domingo 22/5/22

La escritora Ángeles Caso (Gijón, 1959) ha afirmado este martes que tiene la "sensación" de que la educación durante el franquismo fue "mejor" que la actual en la época democrática española y ha denunciado que en los últimos cinco años se ha dado un "salto" hacia atrás hasta alcanzar el nivel de la década de 1940, "uno de los peores" para la cultura española.

Así, ha incidido en que "mucha gente no es consciente de esto" a pesar de que, a su juicio, "todos somos corresponsables" de la situación de "hundimiento" que vive en la actualidad la industria cultural española, que vive un momento en el que las editoriales "serias" dicen que la situación "es horrible". "Ya no saben cómo seguir adelante", ha destacado, al tiempo que ha remarcado que a día de hoy hay "libros bellísimos" de los que se venden 500 ejemplares teniendo tiradas de 1.000 ejemplares.

La ganadora del Premio Planeta 2009 con su obra ‘Contra el viento’ se ha pronunciado así durante su participación en los 'Martes Literarios', actividad cultural que se enmarca cada semana en los Cursos de Verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) en Santander, en la que ha comentado que en España "todavía no hemos sabido" cómo enseñar a los niños y a las niñas a "disfrutar" de la literatura.

De esta forma, se ha preguntado "qué erial cultural vamos a dejar" a las próximas generaciones y ha criticado que la situación que ocurre en España no sucede en países como Italia, Francia, Reino Unido o Alemania pese a compartir factores como el auge de las nuevas tecnologías o de las series de televisión, con su incidencia en los niveles de lectura, porque en esos países "se está protegiendo muchísimo" a la creación y a los autores.

En comparación con esos países, Caso cree que en España ha habido desde los años 1980 políticas culturales "de fuegos artificiales" porque "no se ha apoyado el contenido", pese a haberse desarrollado "muchos contenedores". De hecho, opina que aunque "está muy bien" reformar museos o abrir centros de arte contemporáneo, "si todo eso es un tejado sobre la nada, la nada acaba invadiendo todo lo demás".

Ha expresado que el PP ha hecho "claramente una política anticultural"

En su opinión, además, la crisis económica y los últimos años de gobierno del PP (2011-2018) han puesto de relieve que "debajo de los fuegos artificiales no había nada o había muy poco" y "el rey se quedó desnudo". A este respecto, se ha mostrado crítica con el PSOE por su política "errónea", pero ha expresado que el PP ha hecho "claramente una política anticultural". "Fue claramente a cargarse lo poco que había", ha apostillado.

LA MUJER "SE HA REBELADO" CONTRA EL PATRIARCADO

Sobre su faceta como escritora ha comentado que prefiere, y le "gusta mucho más", centrarse en la mujer "rebelde" que quedarse en el "victimismo de la mujer sometida" y "perpetuamente silenciosa" porque las mujeres "se han rebelado" contra el patriarcado.

Así, ha afirmado que le "molesta mucho" la imagen "victimista" de las mujeres porque a pesar de que han vivido "bajo el patriarcado" y "por supuesto" que han sido "víctimas" de la sociedad patriarcal, la mujer se "ha rebelado" contra esta situación.

"Sigo teniendo esta especie de rebeldía que me arde por dentro y creo que esos son personajes que me han interesado", ha dicho, al tiempo que ha comentado que debido a la educación que tuvo en su casa, en la que sus padres "no establecieron diferencias de género" porque "exigieron lo mismo" y "dieron los mismos derechos" a ella y a sus hermanos, "jamás" pensó que le iban a "cuestionar intelectualmente" por ser mujer o que le iban a "negar determinados derechos" por ser mujer y no hombre.

Sin embargo, ha manifestado que cuando vio que la realidad estaba "lejos" de su experiencia personal, se fue interesando "cada vez más por la reivindicación del papel de las mujeres como sujetos activos en la vida". No obstante, ha puntualizado que "no solo" se ha centrado como ensayista y novelista en las mujeres, sino también en hombres como el compositor italiano Giuseppe Verdi o en el pintor francés Paul Gaugin.

En definitiva, ha reconocido que "siempre" le han interesado los personajes que "no acaban de asentarse del todo en la vida" y que por esa razón la gente rebelde "siempre son perdedores". "Yo también me considero en muchas cosas una perdedora. Pero eso es lo que me interesa, cómo uno no agacha la cabeza, no se pliega, no se somete, y sigue intentando escuchando la voz que le habla en su interior", ha manifestado.

Comentarios