domingo 23/1/22

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, espera que la Consejería de Sanidad sea "comprensiva" y poder retrasar en la región el toque de queda a las 23:00 horas a partir del 17 de marzo. "No creo yo, salvo que Sanidad me diga lo contrario, que una hora arriba o abajo sea de una incidencia grande en el tema de los contagios", ha dicho.

Así lo ha valorado Revilla a preguntas de los periodistas sobre la propuesta del Ministerio de Sanidad de cerrar perimetralmente en San José y Semana Santa, que va a ser abordada este miércoles en el Consejo Interterritorial, en donde espera que haya unanimidad entre las comunidades autónomas sobre las medidas a tomar.

El presidente espera que esta decisión sea "cumplida" por todos, también por Madrid, y ha recordado que los expertos recomiendan ser restrictivos en estas fechas en las que hay mucha movilidad para evitar la cuarta ola.

No obstante, aunque es partidario de seguir con las restricciones, ha mostrado su deseo de que Sanidad le permita prorrogar el cierre del toque de queda de las 22:00 a las 23:00 horas para aliviar al sector hotelero, a través de un informe favorable, que dependerá de la evolución de los datos del coronavirus de la semana que viene, que en la actualidad son "buenos" pero "todavía están bajando muy lentamente". A su juicio, aunque el sector hotelero ya tiene abiertos sus interiores a un 33% de aforo, retrasar el toque de queda permitiría "un cierto alivio" a los restaurantes, dadas las costumbres españolas para ir a cenar. "Irse a casa estando el toque de queda a las 22:00 horas pues hay que levantarse de las 21:00  horas prácticamente", ha señalado.

Asimismo, Revilla ha señalado que el 80% de la cepa que ahora opera en Cantabria es la británica, un factor que "impera" en España pero que es "procupante". "No es más grabe que las otras pero sí mucho más contagiosa", ha indicado, señalando que ya no hay contagios en las residencias pero sí entre los jóvenes. "Hay que extremar las medidas, aguantar un poco", ha trasladado el presidente, que también ha afirmado que "vamos a tener vacunas, vamos bien", pero no "podemos estropearlo". "Vamos a aguantar un mes para tener un verano casi normal", ha reiterado.

Comentarios