jueves. 11.08.2022

Avisar a los servicios de emergencias 112 al avistar humo y no apagar el fuego solo son las principales recomendaciones para actuar en caso de incendio para no poner en peligro la vida de uno mismo y la de los demás.

Los servicios de emergencias madrileños publican una serie de recomendaciones para saber cómo actuar ante estas situaciones. En el caso de los incendios forestales, si un conductor se encontrara con uno a su paso se recomienda que cierre las ventanillas y que encienda los faros, aunque si ve que el peligro crece los especialistas aconsejan que regrese y no continúe avanzando.

Uno de los casos más frecuentes es el intento de un ciudadano de apagar un fuego solo. En este sentido, desde Emergencias advierten del peligro de esta hazaña y piden que no se haga solo: una mejor resolución sería ponerse en contacto con los profesionales responsables de las labores de extinción.

En el caso hipotético de verse rodeado de las llamas no se deben cruzas las ascuas si el incendio está muy desarrollado porque la persona puede resultar herida. En caso de necesidad se sugiere mojar previamente las ropas y protegerse la cabeza con algún tipo de tejido húmedo.

Si se encuentra en la montaña y avista el humo, se recomienda que se llame de inmediato al 112 para informar sobre el incendio y correr ladera abajo, en sentido contrario a la dirección del viento, para evitar el peligro. Si, por el contrario, las llamas están muy próximas y no puede huir, es aconsejable tumbarse en el suelo y cubrirse la mayor parte del cuerpo con tierra.

RECOMENDACIONES PARA INCENDIOS EN ESPACIOS DOMÉSTICOS

Si por el contrario el incendio se produce en un espacio doméstico, Emergencias 112 aconseja otro tipo de actuaciones, después de llamarles alertando del fuego, y dependiendo de la situación. Entre ellas priorizan retirar los productos combustibles o inflamables próximos a las ascuas.

También resaltan la importancia de conocer la ubicación de los extintores caseros y su manejo para un posible caso de emergencia. Además, a diferencia de los incendios forestales, se recomienda intentar apagar el fuego solo "si es pequeño y se puede controlar", pero es importante no utilizar agua si puede alcanzar instalaciones eléctricas o cuando el incendio es de líquidos inflamables, como el aceite o la gasolina, porque en vez de solucionar el problema, se agravará.

GATEAR PARA EVITAR EL HUMO TÓXICO

Si por el contrario las llamas están muy desarrolladas, los especialistas sugieren que no corra riesgos "inútiles" y se busque una zona segura. Para ello, lo más aconsejable es gatear para evitar la inhalación, en la medida de lo posible, del humo tóxico.

Al llegar a la puerta de salida no hay que empujar a ninguna persona para intentar salir antes e intentar cerrar la puerta del lugar para intentar retener la propagación durante un tiempo, hasta la llegada de los bomberos.

En caso de no poder abandonar la vivienda a causa de las llamas, una de las opciones más validadas que traslada Emergencias es encerrarse en una de las habitaciones tapando las ranuras de la puerta, preferiblemente con trapos húmedos para evitar que entre el humo.

Si por algún casual la ropa se incendia recomiendan tumbarse en el suelo y rodar sobre uno mismo para apagar el fuego, y si es otra persona a quien se está viendo en llamas, habría que tumbarlo en el suelo y cubrirlo con una manta, o algo similar, de un tamaño considerable y apretar hasta extinguir las llamas.

Si se consigue salir de la vivienda y ve que las escaleras están llenas de humo se sugiere volver al lugar para evitar una mayor inhalación de gases tóxicos.

LAS CAUSAS MÁS COMUNES DEL ORIGEN DE INCENDIOS

En cuanto a las causas más comunes por las que se originan los incendios en los espacios domésticos, una de las razones son las estufas y las chimeneas, en el caso de las últimas, es recomendable utilizar un protector para evitar que las chispas salten y puedan quemar alguna prenda o tela.

Los problemas en el sistema eléctrico también son una de las causas que provocan incendios. Suelen originarse debido a algún problema en la red eléctrica o por una mala utilización de elementos como los enchufes o los fusibles. Las velas también son otro posible peligro que puede hacer arder el hogar si se encuentran cerca de cojines, telas o manteles pueden provocar un incendio.

Por otro lado, en el pasado 2020 la Comunidad de Madrid reconoció que más de un 33 por ciento de los incendios fueron provocados en la región. Aun así, los accidentes también están presentes. Una colilla mal apagada o el uso de pirotécnica pueden ser los desencadenantes de las llamas.

Por estas razones y para evitar que se produzcan más incendios, la Comunidad de Madrid ha anunciado que creará este mes un Comité Interdepartamental en materia de coordinación de incendios para establecer medidas urgentes de protección y defensa en materia de coordinación de incendios forestales, y que se sumarán y reforzarán a las ya existentes dentro del Plan de Protección Civil contra Incendios Forestales (INFOMA).

Comentarios