jueves 9/12/21

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha reconocido que este año de pandemia ha sido una "pesadilla absoluta que ha transformado la vida de toda la gente" y es "para borrarle del mapa en todos los sentidos".

Así lo ha afirmado en declaraciones realizadas a RNE, recogidas por Europa Press, cuando se cumple este domingo 14 de marzo, justo un año de la declaración del primer estado de alarma por el COVID-19 y del confinamiento domiciliario de los ciudadanos. 

Revilla ha indicado que ha sido un año "horroroso" para todas las personas y, entre ellas él, ya que como presidente --ha dicho-- lo ha vivido recibiendo continuos "partes de guerra" sobre la evolución de la situación. Ha indicado que, mientras no concluya la vacunación, esto es "como la Bolsa". Picos, bajas, subes, cierras, abres... siempre atendiendo a las recomendaciones de Sanidad que son lo que saben de esta materia", ha añadido.

En este año han fallecido en Cantabria por el COVID un total de 540 personas y se han detectado 26.444 casos de coronavirus, según los últimos datos publicados por la Consejería de Sanidad a cierre del sábado.

En estos momentos, Cantabria tiene una incidencia acumulada a 14 días de 97 casos por cada 100.000 habitantes (y de 50 la de 7 a días); hay 1.160 casos activos, con 71 hospitalizados, 13 de ellos en la UCI, y está en nivel 2 de la alerta sanitaria.

También en declaraciones a RNE, el director general de Salud Pública, Reinhard Wallmann, se ha felicitado y considerado una "buena noticia" el descenso de la ocupación en las UCIs y espera que siga la tendencia."Ya era hora que la UCI bajase un poco", ha apuntado.

Sí ha subrayado que "así todo un nivel 2 es un nivel 2 y no es algo que deba indicar que podemos estar totalmente despreocupados".

Comentarios