miércoles. 05.10.2022
La opinión de
Pablo Gómez

Pablo Gómez

Responsable del área de medio ambiente de Podemos Cantabria

Se vende Cantabria

En Cantabria el franquismo real duró cuarenta años, pero su mentalidad perduró muchos más, así, nos encontramos en la actualidad con la misma visión social de los años 60 donde prevalecían los intereses urbanos sobre los rurales.

El circo del lobo

En nuestro circo particular, escondidos bajo la falsa bandera del lobo, tenemos a los distintos partidos de la derecha extrema desgañitándose en el parlamento cántabro para culpar al lobo de los males del campo, tal vez piensen que si consiguen que nos fijemos solo en esto no les preguntaremos porqué votaron en contra de la ley de cadena alimentaria.

Siempre Federico

Federico ha estado siempre en mi viaje, desde los primeros versos que recuerdo en la voz de Paco Ibáñez y aquel caballito con su jinete muerto a las tardes de palmas con los amigos y el verde que te quiero verde de fondo

El precio de hormigonar el campo

El territorio no es un bien privativo de quienes ahora respiramos, es un recurso que compartimos con la historia, un crisol en el que se mezcla el sudor de nuestros abuelos, el orgullo de nuestros padres y los anhelos de nuestros hijos, las acciones que se ejecutan sobre él son irreversibles por lo que cualquier acto ha de ser meditado para que nuestra irresponsabilidad no borre la memoria que contiene y termine con la esperanza que alberga.

Cuando fuimos los mejores

Hace ahora dos años a muchos les tocó ser los mejores, sus quince minutos de gloria se alargaron una primavera en la que nos demostraron a todos que eran verdaderos héroes, gentes anónimas que siempre estuvieron ahí, que vencieron al miedo y que con su esfuerzo consiguieron que nuestra sociedad no colapsara. Nosotros, desde los balcones gritábamos esperando que nos oyeran porque nuestro agradecimiento era infinito, nuestros quince minutos de pánico eran más llevaderos porque el esfuerzo de todos esos don nadie que se ganaron nuestro respeto para siempre. 

El día de la marmota en los montes de Cantabria

En nuestro bucle temporal particular no cae una tormenta de nieve sino que sopla viento sur y en las noticias de la mañana tras la canción de Sonny & Cher no aparece el presentador del matinal sino Revilla y en lugar de nombrar a la marmota es el “pirómano” el que sale a relucir. Despierta Cantabria que hoy, ¡hoy es el día del pirómano!

Falso regionalismo

Nuestras manifestaciones culturales son la seña de nuestro pueblo y no simples alegorías de las que presumir el día del santo.

Barros, el símbolo de nuestro pueblo

Los cántabros también tenemos símbolos que nos han representado durante milenios, quizá el más importante sea el representado en la estela de Barros, unos cuartos lunares que para los cántabros son más que unos simples arcos, son una imagen que nos une por encima de ideologías y que hemos llevado por consenso hasta nuestro escudo y nuestra bandera…

Despotismo, ruralidad y molinos de viento

Sin distancias que salvar hoy la Cantabria rural vuelve a los tiempos de Carlos III, todo por el pueblo pero sin el pueblo, todo por mantener la Cantabria rural pero sin tener en cuenta los sueños de los habitantes de los Valles.

Ecología es un nombre de mujer

Son legión las mujeres que pelean por nuestra pachamama, muy pocas pasaran a la historia, pero todas ellas han puesto, ponen y pondrán un granito de arena para que este planeta continúe siendo habitable.

Con la LOTUCA todos perdemos

Ser ganadero o agricultor se ha convertido en oficio de héroes sujetos a las reglas del mercado. Una perspectiva negra que obliga a los jóvenes a dejar sus raíces y emigrar.

Una oficina de vivienda rural para no perder el tren del COVID

Las posibilidades de trabajo de esta oficina de vivienda rural son muchas, se puede fomentar el alquiler colaborativo en el que la renta se paga con la restauración de la vivienda, se puede trabajar codo con codo con los pequeños ayuntamientos para realizar cambios de titularidad forzosa en casas que pronto serán ruinas, incluso se puede llegar a expropiar

Sin imaginación Cantabria no tiene futuro

Lo mismo que la música tiene una deuda eterna con John los cántabros tenemos una deuda con Revilla. Dos grandes soñadores, pero por desgracia un solo genio.

El PRC, una apisonadora para el medio rural

Nos dijeron un día que Cantabria es infinita y pobres de nosotros nos creímos la falacia, disfrutando de la esencia de nuestras villas pensamos que esta duraría siempre, que tanta maravilla no podría agotarse, pero el lema no era cierto, nuestra tierra poco a poco dejó de ser gran reserva.

La nueva Ley del Suelo o cómo poner aún más difícil el futuro de nuestros pueblos

Dentro de esta incertidumbre aparece la única propuesta revillista para sacarnos de la crisis, y como no, viene vestida de ruralidad, una nueva ley del suelo que presuntamente ayudará a fijar población en los pueblos del interior, pero que no es más que una huida hacia adelante, un repetir el modelo que nos llevó a la nada y destrozó nuestro litoral.

Primavera silenciosa

Hoy nos asomamos a la ventana y sentimos los escalofríos que sintió Rachel aquella primavera, aquel silencio que no la dejaba dormir puebla ahora nuestras calles y nos hace añorar el jaleo de los niños y los pitidos de los coches, aquel silencio atronador se repite ahora en todas nuestras ciudades.

Como las vacas al tren

Revilla también tiene un tren para ellos pero no para unirles con la ciudad sino para que los turistas crucen la Engaña y ya de paso miren a los pasiegos como miran a los monos de Cabárceno.

El lobito bueno

Mientras el ganadero mire al monte no mirará a su explotación, no verá que la PAC le maltrata, no verá su desorbitada factura eléctrica, no verá que le es imposible conciliar su vida familiar y laboral, no verá que la leche se la pagan a precio risa… no verá todas esas cosas sobre las que el Gobierno de Cantabria no actúa.

Cantabria gran reserva

Nuestra biodiversidad es nuestra gallina de los huevos de oro, el 10,9% del PIB y el 11,4 % del empleo dependen directamente del turismo, turistas que no vienen a ver espigones, vienen buscando una gran reserva. Si no cuidamos nuestra tierra por conciencia ambiental hagámoslo al menos por interés económico.