viernes 21/1/22

El día de la marmota en los montes de Cantabria

En nuestro bucle temporal particular no cae una tormenta de nieve sino que sopla viento sur y en las noticias de la mañana tras la canción de Sonny & Cher no aparece el presentador del matinal sino Revilla y en lugar de nombrar a la marmota es el “pirómano” el que sale a relucir. Despierta Cantabria que hoy, ¡hoy es el día del pirómano!

Phil Connors, el meteorólogo de una emisora estadounidense viajó un 2 de febrero hasta una pequeña localidad de Pennsylvania para grabar junto con su equipo la fiesta local que determina cuánto tiempo queda para que acabe el invierno. Allí, tras una extraña tormenta de nieve, quedó atrapado en un extraño bucle temporal en el que irremediablemente su despertador sonaba a las seis de la mañana al son de I Got You Babe para que posteriormente un dicharachero presentador saludara el día al grito de “¡hoy es el día de la marmota!”.

Phil (Bill Murray) pronto se dio cuenta de que era la única persona consciente de que el tiempo no avanzaba y tras una serie de decisiones erróneas decide utilizar lo que aprende cada día a base de la machacona repetición para beneficiarse de esas enseñanzas, así, tras lograr cambiar su destino consigue por fin romper el bucle y despertarse el día 3 de febrero.

Lo que hizo Phil es lo que hubiera hecho cualquiera aunque solo fuera por puro aburrimiento. Bueno, cualquiera no, los cántabros también vivimos un día de la marmota que además también suele caer cercano al 2 de febrero. En nuestro bucle temporal particular no cae una tormenta de nieve sino que sopla viento sur y en las noticias de la mañana tras la canción de Sonny & Cher no aparece el presentador del matinal sino Revilla y en lugar de nombrar a la marmota es el “pirómano” el que sale a relucir. Despierta Cantabria que hoy, ¡hoy es el día del pirómano!

En el día del pirómano, Revilla está pletórico. Camina ufano hacia Peña Herbosa por el Paseo de Pereda. “¡Anda, hoy los portales están cerrado! Los vecinos entran por Pombo. ¡claro, el sur!” Mientras enciende su puro huele un extraño humo mentolado, tuerce el gesto y mira a Peña Cabarga, entonces ve su ladera ardiendo de nuevo y exclama ¡han sido los terroristas! ¡han sido los pirómanos!.

El día de la marmota de Bill Murray y el día del pirómano de Revilla parecen la misma película, pero si bien los guionista de Hollywood se rebanaron los sesos para que Phil Connors cambiara su forma de actuar para lograr un final feliz, los guionistas regionalistas no son capaces de imaginar un The End distinto a que cambie el viento y llegue la lluvia. Así el día del pirómano se repite año tras año en enero, febrero y marzo arrasando nuestros montes y destrozando nuestra biodiversidad, se repite inexorablemente porque nada se hace para romper el bucle.

Nadie dice que romper el bucle sea sencillo, pero señores regionalistas, al menos inténtenlo

‘Atrapado en el Tiempo’ es una de las películas más famosas de la historia, pero se ve que en el PRC no la han visto y por tanto no saben que si siempre haces lo mismo, el resultado jamás cambiará. Connors erró muchas veces antes de acertar, pero nadie le puede culpar de no intentarlo. Revilla, en su bucle, se limita a hablar de terroristas y pirómanos cuando es más que obvio que detrás de los fuegos no hay fanáticos ni enfermos mentales. Y así nos va, en toda Europa el número de incendios disminuye todos los años, mientras que en Cantabria aumenta.

Nadie dice que romper el bucle sea sencillo, pero señores regionalistas, al menos inténtenlo. Creen una brigada de investigación como hacen el resto de comunidades, vayan al territorio y hagan políticas que partan de la participación, pisen el terreno y vean porqué arde. Así, tal vez, logren salir de esta espiral en la que se han metido. Así, tal vez, no nos obliguéis a pedir año tras año la dimisión del consejero de medio ambiente.

Comentarios