miércoles. 24.04.2024

En mayo se cumplirá el primer año de unas elecciones autonómicas que implicaron un cambio de color político en el Gobierno de Cantabria. A pesar de que el PSOE dejó el Ejecutivo regional, en el que estaba en coalición con el PRC, la formación obtuvo un mejor resultado en la cita electoral. Por este motivo, entrevistamos en la sede socialista ubicada en Santander al líder del PSOE cántabro, Pablo Zuloaga (Santander, 1981), sobre la situación en la que se encuentra la región actualmente en cuanto a proyectos, Sanidad, sector primario y las decisiones que está tomando la actual presidenta, María José Sáenz de Buruaga.

Faltan unos meses para que se cumpla un año de las elecciones autonómicas y el cambio de Gobierno, ¿cómo ve Cantabria pasado este tiempo?

Estoy profundamente preocupado por lo que está aconteciendo en Cantabria y la falta de determinación del Gobierno de Buruaga, que se puede achacar a la falta de experiencia o a la sorpresa que les ha supuesto llegar a un Gobierno en unas elecciones cuando, evidentemente, no se lo esperaban. La ejecución presupuestaria en 2023 ha sido un fiasco los seis meses de Gobierno de Buruaga. En enero de 2023, cuando Buruaga en la oposición criticaba todo lo que hacíamos en el Gobierno, conseguíamos licitar 122 millones de euros. En enero de 2024, esta cifra ha sido de 8 millones de euros. Es una brecha muy grave que explica que los indicadores económicos de Cantabria estén todos a la baja después de la llegada del PP. Esto es lo que debería preocupar a Buruaga y no está afrontando.

¿Cuál es la situación del PSOE de Cantabria?

El PSOE de Cantabria tuvo el mejor resultado de todas las comunidades autónomas. Aquí crecimos un 13% mientras que en España se perdieron votos. Nos fuimos del Gobierno, pero fue por la caída demoledora del PRC, que se dejó prácticamente la mitad de su electorado, dando al PP en la noche del 28M una victoria insuficiente por sí solo para acceder al Gobierno. Al final el PRC les dio el Gobierno, les aprobó los presupuestos e incluso pactaron la derogación de la Ley del Suelo que aprobamos socialistas y regionalistas. El PRC ha asumido un papel esta legislatura, que es ser la muleta del PP y asumir el Gobierno de María José Sáenz de Buruaga como propio. A nosotros nos toca hacer una labor de oposición responsable, constructiva y contundente.

Y lo que hemos visto no nos gusta, son decisiones sectarias. La primera fue paralizar un proyecto que contemplaba una inversión de hasta 30 millones de euros de fondos europeos para reconvertir el abandonado Psiquiátrico Parayas en un Centro de Acogida de personas refugiadas a nivel internacional. No nos gusta que ralentice las inversiones que dejamos en marcha, como el MUPAC, generando dudas sobre su viabilidad futura. El MUPAC es un recurso fundamental para el futuro de Cantabria, para poner en valor nuestro patrimonio y para generar economía a través de turismo cultural y la promoción del arte rupestre. No nos gusta que hayan tardado ocho meses en licitar las obras de construcción del búnker de la protonterapia en Valdecilla. Ocho meses en los que nos ha adelantado Euskadi. Ocho meses en paralizar y pedir informes a clínicas privadas como Quirón, que oferta en su catálogo de servicios sanitarios privados el atender a pacientes de cáncer dentro de su seguro privado. Y que el PP haya querido frenar este interés del PSOE en que Valdecilla sea el primero en España en contar con esta tecnología es un problema para Cantabria. Ser los primeros es fundamental para salvar más vidas, eso es indiscutible, pero también para formar a los profesionales que en toda España van a desarrollar esta tecnología, y también para investigar sobre ella.

Lo último lo estamos viendo. Decisiones políticas que tienen que ver con hipotecar el futuro sostenible de Cantabria con la derogación de la Ley del Suelo y permitir que se siga desarrollando vivienda unifamiliar en suelo rústico. O ese acuerdo con la extrema derecha, con Vox, para derogar la Ley de Memoria Democrática que aprobamos la pasada legislatura.

Está mencionando proyectos que se impulsaron bajo el gobierno PRC-PSOE, pero ninguno del PP.

Había miles de ganaderos, pero los que asomaban el campano tienen militancia política en la derecha y la extrema derecha en Cantabria

Porque no lo hay. María José Sáenz de Buruaga está utilizando una estrategia clara. No quiere que se hable de su gestión, lo único que hace es buscar culpables fuera de lo que pasa en Cantabria sin asumir la responsabilidad como presidenta. Lo vemos permanentemente en cómo utiliza la sede del Gobierno de Cantabria como una extensión de la sede del PP en la calle Génova para plantear discursos políticos del PP desde las instituciones públicas de Cantabria. Lo hace también la presidenta del Parlamento en los actos institucionales. Buruaga no piensa en Cantabria, piensa en las directrices que le marca el PP de que sus barones territoriales se posicionen en contra del Gobierno de España. Eso me hace reflexionar sobre la utilidad de un gobierno inmerso en la defensa de su hoja de ruta política y no en la defensa de los intereses de Cantabria. Es evidente que la presidenta se está dedicando más tiempo a confrontar e insultar a los ministros y altos cargos del Gobierno de España que a buscar soluciones, y eso nos penaliza. Se han empezado a fabricar los trenes que pondrán fin a los problemas de las Cercanías en Cantabria. Una inversión milmillonaria del Gobierno del PSOE para solucionar un problema que ya existía con Rajoy e Íñigo de la Serna, que decidieron no fabricar ni un solo tren para evitar los problemas. Los trenes llegan tarde, pero llegan. El PP nos tenía acostumbrados a anuncios de inversiones sin que esas obras llegaran a ponerse en marcha nunca, y es algo que Buruaga reproduce permanentemente. Por eso su hoja de ruta es confrontar con el Gobierno de España, hacer seguimiento y seguidismo de los proyectos que ya impulsamos.

Ayer en el Parlamento pedían que se votara a favor de que el Gobierno de España incluya partidas para financiar el MUPAC. El PP, después de votar No a los Presupuestos Generales de 2022 que contenían esas subvenciones, de votar No a los Presupuestos de Cantabria que incluían partidas para esas obras, ¿nos piden apoyo? Les sorprendió que les dijésemos que sí. El PSOE está donde siempre ha estado: en la defensa de los intereses de Cantabria, y ahí vamos a seguir estando.

Habla de los anuncios que realiza el Gobierno del PP. Uno de ellos es el de reducir las listas de espera, pero no solo no se han reducido, sino que han aumentado. ¿Han tenido acceso al plan?

Las listas de espera han sido un problema de larga tradición en la sanidad pública de Cantabria y en el resto de comunidades autónomas. Las consecuencias derivadas del cuidado de la salud en el ámbito Covid generó listas de espera quirúrgicas que se empezaron a afrontar la pasada legislatura. Hay que recordar que el año pasado estuvo marcado por las huelgas de equipos sanitarios. Cantabria cerró la negociación antes que el resto de comunidades y asumió unos compromisos que pusimos en marcha. Se trataba de saber, sin que hubiera ‘cocina’, los datos de lista de espera en cada especialidad, en atención primaria… Conseguimos que Cantabria fuera la que tuviera menor lista de espera en Atención Primaria. El PP ha decidido quitar esa transparencia y ese servicio, y está generando dudas incluso sobre su gestión. Tanto el exconsejero Raúl Pesquera como yo mismo estamos a favor de la investigación que inicia Fiscalía para que se aclare qué ocurrió con las personas fallecidas en listas de espera. Nosotros hemos trabajado siempre por parte de la transparencia y la gestión pública eficiente. El PP está huyendo hacia adelante. Presentan planes sin una base sólida. Lo hemos pedido, todavía no lo tenemos y tampoco se ha presentado a los trabajadores del SCS. Esto nos preocupa, porque detrás de esto solo hay privatizaciones y aumentar el coste de las peonadas, que sabemos por experiencia que no es la solución para este problema. No se resuelve pagando más a los profesionales, sino incorporando un turno más para garantizar esas operaciones.

El secretario general del PSOE de Cantabria, Pablo Zuloaga, durante la entrevista | Foto: edc

Sin salir de sanidad, el consejero Pascual ha anunciado que el concurso de las ambulancias se licitaría en tres semanas. ¿No es mucho tiempo para la situación en la que se encuentra este servicio?

Son plazos que nunca se cumplen. Este es un problema muy arraigado en la sanidad pública de Cantabria que detectamos después de la pandemia. Afrontamos la solución que se tiene que llevar a cabo y sobre la que el tiempo nos va a dar la razón. El PP no quiere hacerlo, volveremos al Gobierno y asumiremos esa responsabilidad. Terminamos la pasada legislatura publicando el proyecto de ley de creación de un ente público de gestión de transporte de ambulancias, es decir, que el servicio y los trabajadores pasen a ser públicos. El PP no quiere, pero hay cosas muy fáciles de explicar. En un camión de bomberos, el personal son funcionarios públicos que obedece a un Gobierno y no a los intereses de una empresa privada. ¿Por qué sí puede ocurrir eso en las ambulancias? Sobre todo sabiendo que se están generando graves problemas y que a la larga es más económico y ventajoso para Cantabria. El PP llega al Gobierno y decide echar atrás ese proyecto para volver al modelo tradicional, que es la licitación. Eso se enquista, recursos judiciales, y mientras tanto, quejas de los pacientes, de los trabajadores que incluso han tenido salarios secuestrados por la empresa. Al Gobierno de Cantabria vamos a seguir instándole a que mejore el transporte sanitario y que lo haga por la vía de la internacionalización. Y si no, que haga cumplir a la empresa concesionaria. Hemos oído en el Parlamento que no se la sanciona porque nos está haciendo un favor. Esa es la percepción del PP. Donde ellos ven un paciente, en realidad entienden que hay un cliente y que es la oportunidad de que alguien se lucre de un servicio fundamental como es el transporte sanitario.

Tras las protestas de agricultores y ganaderos, ¿tiene Cantabria margen de maniobra para tomar medidas que ayuden en la situación? ¿El consejero Palencia les ha trasladado alguna medida?

Buruaga está asumiendo su papel en la estrategia de Feijóo: si quiere que caiga España primero tiene que caer Cantabria

El consejero Pablo Palencia ostenta varios récords en Cantabria que pasarán a la historia por lo negativo. Lo primero, por llegar al cargo con un largo listado de deudas en el BOC con distintos ayuntamientos de Cantabria, y es algo para reflexionar sobre las personas que Buruaga ha puesto al frente de nuestra tierra. Lo segundo, por ser el consejero que antes ha sido reprobado por el Parlamento de Cantabria por su nula gestión de la enfermedad hemorrágica epizoótica que padeció el sector primario. Y ahora, ante las protestas, vemos que es el principal desaparecido. Nadie sabe dónde está, nadie sabe lo que hay que hacer, lo que plantea para reforzar el sector… De hecho, hay reuniones sectoriales del Ministerio con las comunidades autónomas donde Cantabria no está.

El PSOE defiende los intereses del campo y de las familias ganaderas, que tienen que reivindicar sus derechos y tienen mucho que ofrecer al futuro de Cantabria. Aquí tienen todavía más motivos para manifestarse ante un Gobierno que no responde. Pero defendiendo el derecho a manifestación, no entiendo la violencia ni el señalamiento que han padecido compañeros y compañeras del PSOE en esas manifestaciones. Evidentemente, inducidas por cuestiones políticas. Había miles de ganaderos, pero los que asomaban el campano o se encaraban tienen militancia política en la derecha y la extrema derecha en Cantabria. El PSOE no se va a apartar de estar donde tiene que estar, que es en la búsqueda de soluciones. Ahí está el ministro Planas con un paquete de 18 medidas compartido con el sector y defendido en Bruselas. Dando la cara frente a un Gobierno de Cantabria que no está ni se le espera.

He de decir que me llama la atención que la alcaldesa de Santander, del PP, se suba a un tractor cuando estas protestas están enfocadas a que la política europea cambie. Se da la paradoja que en unos meses habrá elecciones al Parlamento Europeo. La señora que iba subida a ese tractor pedirá el voto para que el mismo comisario que ha generado estos problemas siga donde está.

Por lo que dice, ¿cree que el Gobierno de Buruaga está arrastrando los pies o forma parte de una estrategia?

La estrategia que están llevando la tengo clara y es perfectamente denunciable: que no se hable de la gestión que están haciendo porque es ninguna. Y a partir de ahí buscar siempre un culpable cercano, es decir, los que estábamos antes, o lejano, es decir, Madrid no me atiende. Pero esta estrategia se desmonta. Había lista de espera, pero con su gestión hay más; teníamos unos indicadores económicos en subida permanente, liderábamos la creación de empleo en nuestro país hasta que nos fuimos del Gobierno. Con Buruaga, los indicadores son negativos, y no es una cuestión de inercia porque antes subíamos y ahora bajamos. Y hay relación directa. No gestiona en el gobierno y el mercado económico cae. Las oportunidades que no aprovecha Cantabria las aprovechan otros territorios. Su estrategia no es gestionar, es que el tiempo pase. Y es una estrategia de país del PP. El objetivo de Feijóo es hacer caer un país para que caiga un Gobierno, y Buruaga está asumiendo su papel: si quiere que caiga España primero tiene que caer Cantabria por intereses políticos del PP.

¿Qué es lo que ocurre en el aeropuerto con la caída de frecuencias?

Es lo que está pasando con todo en este Gobierno. El aeropuerto ahora mismo está en manos de nadie. La Consejería de Turismo no quiere saber nada aunque dependa de ella la gestión de los contratos que tenemos con las aerolíneas que operan las líneas internacionales, y lo mismo la Consejería de Fomento. Concursos que quedan desiertos, licitaciones que se retrasan. La derivada es que perdemos economía, oportunidad de generar empleo. El PP es un lastre para Cantabria. Esto no es herencia recibida, es que no saben gestionar. Lo vemos con todo.

Lo vemos con otros espacios como la ciencia. La pasada legislatura conseguimos el primer Pacto por la Ciencia en Cantabria, redactamos una ley que aprobamos con el apoyo del PP. Hace 15 días llevamos al Parlamento una iniciativa para que la cumplieran, y el PP y Vox votaron que no, que no les íbamos a marcar el paso. Yo me fui del Gobierno con la Fundación de Ciencia con estatutos publicados en el BOC. Han pasado ocho meses y sigue sin funcionar. Y mientras tanto, investigadores de IDIVAL terminan sus proyectos Miguel Servet y se quedan en el aire. Terminarán yéndose de Cantabria, y si se van los cerebros, se van las oportunidades de crecimiento.

“El PRC ha tomado un papel esta legislatura, que es ser la muleta del PP y asumir el...
Comentarios