viernes 22/10/21
CONSUMIDORES

Los estropajos y bayetas de cocina, nidos de bacterias que necesitan ser desinfectados a diario

bayeta
Estropajo de cocina

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) advierte de la presencia de bacterias en los estropajos y bayetas a causa de una mala higiene. Así lo ha anunciado en un comunicado en el que recoge los resultados obtenidos de un estudio sobre el estado de higiene de instrumentos de limpieza de uso diario en todos los hogares. Los resultados indican que hasta un 96% de los estropajos y un 91% de las bayetas se encuentran en unas condiciones higiénicas deficientes, convirtiéndose en una importante fuente de contaminación si no se siguen unas prácticas adecuadas de limpieza.

Un 96% de los estropajos y un 91% de las bayetas se encuentran en condiciones higiénicas deficientes

Del mismo modo, se ha llevado a cabo una encuesta sobre el uso cotidiano de estos utensilios, de la que se obtuvo que el 79% de los usuarios no los desinfectan, y los pocos que sí lo hacen utilizan métodos muy diversos y poco eficientes. Los estropajos son desinfectados hasta en un 21% en el microondas y las bayetas hasta en un 37% en la lavadora, a pesar de que ninguno de estos dos métodos son los más recomendables, según la OCU. Aunque es cierto que ambos reducen la contaminación, no lo hacen en su totalidad. En concreto, el lavavajillas no solo no desinfectó, sino que incrementó el número de bacterias. A pesar de las creencias generalizadas, los métodos más sencillos son también los más eficaces para desinfectar bayetas y estropajos. 

PRÁCTICAS CORRECTAS TRAS SU USO

Es un hecho que las bacterias necesitan nutrientes y encuentran en los estropajos y bayetas su festín. Por ello, se recomienda eliminar los restos de comida siempre después de cada uso. Es importante también dejar la bayeta extendida una vez ha sido utilizada. Además, se aconseja aclararlos con agua, escurrirlos bien y dejarlos secar o ponerlos en remojo en agua con lejía diluida al 10% durante al menos 5 minutos y una vez a la semana, para conseguir un tratamiento desinfectante adicional. Estas prácticas acaban con todos los gérmenes, indican desde la OCU. Por otro lado, el sustituir periódicamente tanto los estropajos como las bayetas es otro punto fundamental y poco realizado en los hogares, pues se suele esperar a que estén bastante deteriorados para su recambio. Caer en el uso prolongado de estos utensilios incentiva la contaminación y falta de higiene en los mismos. Adicionalmente, se recomienda tener uno para cada uso, guardarlo en lugares distintos e incluso elegirlos de distintos colores para evitar confusión.

Comentarios