martes 18/1/22

El Bathco BM Torrelavega sufrió, disfrutó y venció a Incarlopsa Cuenca en el partido más físico de la temporada en el Vicente Trueba. Los de Álex Mozas fueron la mejor versión de sí mismos tanto en defensa como en ataque para confirmar las buenas sensaciones que arrastraba el equipo y hacer justicia con una victoria más que merecida.

El partido empezó con una buena asistencia de Ponciano para el primer tanto desde el extremo de Prantner. Casanova se encargó de fusilar a Grbavac para reponer la igualada. El propio argentino sería excluido en la siguiente jugada por un contacto en el rostro de su compatriota Simonet.

Los conquenses volvieron a retomar la ventaja en un partido que avanzaba a un ritmo trotón en los compases iniciales. El Vicente Trueba, a pesar del complicado horario y las condiciones climatológicas, se encargó de empezar a darle calor a la velada. Otro zambombazo de nueve metros, en este caso de Serrano, puso el 2 – 2.

Incarlopsa Cuenca supo aprovechar sus momentos de superioridad para reponer la ventaja, con el Bathco BM Torrelavega encontrando siempre la brecha para empatar. El partido era un intercambio de golpes con tan buenos ataques como defensas. Una pérdida de Simonet al filtrar un pase permitió a Isidoro Martínez darle a los naranjas su primera ventaja, 4 – 3.

Segundos después, la primera intervención de Elcio Fernandes resultó en una rápida contra que culminó José Carlos Hernández. La ventaja de dos envalentonó a los naranjas, que con una magnífica defensa forzaron otra pérdida en los visitantes. Se unieron los últimos protagonistas para anotar el 6 – 3, Hernández provocando el penalti e Isidoro anotando.

Sobrepasado el minuto 10, la defensa naranja se hacía más grande por momentos. Los escasos huecos existentes eran subsanados por un gran Elcio. La intensidad definitivamente se había multiplicado, con el Trueba notando ese cosquilleo que dan los momentos a vida o muerte, como estaban defendiendo los suyos cada acción.

Tano era el esfuerzo que Casanova volvió a sentarse dos minutos ante la incredulidad del banquillo y la grada. La línea del área era un auténtico campo de batalla. En el minuto 14 Ponciano superó al portero cántabro para poner el 6 – 5. La réplica fue doble, de nuevo mediante Martínez y Elcio. Un nuevo tanto del leonés, no sin suspense, repuso el +3.

Con cada jugada que pasaba se hacía más difícil seguir el ritmo del partido, con mil detalles diferentes sucediendo en cada acción. De todo lo que pasaba, lo que predominaban eran los golpes. Tiza y más tiza es lo que estaba presenciando el Vicente Trueba ante la permisividad de la pareja arbitral. Todo un espectáculo para la grada pero motivo de indignación en ambos banquillos, que se subían por las paredes.

La guerra de Torrelavega llegó al minuto 20 con la ventaja estable en los tres tantos, pero con los presentes conscientes de lo efímero que podía resultar. La rapidez de los ataques y la intensidad hacían imposible pronosticar nada. Con la unidad de refresco ya en pista, el equipo de Álex Mozas mantuvo intacto el muro defensivo. Con Colunga y Lombilla en los laterales, Incarlopsa Cuenca se las veía y deseaba para pasar.

En el minuto 23 se llevó la ovación del Trueba el retornado Gonzalo Porras, que no jugaba en Torrelavega desde la jornada 1. La primera parte parecía estar de sí para el Bathco BM Torrelavega, como ejemplificó el contraataque a campo abierto en el que Incarlopsa Cuenca se topó con un excelso Elcio Fernandes. El paradón del caboverdiano permitió a Serrano poner el +4, pero la ventaja duró lo que quiso el bueno de Ponciano.

Tras el primer tiempo muerto de Álex Mozas, sería de nuevo el andaluz el encargado de poner el 13 – 9. Cada gol valía oro, especialmente en la recta final del primer periodo. Fernandes volvió a encargarse, con una hinchada ya rendida a él, de que los conquenses no viesen red. Aunque los de Lidio Jiménez consiguieron su décimo gol, Doldán se encontró sobre la bocina otra vez con Fernandes. Así, al descanso, 13 – 10.

Una buena defensa conquense inició el segundo tiempo, permitiendo a Simonet reducir a dos. Una parada de Ibañez a penalti de Martínez convenció a los visitantes, que habían empezado muy enchufados. En apenas dos minutos y medio de segunda parte, el Trueba había visto cinco goles. Llegados al minuto 35, el partido volvió a estar empate, 15 – 15.

Porras deshizo el empate con el primer tanto tras su reaparición. Similar a lo ocurrido en la primera mitad, los equipos se repartían los goles y las tarjetas de visita. Un penalti de Martí Villoria puso el 19 – 17 cuando rozábamos el minuto 40.  El goteo de goles empezó a bajar, pero no lo hizo la intensidad.

Cuando el partido más quemaba, Gonzalo Porras se alzaba como el jugador diferencial que es para superar una y otra vez a Ibañez. Con la ayuda de Isidoro Martínez, el Bathco BM Torrelavega recuperó el +2, pero si quería ganar el partido necesitaba recuperar al Elcio de la primera parte. O en este caso, a un Murillo Araujo que tomó la alternativa.

El choque estaba en un respiro, una mala racha podía condenar a cualquiera de los equipos. Lejos de la preocupación, los de Mozas siguieron con el plan establecido y no les temblaba el pulso. La defensa seguía siendo férrea, ayudada por la primera de Murillo. Cangiani en el otro área mantenía la distancia intacta. Una recuperación extraordinaria de Borja Lombilla le abrió la cancha a Cangiani. 25 – 22 y tiempo muerto de Lidio Jiménez.

Primero Arnau Fernández y después Bulzanni apretaron de nuevo el marcador. De poco sirvió, pues los andaluces Serrano y Moreno tardaron un minuto en volver a despegarse. En todo esto, el factor Lombilla estaba desequilibrando la balanza con su labor defensiva. Un fallo de Simonet y los tantos de Cangiani y Colunga pusieron el 29 – 24. Apenas unos minutos después, Jiménez tenía que volver a pararlo.

La clase colosal de Simonet le permitió recortar diferencias. A pesar el gran nivel mostrado por los conquenses, su reacción se antojaba tardía. Sobre todo, con Jaime Gallego inalterable desde el pivote. En el minuto 54, con 30 – 25, Álex Mozas solicitó tiempo muerto para templar aun más el ánimo visitante.

El reloj corría en favor de los naranjas, algo que como tantas veces han demostrado, solo pueden ser buenas noticias. Un gol más de Moreno y la parada de Murillo acercaban más y más a los suyos a la orilla. Lejos de la relajación, el Bathco BM Torrelavega exhibió su mejor defensa con el +6 en el marcador.

Los últimos goles de Moya, Gallego y Moreno solo sirvieron para poner el lazo al marcador. Con un Trueba en pie en los últimos minutos, la bocina final sonó con 33 – 26 en el marcador. La buscada victoria por fin había llegado y el Bathco BM Torrelavega lo celebró como se merecía. Un pasito más, muchos más por dar, pero uno con mucho que celebrar.

FICHA TÉCNICA

Bathco BM Torrelavega. Murillo Araújo, Elcio Carvalho; Gonzalo Porras (3), Alonso Moreno (4), Jorge Prieto (1), Dusan Trifkovic (1), Jaime Gallego (4), Martí Villoria (1), Borja Lombilla, Isi Martínez (7), Dani Serrano (4), Facundo Cangiani (3), Fabri Casanova (2), José Carlos Hernández (1) y Nico Colunga (2).

Incarlopsa Cuenca. Samuel Ibañez, Ante Grbavac; Sergi Mach (1), Pablo Simonet (3), Martín Doldán (1), Hugo López, Thiago Alves (2), Leo Prantner (1), Carlos Fernández, Alexandro Pozzer (3), Davide Bulzamini (5), Ignacio Moya (1), Arnau Fernández (7), Federico Pizarro (1), Joaquim Nazaré (1).

Parciales

3 – 3, 6 – 3, 7 – 5, 10 – 7, 11 – 8, 13 – 10, descanso

15 – 15, 19 – 18, 23 – 22, 27 – 24, 31 – 25, 33 – 26, final

Árbitros: Raúl Oyarzun y Aritz Zalagueta

 

Comentarios