miércoles. 21.02.2024
La opinión de
Miguel del Río

Miguel del Río

Nací en Santander (Cantabria), el 29 de noviembre de 1960. Diplomado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona y Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid. Empecé a trabajar como periodista en la Agencia Efe de Santander (1985). Seguí como Redactor del Diario Alerta (1986/1987), donde trabajé en las secciones de Local y Región, y donde me encontré con periodistas de la talla de Jesús Delgado, José Ángel San Martín, Juan González Bedoya, Higinia Aparicio, Pablo Hojas o Jesús Hoyos Arribas. Conseguí mi primer trabajo como periodista en un importante periódico por llamar de madrugada para informar sobre un grave accidente de circulación que provocó parar la rotativa para meter en portada aquel suceso. En la primavera de 1987 cubrí los sucesos de Reinosa, que tuvieron una repercusión nacional e internacional. Durante este mismo periodo fui corresponsal de la Agencia Europa Press. De 1986 a 1988 trabajé en RTVE en Cantabria como corresponsal, y entre los años 1987 y 1988 fui Redactor-Jefe de Radio Minuto-El País, en la emisora que la Asociación de la Prensa de Cantabria tiene en la Calle Cádiz de Santander. Como profesor, vengo desempeñado una intensa actividad hasta la actualidad. Soy miembro de la Junta Directiva de la Asociación de la Prensa de Cantabria. Miembro de la Sociedad Cántabra de Escritores. Fui Vocal en la Comunidad Autónoma de Cantabria de la Asociación Española de Protocolo (AEP). Presidente de la Asociación Cántabra de Protocolo (ACP), fundada por mí en 1988. Miembro del Comité Organizador del 5º Congreso Internacional de Protocolo (Palma de Mallorca, 2001), que periódicamente cuenta con la asistencia de especialistas en Relaciones Públicas, Comunicación y Protocolo en todo el mundo. Funcionario de carrera del Parlamento de Cantabria donde desempeño el trabajo de Jefe del Servicio de Relaciones Institucionales y el de Jefe (en funciones) del Servicio de Comisiones y Órganos Superiores. Desde el año 1987-2004 ha venido dirigiendo también el Gabinete de Comunicación del Parlamento de Cantabria. Me considero periodista y escritor. Mi blogger es www.migueldelrio.es Cuento con una amplia obra en comunicación de la que destaco los siguientes libros con los que se trabaja en diferentes universidades españolas. “Introducción al Protocolo. Estudios prácticos sobre organización de actos públicos”. (Manual Profesional 1998). Agotado. “Gabinetes de Prensa. La Comunicación en las Instituciones y en las Empresas”. “Protocolo. Manual práctico para conocer las normas de protocolo de uso diario”. Manual de protocolo de los Colegios Médicos de España. Manual de protocolo Colegios Profesionales. “Manual para Comunicar Bien. ¿Vas a publicar lo que te he enviado?”. “Abecedario gráfico de comunicación y organización de eventos. Protocolo a la Vista”. Presidente y uno de los fundadores del Club de Prensa Pick-Tenis de Santander (www.www.clubdeprensapicktenis.com) Miembro de CEDRO. He publicado más de 700 artículos de opinión en El Diario Montañés (Grupo Vocento), donde he venido colaborando durante quince años. Durante 12 años fui columnista de opinión diario en diferentes emisoras de Radio como Cope Cantabria y Punto Radio Cantabria. He sido articulista en revistas técnicas como “Mujeres Siglo XXI” o “Revista Piquio Magazine”. En la actualidad, soy columnista del Periódico “Nuestro Cantábrico”, del diario digital www.populartvcantabria.es con la columna “Oído Cocina“ y de la revista “Vivir en Cantabria”.

Si los medios no se fijan en Ucrania, la opinión pública tampoco

Más de uno recordará que todavía hay guerra en Ucrania, porque, lo que es los medios de comunicación, la han arrinconado. Lo de seguir e informar de la actualidad parece supeditado a los intereses coyunturales de potencias y grupos financieros muy concretos, como los relacionados con el armamento. Deplorable. Dicen que ahora prima lo que sucede en Gaza. Los muertos y refugiados ucranianos son ya pasado. Deplorable también. Mientras se habla, poquito, de paz aquí y allá, lo que no deja de crecer es el gasto armamentístico en todos los países, caso de España. Disculparán que me repita por tercera vez: deplorable.

La llamada al seguro y que nadie se digne cogerte el teléfono

En España contamos con una Ley de Atención al Cliente, que dice que los usuarios tenemos derecho a elegir que, cuando llamamos a una compañía, no recibamos atención robótica, y sea una persona de carne y hueso quien nos escuche. La premisa uno, no se cumple. Otra cuestión clave de esta norma protectora de los consumidores es su pretensión de ahorrar tiempo y dinero a los clientes de banca, seguros, energéticas u operadoras de telefonía. La premisa dos, tampoco se cumple. Como resultado y habiendo ley, empresas y Administraciones ven normal que cuando les necesitas, te conteste una grabación, que no soluciona nada, pero si te desespera

Pretender que el talento regrese con unos pocos miles de euros

Retornar el talento a España a través de profesionales que emigraron en su día para conseguir un buen trabajo es un proyecto que lo mismo se ha leído en un periódico de Castilla-La Mancha que de Cantabria. Son planes que no prosperan debido sobre todo al escuálido presupuesto que destinan los Gobiernos autonómicos que los impulsan. Esto, por un lado, aunque no es lo peor. Lo más terrible es que la tendencia de marcharse del lugar donde has nacido, caso de Cantabria, no para de crecer. Siendo el problema principal atajarlo, lo que verdaderamente hay que hacer es generar riqueza en los lugares que pierden su actividad empresarial y, con ello, población.

El Informe PISA por televisión, a la hora de comer: ¿Qué es eso?

Si muchos alumnos confunden el nombre de quien descubrió América con el que escribió Don Quijote, podemos augurar lo que sucedería si les preguntas lo que es el Informe PISA, que evalúa lo bien o mal que se estudia en un país. Nuestro sistema educativo hace aguas hace ya mucho, y no se aprecia atisbo de mejora, quedando en manos mayormente del alumno y lo que su familia influya en que evolucionar en la vida tiene mucho de esfuerzo personal. De poco sirve. Porque los que tienen que dar ejemplo en sus acciones suspenden en conducta, tal es el caso de lo que pasa hoy, tristemente asumido como normal.   

Los padres rechazan quitar el móvil en la escuela, ¡qué me dicen!

Nos han educado en el capitalismo, y las regulaciones sobre cualquier cuestión tiene siempre promotores y detractores. Está ocurriendo en España con el uso del móvil en las aulas. El Ministerio de Educación quiere normas, pero resulta que las asociaciones de padres y madres de alumnos prefieren concienciar a prohibir. Ya que no estamos atendiendo la opinión preferente de los educadores, nos dicen ahora que hay que educar en casa. Ese tiempo ya ha pasado. Porque el problema se nos ha ido de las manos con el ciberbullying o el acoso a través de las redes sociales

Las catástrofes marinas aquí empiezan por P (Prestige, Pélets)

De algo que conoces poquito, los pélets, hay que opinar con la debida prudencia. Dicho esto, en pocas semanas se dejará de hablar de ello, si es que la preocupación sobre este último vertido marino ha llegado a la calle, que me creo que no. Acerca de la gran contaminación que generamos de habitual hay dos evidencias. La principal, que no hay conciencia de todo lo que tiramos. Y la consiguiente, que tampoco hay ganas de solucionar nada, viviendo tan ricamente y despreocupados como hacemos. Por cierto, los expertos en la materia dicen que vamos a tener, durante años, bolitas minúsculas de plástico en nuestras playas

E-mails dudosos sin formación previa y el dilema de abrirlos

Dentro de este artículo cuestiono que si ya no podemos fiarnos de escanear con nuestro móvil la carta QR de un restaurante, falsificada por delincuentes informáticos, ¿en qué confiamos entonces, tecnológicamente hablando? Más que nunca, desde organismos y empresas se nos pide formación cibernética que evite fraudes, estafas y robos. ¡A buenas horas! Aumentan estos timos, muy bien pensados. Suplantan la identidad de lo que sea. Y picamos. Y abrimos el email que, supuestamente, nos manda la Agencia Tributaria. Y nos complican la vida repentinamente, a partir de una actuación en la que incurre cualquiera, al no saber lo que hay que hacer.

Del 2024 solo sabemos que ya vivimos en 2024

¿Por qué se dice año nuevo, vida nueva, cuando siempre estamos inmersos en conflictos como son las guerras actuales? Lo que debería ser realmente cada año nuevo es borrón y cuenta nueva. Es decir, cambiar de verdad. Ya no somos los mismos ni para mantener vivos los deseos de siempre. Como la paz duradera. Como el trabajo para todos. Como gozar de buena salud porque contamos con un buen sistema que nos la proporciona. O no admitir esta nueva sociedad que se denomina tecnológica, cuando lo cierto es que ha sustituido el trato de persona a persona por móviles y ordenadores que son los que dirigen nuestras vidas

Mensaje equivocado del poder sobre ser empresario en España

La seriedad o no de un país se mide en el respeto que tanto su Gobierno como ciudadanía mantienen en todo lo que dicen y hablan sobre él, especialmente de cara al exterior. Esta frase en sí misma explica lo que sucede hoy en España. El hablar mal los unos de los otros forma parte del día a día, y no piensen que ocurre solo en la política. No, no. La falta de rigor y seriedad, lo mismo abarca criticar a nuestras empresas, empresarios, productos y expectativas de crecimiento y desarrollo. Entretanto, países vecinos se frotan las manos ante la posibilidad de ser elegidos para nuevas inversiones extranjeras.  

Al carajo con una era digital que nos desprecia y desatiende

Como quiera que esta llamada sociedad digital olvida atender como es debido al ciudadano, me permito llamarlo engaño, y da igual que lo haga un banco, una aseguradora u operadora de televisión, que indica telefónicamente cómo hacer funcionar su codificador, en vez de mandar un técnico en la materia. Una cosa es que casi nadie hable ya de la pandemia, y otra bien distinta es que lo haya cambiado todo. Ya no somos ciudadanos iguales. Eso depende del móvil y el acceso a redes de última generación. Todo se vende como muy tecnológico, inteligente y visual, pero la realidad es que vivimos peor.

Cumbre del clima en Emiratos Árabes petrolíferos

He escrito este artículo de un tirón, sin parar, tan convencido como estoy de que nuestro planeta necesita ayuda urgente, y somos precisamente sus moradores los que tenemos que prestarla. Llevar destrucción en el ADN   conduce a costumbres hechas, como contaminar, arrasar y ensuciarlo todo, y tener los mares a rebosar de plásticos y residuos peligrosos multi diversos, que en ocasiones llegan hasta las mismas playas. Así las cosas, los que creemos que el cambio climático es el gran reto, no hay mayor, somos minoría cuestionada. Ni Gobiernos, ni ciudadanía, quieren ser conscientes de lo que nos jugamos. A las malas, aprenderemos (o no)

Sin mejorar conductas en malgastar la comida, la luz y el calor

Existe una frase popular, traducida a todos los idiomas: “El ser humano es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra”. Las malas decisiones que se toman a diario lo ponen de manifiesto, aunque no es lo peor. Es que no queremos aprender de los errores y el panorama presente y futuro pronostica escaseces en muchos hogares. Al poco del Covid, la Guerra de Ucrania demostró nuestro poco seso. Suma y sigue. Si la comida escasea, la tiramos más que nunca. Si hay familias que no pueden permitirse calefacción, el despilfarro eléctrico no para. Da igual las piedras que sorteemos, si el tropiezo humano nos viene de serie

Junto a quienes piden mayor atención a pacientes con anorexia

Con tanta reyerta dialéctica en las redes sociales, no las tengo todas conmigo que aún perviva lo de que nada mejor que un periodista publique una determinada noticia sobre la injusticia que se comete con un grupo o persona, para que la situación revierta. Lo mismo sucede con pacientes cuyas enfermedades no son suficientemente atendidas por la sanidad pública. Como quiera que el periodismo comprometido es el que saca a la luz los problemas más cercanos, hoy dedico este espacio a las niñas que padecen anorexia, y espero un cambio en esa noticia que se ha conocido de que han de esperar hasta ocho meses para ser tratadas.

Generación nativa digital frente a la nativa mayor que no cuenta

Andando por la calle, terminaremos todos siendo invisibles al prójimo que solo mira e interactúa con su móvil, en el escenario que sea, ya que no se salva ni el cine. Hay más teléfonos que número de españoles, y lo mismo sucede en el resto del mundo. Incluso sabiendo que nos tienen super controlados, la tentación de poseer un smartphone de última generación, tiene abducidos a niños, jóvenes y mayores. Con estos últimos, entre los que me encuentro, no se cuenta para nada. Incluso si no sabemos hacer algo con el móvil, porque nadie nos ha enseñado, hemos pasado a ser el pelotón de los torpes dentro de esta horrenda sociedad. ¡Alucinante!

Cómo asimilar que dirigir España requiera herirla gravemente

Si la mayoría de colectivos políticos, judiciales, económicos, profesionales, mediáticos y sociales rechazan el pacto al que se ha llegado con un prófugo de la justicia, no debiera ser difícil comprender el monumental cabreo general existente. Allá quienes quieran hacer una lectura positiva de acuerdo tan opaco como injusto. Nuestro futuro se torna oscuro, inseguro y crispado. En vez de hacer país, se le ataca, precisamente desde las instituciones que deben ser garantes de su seguridad a través de la Constitución. Se dice estar al lado de ella con este pacto contra natura. No es así y lo vamos a sufrir en propias carnes.

El clima y otros problemas, pero nada que enseñar en la escuela

Ya que los mayores somos incapaces de ponernos de acuerdo en lo básico, ni reencauzar nada, deberíamos depositar nuestra confianza en que nuestros jóvenes reciban la mejor y más útil educación. Los Gobiernos ponen un interés extremo en intervenir en los planes de estudios, de los que desaparecen libros, lectura, ética, valores, esfuerzo, compromiso e involucración. Así, resulta imposible que desde la misma escuela exista una respuesta crítica hacia los graves problemas que nos acechan, por igual a todos. Desde la crisis climática, a plantarse frente a guerras o decisiones que alteran la convivencia democrática, por resultar injustas.

En la cita con lectores y actualidad destaca la autocomplacencia

Ni nos lo dicen ni lo queremos saber, pero la situación mundial es penosa. Jamás aceptaré una guerra como salida a cualquier conflicto. A Ucrania y lo poco que nos importa, sumamos ahora Israel y Palestina. Miles de inocentes mueren a manos de la intolerancia, la avaricia, el poder y la acumulación de territorio y sus recursos. Pero no se engañen, es nuestro sino. Por eso, la mayoría estamos a lo propio, complacidos de que nos vaya bien. De preguntarle a los españoles qué es lo que realmente preocupa, tendríamos respuestas para todo y conclusiones chocantes. Es lo que tiene la falta de reacción y el yo, a lo mío.

 

Dolor por tanto accidente de moto, sin casi mirar por los moteros

Tener y conducir una moto es un sueño que no tiene edad, lo que no quiere decir que acarree riesgos. Tan apasionado como soy de conducir así, matizo que desplazarte con ellas se ha vuelto realmente peligroso. Ni hay el respeto debido a las motos, ni tampoco apoyo suficiente por parte de legislación y administraciones. Tampoco los usuarios de motocicletas somos hermanitas de la caridad. Quien se sube a una debe estar bien formado e informado. No es así. Aumentan por lo tanto los accidentes mortales, ¡y a qué velocidad! Tráfico pide prudencia, aunque me temo que su recomendación se ve ya superada por tantas familias rotas de dolor

Las noticias son malas, pero no informarse es mucho peor

“Ya no veo la tele, ni leo periódicos, ni oigo noticias”. Cada vez lo escucho con mayor frecuencia. Por supuesto, lo combato porque no hay peor sociedad que la desinformada. Todo poder se muestra encantado cuando sucede. La desmovilización tiene mucho que ver también con ello. Información no es solamente enterarte de lo que pasa. Bien contada, crea sociedades comprometidas, justas y plurales. Manipulada, genera el desencanto en que vivimos tras el Covid y la Guerra de Ucrania. Sumemos ahora Israel y Palestina. Leer y ver lo que sucede a nuestro alrededor, ¡he ahí la cuestión! Demasiados, se inhiben. Hacen mal.

Crisis de autoridad y usurpadores de libertades y derechos

Nadie diría que, con los excesos del poder, la sociedad actual está instalada en una crisis de autoridad, de la que se derivan no pocos problemas sociales, la mayoría relacionados con nuestros jóvenes. Ya no existen profesiones de referencia, porque lo mismo se agrede a un médico, a un profesor, que a los propios padres o abuelos. Sin generalizar, familia y educación están hoy descolocadas, y quizás interesa que sea así. Mientras muchos ni sientan ni padezcan, otros ejecutan aberraciones, que lo mismo afectan a la libertad de pensamiento, de expresión, derechos y libertades, hasta llegar a amordazar a la mismísima justicia, en horas tan bajas.

Reaccionar o no ante la calidad democrática, pero debate hay

Hasta las democracias tienen clasificación. Va de plena a autoritaria, pasando por imperfecta e híbrida. En la calidad democrática hay formas y maneras esenciales para darte una mejor o peor puntación en cuestiones de derechos y libertades. Está la cultura política sólida. Está la rigurosidad en el respeto a la separación de poderes. Y está el papel, libre y plural, que deben jugar los medios de comunicación. Para qué andarnos por las ramas, nosotros ahora suspendemos en todo esto, y encima el compromiso civil es nulo, pese a que crece el debate y con él la indignación al respecto

El relato falso del dinero familiar incluso con ocio a tope

En contraposición a los datos que muestra el Gobierno y la imagen de la vida en las calles con un ocio y consumo que no delatan crisis, nadie diría que en España crece vertiginosamente la pobreza y la desigualdad. Como quiera que son afirmaciones que no gusta aceptar, dentro de este relato falso con el que se cuenta la nueva sociedad, me apoyaré en que es la conclusión a la que llega el Banco de España. Ni las vacaciones, viajes continuos y restaurantes llenos reflejan tampoco esta realidad. En cambio, sí la conocen bien los Bancos de Alimentos, que no dan abasto, a la hora de ejercer su ayuda a tantas y tantas familias como lo demandan.

Créditos disparados, los ciudadanos sí que merecemos amnistía

Surrealista y rocambolesca. Hasta donde alcanzo a comprender, son dos términos que describen perfectamente la mala situación que vive España. Siempre con el beneficio de los mismos, los independentistas catalanes, pasamos de la rebaja de los delitos de sedición y malversación, a una ley de amnistía, y ya veremos referéndum. Son de tal calado los despropósitos, incluida una economía imposible, que se erosiona cada vez más la democracia. Ha llegado la hora de consultar a los españoles, mediante un referéndum, antes de tomar semejantes acuerdos, que solo propician diferencias, empezando por lo más sagrado que tenemos como es la ley.    

Propagar agobios con el coste de la vida, amnistía o Telefónica

Acabaré este articulo diciendo que parece que los españoles ya no somos merecedores de la felicidad. Se nos angustia a diario con todo tipo de noticias y feos enredos. Cuando no es el precio del aceite, es Ferrovial, y cuando no Puigdemont y, lo último, es la agresión de Arabía Saudí a la economía nacional, al querer quedarse a las bravas con Telefónica, nuestra señera multinacional. Si no nos respetamos dentro, difícilmente lo van a hacer fuera. Son tantos los reveses en los que estamos inmersos, que cabría ponerse ya serios y abandonar tanta falta de unidad, desacuerdos y posturas irreconciliables entre bloques

Lo de Rubiales, con aciertos y excesos, camino de mil artículos

El caso Rubiales, Torrente como le llama un pariente entrevistado, se ha erigido ya en telenovela mala. Como consecuencia de tantos episodios aún por aparecer, no desdeñemos que la vida y obra del sancionado presidente de la Federación de Fútbol termine en serie de Netflix. Se aprecia nerviosismo en torno al personaje, especialmente en sectores del poder. Es digno de estudio que alguien así se mantenga cinco años en un cargo de tanta trascendencia, sino goza del apoyo de las altas esferas. El daño ya está hecho y es muy grande. Tanto para la imagen de España, como para unas campeonas del mundo a las que nadie pone cara.

Sí, la igualdad exige comportamientos ejemplares de los dirigentes

Las formas de sexismo tienen solo una cara, que sus protagonistas no suelen apreciar tras sus bochornosos actos. Eso le pasa a Luis Rubiales, el suspendido presidente de la Federación Española de Fútbol, que contrapone a su beso no consentido a una jugadora una conspiración contra él, además de que todos los que vemos sexismo en sus actitudes somos tontos que no entendemos nada. He preguntado a muchos de esos tontos y tontas, y, como mínimo, valoran un mal comportamiento de este dirigente deportivo, que no ha querido ofrecer disculpas convincentes. Su última versión, que solo se trató de un “piquito”. Sin comentarios

Lecciones climáticas (que no atenderemos) del verano de 2023

Nos quejamos del asfixiante calor nunca antes conocido de manera tan extrema, al tiempo que desconocemos y no queremos saber de las causas que provocan este vertiginoso aumento de las temperaturas en todo el mundo. Cambio climático se llama, pero no todo el mundo lo acepta, ni siquiera los Gobiernos, divididos en valoraciones. Si los que mandan no lo reconocen abiertamente, es lógico que los ciudadanos no tengan conciencia alguna sobre el calentamiento global, aún peor, los niños que no son educados al respecto, algo primordial de cara al caluroso futuro que nos aguarda. 

30 años, mileurista, viviendo con los padres, y sin perspectivas

Cuando hay verdadero interés por solucionar algo, se logra aquí y en la Conchinchina. Nuestros jóvenes no pueden emanciparse. No ganan lo suficiente ni para alquilarse un piso compartido. Ya de gastos generales de la casa, ni hablemos. Papá y mamá son el asa a la que sujetarse. Y no está mal, salvo porque los Gobiernos gastan el dinero en proyectos estrafalarios, sin centrarse en lo auténticamente social, como que las nuevas generaciones vean mejoras con respecto a las anteriores. En el caso español, emanciparse está en manos de echar la Bonoloto o Primitiva. Es lo que tan solo pueden permitirse muchos jóvenes: soñar.

La plaga de pisos ilegales de alquiler que daña al sector turístico

Si las administraciones fueran más rigurosas con los pisos turísticos ilegales que no pagan impuestos, el sector turístico no exigiría regularizar con urgencia este nuevo y devastador negocio que va a más. Pero es que la avaricia depredadora crea al tiempo una tremenda escasez de viviendas que alquilar para uso fijo residencial. Muchos caseros, y sus correspondientes intermediarios, están ahora a la pesca furtiva de un turista tras otro, dispuestos a ocupar periódicamente miles y miles de pisos repartidos por todo el territorio nacional. Mientras ellos se enriquecen, el turismo tradicional, que paga sus impuestos, languidece

La endiablada relación jóvenes y juego al considerarlo su ocio

Hay que tenerle un profundo respeto a la adicción al juego para hablar de ello, de sus consecuencias para quien lo padece y las personas que le rodean. Creo que el problema se relativiza en España. Es evidente que no interesa hablar mucho de ello, porque perjudica al negocio. Sin embargo, coexisten determinadas evidencias, muy desmoralizantes, sobre jóvenes y apuestas. Las consideran parte de su ocio particular, a través del móvil. Y, por otra parte, se hace costumbre lo de asistir o ver por televisión un evento deportivo, lo que conlleva al tiempo jugarse el dinero dentro de un amplio abanico de opciones por las que apostar.