jueves 16/9/21

Barros, el símbolo de nuestro pueblo

Los cántabros también tenemos símbolos que nos han representado durante milenios, quizá el más importante sea el representado en la estela de Barros, unos cuartos lunares que para los cántabros son más que unos simples arcos, son una imagen que nos une por encima de ideologías y que hemos llevado por consenso hasta nuestro escudo y nuestra bandera…

Los símbolos son uno de los elementos más importantes de la comunicación humana, basta unos simples trazos para trasladar de forma concisa todo un conjunto de ideas sin necesidad de articular grandes textos. La importancia de los símbolos es conocida por los gurús del marketing conscientes de la importancia de trasmitir  todos los valores de una empresa con un solo golpe de vista, si vemos una sonrisa en una caja sabemos que llega nuestro pedido de Amazon, reconocemos twitter con solo ver un pajarito azul, incluso somos capaces de calcular el precio de un polo al ver el tamaño de la boca de un cocodrilo, son los símbolos el canal de comunicación más directo, más sencillo y más eficaz que existe.

Lograr un buen símbolo es algo vital para triunfar

Lograr un buen símbolo es algo vital para triunfar, Constantino lo tenía claro en el siglo IV cuando en el Concilio de Nicea proclamó que la cruz pasaría a ser el símbolo cristiano dejando atrás el Ixthus, el primer símbolo cristiano. El ixthus era una forma de pez que unía el símbolo del bautismo con la parábola de los pescadores de hombre. Constantino basó su decisión en una experiencia mística en la que mirando al sol apareció una cruz rodeada por la leyenda ‘In hoc signo vinces’ (Con este signo vencerás). Tal vez una explicación más sencilla de la utilización de la cruz por parte de Constantino es la potencia de un símbolo que de un simple vistazo resume la vida, muerte y resurrección de Cristo.

La iglesia siempre tuvo clara la importancia de los símbolos, por eso incluyó los suyos en los objetos de culto paganos a fin de ir introduciendo la nueva creencia, podemos ver cruces talladas en los menhires de Valdeolea o en el centro de la estela laberíntica de Arcera. La idea de márquetin que utilizaron los primeros cristianos es sencilla, cuando el pagano se acerque a adorar a sus símbolos indirectamente adorará también a los nuestros, poco a poco los aceptará y pasaran a ser cotidianos, el menhir pasará simplemente a ser el sustento de la cruz. Con esa base los cristianos construyeron sus templos en torno a los lugares de reunión pagana, por eso no extraño ver iglesias junto a los grandes tejos sagrados como el de Lebeña, Rucandio o Busnela.

Los cántabros también tenemos símbolos que nos han representado durante milenios, quizá el más importante sea el representado en la estela de Barros, unos cuartos lunares que para los cántabros son más que unos simples arcos, son una imagen que nos une por encima de ideologías y que hemos llevado por consenso hasta nuestro escudo y nuestra bandera… tampoco es extraño que la iglesia creara una ermita en torno a ella, la llamada ermita de la virgen rueda donde una vez más se asocia un símbolo cristiano (la virgen) con uno pagano (la estela).

Pero esta adaptación cultural de los símbolos que puede tener su sentido histórico y de la que no hay porque renegar ya que es parte de nuestro acervo, pierde su lógica cuando después de 2000 años no se ha conseguido el fin buscado y lo que perdura es la esencia primigenia del símbolo en cuestión, la estela de barros es un símbolo de todos los cántabros, cristianos y ateos, de izquierdas y de derechas, nos representa y nos sentimos por el representados, verla en situación precaria escondida tras unos muros debería de apenarnos a todos, verla inmatriculada y por tanto privatizada debería de enojarnos y unirnos a todos en la petición de un lugar digno para ellas y una titularidad pública del mayor de nuestros símbolos.

Barros, el símbolo de nuestro pueblo
Comentarios