domingo 26/9/21

El lobito bueno

Mientras el ganadero mire al monte no mirará a su explotación, no verá que la PAC le maltrata, no verá su desorbitada factura eléctrica, no verá que le es imposible conciliar su vida familiar y laboral, no verá que la leche se la pagan a precio risa… no verá todas esas cosas sobre las que el Gobierno de Cantabria no actúa.

Os voy a contar un secreto: el lobito bueno de Goytisolo no existe. Por más que Paco Ibañez se empeñe en soñar con mundos del revés, el lobito vegano al que los corderos apalean aún no ha nacido. Y es que resulta que los lobos comen carne y para lograr esa carne a veces matan ganado.

Puestos a contar secretos, aquí va otro: cuando la administración mata lobos para defender al ganadero lo único que defiende son sus propios intereses políticos. En Cantabria no se matan lobos para evitar ataques, se matan para evitar dar explicaciones de por qué no se pagan los daños que el lobo causa. No es más que una cortina de humo que tapa la precaria situación del sector ganadero, la excusa del mal trabajador que hace que hace mientras le cae el sueldo todos los meses.

Cuando la administración mata lobos para defender al ganadero lo único que defiende son sus propios intereses políticos

Vamos a hacer un poco de memoria, vamos a ir hasta febrero de 2015. Aquel mes se reunió la mesa del lobo y de aquella reunión salió un acuerdo histórico que bien daría para otra estrofa de los versos de José Agustín, en este mundo real se pusieron de acuerdo ecologistas, cazadores y las asociaciones ganaderas como Asaja, Ugam-Coag y Ovican para que lobo dejará por fin de ser una especie cinegética en Cantabria.

¿Estaban locos aquellos ganaderos? ¿Estaban defendiendo al fiero lobo que acechaba a sus rebaños? Ni una cosa ni otra, estaban defendiendo que el medio rural es capaz de convivir con su entorno como ha hecho durante siglos. Que nadie olvide que si en Cantabria tenemos una biodiversidad que es la envidia de Europa es en buena medida por quienes durante generaciones han cuidado su entorno y han convivido con él en armonía. El ganadero que convive con el lobo sabe que no es fácil hacerlo, pero también sabe que sus animales comparten la sarna, la brucelosis o la tuberculosis con corzos y jabalíes y que el lobo ayuda a controlar estas enfermedades cazando más fácilmente a los animales enfermos. Y son conscientes de que el lobo mantiene alejado a los ungulados silvestres de sus campos y huertos evitando así los estragos que en ocasiones causan.

Pero aquel acuerdo que el consejero regionalista Jesús Oria calificó como "histórico" nunca se llevó a cabo, ya que el lobo causaba daños y los ganaderos seguían sin cobrarlos y así pasaron los años…

Ya en 2018 Podemos presentó una moción en el Parlamento de Cantabria en la que instaba al Gobierno a volver al pacto alcanzado. Podemos, PSOE, PRC y el portavoz de Cs votaron a favor. ¡La mayoría del Parlamento pedía al Gobierno que el lobo dejara de ser una especie cinegética! Pero esta vez el consejero Oria, si el que calificaba como "histórico" el Pacto del Lobo, dijo que verdes las han segao, que el lobo sería cazado pese a los acuerdos y pese a los votos del Parlamento. Y en esos días se da la circunstancia de que el PSOE, miembros del Gobierno de Cantabria, votan a favor en el Congreso de los Diputados de una proposición no de ley para proteger al lobo en toda España mientras en aquí miran hacia otro lado y permiten su caza recreativa.

Echar la culpa al lobo de los males de los ganaderos es de lo más sencillo, de primero de demagogia diría yo

Llegamos a 2019 y el Gobierno aprueba la caza del 20% de los lobos. Se erige así en defensor del medio rural aunque esto signifique luchar contra de los informes del Parlamento Europeo y expertos que dicen que cazar lobos es contraproducente para los intereses de los ganaderos. ¡Resulta que no sólo son cosas de "ecologistas", que hasta al Parlamento Europeo le parece una aberración matar lobos!

Echar la culpa al lobo de los males de los ganaderos es de lo más sencillo, de primero de demagogia diría yo. Mientras el ganadero mire al monte no mirará a su explotación, no verá que la PAC le maltrata, no verá su desorbitada factura eléctrica, no verá que le es imposible conciliar su vida familiar y laboral, no verá que la leche se la pagan a precio risa… no verá todas esas cosas sobre las que el Gobierno de Cantabria no actúa.

La prueba de esta cortina de humo la aporta el propio consejero de ganadería Guillermo Blanco, al afirmar que el pago de daños “funciona razonablemente bien” después de exponer los datos de los ataques por fauna silvestre al ganado, 1.057 este año… ¡de esos 1.057 se han pagado 27! El ganadero que tiene la suerte de cobrar, tarda 8 meses de media en hacerlo… y no se puede quejar ¡los agricultores tardan 14 meses en cobrar sus daños! Pero bueno, según afirma el consejero, al ganadero no le importa cobrar uno o dos meses antes… será que viven del aire.

Para defender al lobo hay que cuidar a quien convive con él, cualquier cosa que no sea pagar los daños del lobo a precio de mercado no es aceptable

Para defender al lobo hay que cuidar a quien convive con él, cualquier cosa que no sea pagar los daños del lobo a precio de mercado no es aceptable, cualquier cosa que no sea pagar al ganadero en el plazo máximo de un mes no es aceptable, cualquier cosa que no sea facilitar los trámites para solicitar el pago de los daños no es aceptable. ¡Defendamos al ganadero y el lobo dejará de ser tan fiero!

Desde Podemos defendemos la necesidad de crear un sello de calidad que identifique la carne  criada en lugares donde conviva con lobos. Si criar ganado con lobos implica costes es justo que el consumidor pueda identificar la carne procedente de ese ganado. Muchos estamos dispuestos a pagar un poco más por una carne de ganado criada en nuestros montes junto a nuestros lobos.

Exigimos la vuelta inmediata al Pacto del Lobo, que se detenga de inmediato la caza de ejemplares y que se hagan políticas reales que dignifiquen la profesión del ganadero y permitan la continuidad del sector en nuestra Comunidad.

¿Qué pasará si la caza del lobo divide las manadas y donde había un problema ahora tenemos dos? ¿qué dirá el consejero entonces?

Comentarios