poder acceder a estos alimentos. Algo que, precisamente por estar en esa situación de vulnerabilidad, afirman que supone añadir un gasto extra que no pueden permitirse.

Según ha podido comprobar este diario a través de la información que publican las propias cadenas de supermercados, Carrefour se encuentra, por ejemplo, en Santander, Torrelavega, Camargo, Liérganes, Noja, Ajo, Castro Urdiales, Puente Arce, Entrambasaguas, Solares, Ribamontán al Monte y Bolmir-Matamorosa.

Por su parte, Alcampo tiene tiendas en Santander, Barreda, Torrelavega y Noja. Y Eroski está presente en Santander, Santa Cruz de Bezana, Astillero, Reinosa, Castillo, Renedo de Piélagos, Castro Urdiales, Laredo, Los Corrales de Buelna, Santoña, Miengo y Soba.

Esto implica, por ejemplo, que un vecino de Potes tiene que desplazarse hasta otro municipio para poder acudir a un establecimiento de estas cadenas. Es una situación que se repite, en general, en toda la comarca de Liébana. Lo mismo ocurre con alguien que viva en San Vicente de la Barquera, Comillas o Cabezón de la Sal. En algunos de estos casos es posible que incluso tengan que desplazarse a otra comunidad autónoma.

Varios vecinos han lamentado, además, que no participe alguno de los establecimientos con más presencia en la región, como son Supermercados Lupa o BM Supermercados, mientras que sí estén incluidas cadenas que solo tienen presencia en las Islas Canarias.

Estas tarjetas monedero cuentan con una dotación económica de entre 130 y 220 euros, y uno de los requisitos que tienen que cumplir estos establecimientos es disponer de un sistema que permita facilitar las tarjetas y excluir productos no elegibles en caja, ya que el tipo de productos al que se puede acceder incluye únicamente los considerados de primera necesidad, tal y como señala el programa europeo. Por ejemplo, con estas tarjetas no se podrán comprar alimentos ultraprocesados o bebidas alcohólicas.

Denuncian que las tarjetas monedero para familias vulnerables solo pueden utilizarse en...
Comentarios