lunes 23/5/22

Las constantes subidas del precio de la electricidad, el butano y los carburantes vuelven a trasladarse a los precios de la alimentación, que han vuelto a subir en febrero, en concreto un 0,8% (lo mismo que el índice general), lo que supone un incremento anual del 5,6% en esta partida, tal y como acaba de publicar el Instituto Nacional de Estadística en los datos desagregados del mes pasado.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) advierte que esta subida de los precios de los alimentos en febrero resulta muy preocupante en varios productos básicos, como son la fruta fresca (3,8%), las legumbres secas o en conserva (3,1%) y, sobre todo, los alimentos para bebés (5,0%). Otros productos básicos afectados, aunque en menor medida, son la leche entera (1,9%), la leche desnatada (1,6%), el pescado congelado (1,3%), el pan (1,1%) y el queso (1,1%). 

También llama la atención las extraordinarias subidas de salsas y condimentos (5,2%), el agua mineral (5,1%) y los platos preparados (4,5%). Por el contrario, durante el mes de febrero se han producido importantes bajadas de precios en los pescados frescos (-7,1%) y en la carne de ovino (-5,2%), si bien ambos arrastraban importantes subidas en meses anteriores.

OCU advierte que estas subidas no han afectado por igual a todas las regiones. Entre las que más han sufrido el incremento de precios de febrero destacan Aragón (1,0%), Castilla-La Mancha (1,0%), Navarra (0,9%), Andalucía (0,9%) y Comunidad Valenciana (0,9%). Mientras que se ha sentido un poco menos en Madrid (0,6%), Galicia (0,7%), Canarias (0,7%), Cantabria (0,7%), Ceuta (0,7%) y Melilla (0,7%).

Ahora, más que nunca, OCU recomienda adquirir productos de temporada y priorizar los supermercados más baratos. Eligiendo bien el lugar donde se hace la compra, pueden obtenerse ahorros muy relevantes: unos 1.000 euros al año de media (más de 3.500 euros en algunas ciudades).

Por último, ante la importancia de las subidas de los precios de la alimentación de productos básicos y las sombrías perspectivas en la evolución futura de los precios, OCU pide a las diferentes administraciones que se planteen la creación de cheques de alimentos para las familias más vulnerables. De esta forma, al igual que sucede con el bono social térmico y eléctrico, podrá amortiguarse el duro golpe que la subida de alimentos tiene para las economías más vulnerables.
 

Comentarios