sábado 18/9/21
CORONAVIRUS

El Gobierno solicita a las residencias el consentimiento por representación para finalizar la vacunación de la primera dosis en la semana del 18 de enero

El Gobierno prevé terminar la vacunación de la primera dosis en las residencias la semana del 18 al 22 de enero
El Gobierno prevé terminar la vacunación de la primera dosis en las residencias la semana del 18 al 22 de enero

El Gobierno de Cantabria ha anunciado este viernes que la próxima semana comenzará a vacunar contra el coronavirus a pacientes de hemodiálisis, con trasplantes e inmunodeprimidos, a pesar de que el plan nacional no los contempla en esta etapa. Esto se llevará a cabo mientras se continúa con la campaña de vacunación en las residencias, a las que este mismo viernes ha remitido una circular a todos los centros para pedir el consentimiento por representación de los usuarios que allí viven.

De este modo, y tras comenzar la vacunación en algunos centros, el Ejecutivo cántabro ha priorizado la semana del 18 al 22 de enero para acelerar el proceso y vacunar a los residentes, después de haber sido el epicentro de las críticas por la lentitud en la campaña de vacunación. Además, y según ha anunciado, tiene previsto finalizar la esa semana la vacunación de la primera dosis en residentes, trabajadores de residencias y personal sanitario de primera línea, por lo que en apenas 7 días se comenzaría a suministrar la segunda dosis necesaria para lograr una alta inmunidad. A priori, y dados los contagiados, hospitalizados y muertos, no deberían ser necesarios muchos más argumentos, pero en la misiva la Consejería de Sanidad explica algunos de los motivos por los que es necesaria la vacunación.

El departamento que dirige Miguel Rodríguez comienza señalando que la vacuna es, actualmente, “la única alternativa a corto y medio plazo” ante la pandemia, sobre todo “cuando hemos comprobado que obtener la inmunidad de grupo genera en varios casos una enfermedad mortal o con graves secuelas”. No solo eso. Sanidad reconoce también que “las medidas de confinamiento y de limitación de otros derechos y libertades han demostrado” que no han sido efectivas para “poder controlar definitivamente la propagación de la infección”.

Es por eso que “se espera que con la inmunización que proporcionará la vacunación” se pueda reducir “de forma notable y duradera el impacto de la pandemia”. En este sentido, el Gobierno informa que los ensayos clínicos han mostrado una “elevada protección frente a la enfermedad” en aquellos que la han recibido. Y añade que “los efectos adversos más frecuentes son asimilables a los de las vacunas habitualmente utilizadas y recomendadas” en el calendario de vacunación.

Según asegura, el proceso “se está llevando a cabo de manera escalonada y priorizando a los grupos de personas más expuestas” a la Covid-19, siendo los primeros los formados por las personas residentes en centros de mayores y de dependientes, además de sus trabajadores.

Comentarios