viernes. 01.07.2022

Unos obreros colocaron un coche de PVC tan realista que hasta incluía las luces intermitentes, pero sin embargo no contaba con el permiso de las autoridades. El objetivo de esta prueba era que los vehículos que circulaban por allí disminuyesen la velocidad al pasar por delante de la obra en la que ellos estaban trabajando.

Este coche a tamaño real estaba ubicado en la entrada a Albacete, por donde pasó la Guardia Civil, quienes se quedaron perplejos ante el realismo del prototipo. Esta acción podría hacer que los obreros fuesen sancionados por no tener la autorización oficial para suplantarles o colocar un panel de gran tamaño en la vía pública.

El vehículo de la Guardia Civil es un calco exacto. Los conductores explicaron que todos los coches que pasaban por la carretera y veían el coche aminoraban la velocidad.

Comentarios