miércoles. 05.10.2022

Noam Chomsky, el activista, lingüista, analista político y filósofo

Es un riguroso crítico del liberalismo económico cuando piensa, por ejemplo, en la contradicción vil que soporta la falsa percepción de que la libertad sin tiempo alguno puede llevar a una coyuntura más o menos favorable, cuando la libertad así concebida no deja de ser un saldo, una rebaja, una concesión que se concede o no, al libre arbitrio del energúmeno de turno que tiene esa gracia

Vivir la actualidad sin incurrir (muy difícil) en el derrotismo

Resulta fácil pedir optimismo, mientras no se deja de tensar la cuerda política, bélica, económica y social (energía, alimentos, trabajo). Los seres humanos somos tan vehementes como ingenuos a la hora de no perder la ilusión de que todo irá a mejor. Estamos hechos de esta rara pasta.  “Vendrán tiempos mejores”, nos decimos. Cómo se logran es un enigma, con una guerra en Europa, escasez en aumento, los precios por las nubes, las hipotecas al alza y un desencuentro interior y exterior de los países y sus Gobiernos. ¡Un misterio, oiga! ¡Fiesta!, y sigamos dando la espalda al derrotismo.

Lista de espera: resignación, cabreo y demanda de soluciones

De sobra sabemos los españoles lo que son y padecer las listas de espera. Pero ahora, esa larguísima demora en operar o curar, se ha convertido en una auténtica angustia para millones de ciudadanos. Si con insistencia se ha hablado de más atención a los profesionales, con el lógico incremento de personal y medios, no digamos lo que pasa tras el Covid, que ahí sigue. Lo que antes de la pandemia era un sistema sanitario con graves déficits, ahora la dolencia ha pasado a ser crónica. A pesar de ello, todo esto resulta incomprensible, y es lógico, para aquellos que esperan meses, incluso años, a su intervención quirúrgica. Es lo que tiene el miedo, los dolores y calidad de vida, cuando se trata de la salud propia.