martes. 05.07.2022
entrevista

“La situación en el Besaya nos sigue preocupando y mucho”

Cecilia Gutiérrez Lázaro acaba de renovar su cargo como secretaria general de UGT Besaya.

La secretaria general junto a algunos de los cuadros de la exposición permanente que hay en la sede de UGT en Torrelavega
La secretaria general junto a algunos de los cuadros de la exposición permanente que hay en la sede de UGT en Torrelavega

El que será el segundo mandato de la líder de UGT Besaya empieza con la reapertura de SNIACE y GREYCO en el horizonte, las dos fábricas que han sido protagonistas de la lucha sindical en los últimos años.

Gutiérrez Lázaro es licenciada Filosofía y Letras y ha sido profesora de Historia en la Universidad de Cantabria. Además ha sido coautora de varios libros sobre la historia de la UGT en Cantabria. Su afiliación en UGT comenzó en el año 2000 dentro de la Federación de Trabajadores de la Enseñanza. Cecilia Gutiérrez fue elegida en 2013 como secretaria general de la comarca del Besaya.

La actual líder de UGT en el Besaya ha sido una persona cercana a María Jesús Cedrún, a quien considera como un referente fundamental del sindicalismo de nuestra región, y, además de dedicarse a las tareas que demandan sus responsabilidades en el día a día, ha contribuido a difundir la memoria histórica del sindicato mediante charlas, exposiciones y conmemoraciones de días señalados.

Haciendo un análisis de estos tres años, la situación de la cuenca del Besaya es muy preocupante.

Pues sí, la verdad es que sí. Hay que tener en cuenta que cuando yo llego a la secretaría en la comarca se estaba atravesando, quizás, el peor momento de todos estos años de crisis. Rozábamos índices de desempleo superiores al 27%, SNIACE llevaba ya 7 meses el conflicto y se empezaban a vislumbrar problemas en varias empresas en el Valle de Buelna que estallarían más tarde. Además, se sumaba un goteo permanente de cierre de pequeñas empresas que por su tamaño no tuvieron repercusión mediática pero que contribuían de manera dramática a agravar la situación.

 La situación en la comarca cuando yo llego es quizás el peor momento que vive

La cosa ha mejorado, pero ¿aún es preocupante?

Si, preocupa y mucho. Es cierto que están finalizando los dos conflictos más grandes, SNIACE y GREYCO, y que cuando en unos meses empiecen a funcionar la inyección económica a toda la comarca va a ser muy importante, a pesar de que, en el caso de SNIACE , el salario de su plantilla vaya a decrecer. La recuperación de ambas supondrá un alivio y un pequeño respiro en medio de la situación generalizada de crisis pero solo eso. Porque el empleo que se está creando, más allá de estos casos, es escasísimo, y, como en el resto del territorio, de mala calidad por cuanto es temporal y precario. Y unos contratos con condiciones ínfimas no son capaces de mover la economía y, menos, acabar con una situación de la gravedad en la que ha estado la comarca. Seguimos muy preocupados, porque con trabajo precario no se sale de una crisis

Una de las claves del futuro gobierno es derogar la reforma laboral…

En UGT lo tenemos muy claro y así lo afirmó nuestro nuevo secretario general, Pepe Álvarez, en su toma de posesión. Nosotros no vamos a aceptar otra cosa que no sea volver a la situación de partida. Esto quiere decir que han de ser derogadas no solo la reforma laboral del PP  sino la reforma laboral del PSOE. Y, una vez retomada la situación de partida, se podrá  abrir el melón de una reforma desde la negociación y la garantía del empleo con derechos.

La UGT no está dispuesta a aceptar mantener las reformas, ya que solo han generado desempleo, precariedad de derechos y riesgos para la vida de los trabajadores ya que se ha abandonado la Prevención en las empresas, como demuestran las estadísticas de accidentes laborales.

Nosotros no vamos a aceptar otra cosa que no sea volver a la situación de partida

Ya hablando concretamente del Besaya, además de derogar la reforma laboral a nivel estatal ¿Cuál es la clave para resolver la situación?

De entrada hay un factor que puede favorecer la aplicación de medidas que ayuden a salir de la crisis. Desde la llegada del nuevo gobierno de coalición del PRC-PSOE se ha retomado el dialogo social y se ha puesto en marcha una mesa específica para abordar la situación en la Comarca del Besaya en la que no solo hemos estado los actores de derecho (Gobierno, sindicatos y patronal) sino también representantes de los ayuntamientos de la zona.

A partir de las reflexiones de esa mesa, se ha planteado un plan a medio y largo plazo para ver si entre todos somos capaces de tomar las medidas suficientes para que la comarca salga de la crisis, y salga en la vía de la industria. Una vía que al final es la que genera un empleo de mayor calidad y a largo plazo. Si generas industria, promueves también el crecimiento de los sectores de servicios que necesita para su propio funcionamiento, y como consecuencia del dinero que se genera en esa dinámica pues reactivas también el sector terciario.

Hemos aprobado hace poco un documento y en seis meses veremos cómo está funcionando. Todo lo que esté en nuestra mano en colaboración con las instituciones para reactivar la zona, lo haremos. Lo que no vale es crear trabajo a golpe de contrataciones temporales puesto que solo sirven para que las familias palien temporalmente las dificultades a las que se enfrentan.

Hoy en día muchos hombres y mujeres trabajan para ser pobres y nuestra comarca esta viviendo esta situación con especial intensidad. Si ganas 400 o 500 euros no eres un desempleado en términos estadísticos, pero eres pobre.

¿Una de las claves para atraer empresas es la reapertura de SNIACE y Greyco, y de esta forma motivar un poco el sector en la cuenca?

Nosotros tenemos muy claro el impacto de su reapertura y lo debieran tener, también, todos los habitantes de la cuenca del Besaya. En SNIACE trabaja gente de Cabezón de la Sal, Torrelavega, Corrales… de toda la comarca. La reapertura no solo supone ingresos económicos para los trabajadores que van a volver. Puesto que, además, van a entrar a trabajar contratas para poner en marcha las fabricas y, en cuanto empiecen a funcionar, los proveedores de ambas,igualmente, se verán beneficiados y parte están asentados en la comarca. Alguno de ellos lleva ocho ERTEs encadenados, uno detrás de otro, pues su interdependencia  es importante. En el momento en el que recuperen un cierto nivel de producción veremos si sus impactos los logra sacar de esa mala situación.

En fin es una cadena enorme, cuando los trabajadores de SNIACE, por ejemplo, reciban su salario completo –entorno a las 500 familias entre jubilaciones y los que entren en plantilla- supondrá una inyección a la economía de la zona de más de medio millón de euros al mes. Solamente con sus salarios y eso, sin tener en cuenta contratas, proveedores, los de madera cuando tengan que talar y demás. A esto habrá que sumar los impactos de GREYCO.

El tejido económico industrial se trama con el resto de los sectores. Por eso nosotros desde la UGT apostamos por la industria.

La reapertura de SNIACE supone una inyección a la economía familiar de la zona de aproximadamente medio millón de euros

La estimación de reapertura es como la Greyco ¿no?

Las estimaciones se hacen con los cálculos más ajustados posibles, así que si, se estima la reapertura entre agosto y septiembre. En principio es en estos meses pero el proceso hasta llegar al 100% de su apertura tardará unos meses más, hay que tener en cuenta que lleva varios años cerrada.

La crisis ha afectado también a los sindicatos. Una crisis de reputación. ¿Cómo afecta eso?

La percepción que tenemos es que hemos sido atacados por derecha e izquierda, por delante y por detrás, por todos los lados. Más allá de esos ataques se nos ha ignorado completamente, se nos ha ignorado en las instituciones, porque ya sabemos cuál es la actitud del PP en cuanto a las organizaciones sindicales, y se nos ha ignorado en los medios de comunicación. No tiene sentido que en las tertulias donde se habla de trabajo jamás se inviten a representantes sindicales cuando somos los que verdaderamente estamos al cabo de los detalles sobre la situación del mundo del trabajo.

Uno de los ataques más recurrente son los “liberados sindicales”. Que son una pieza fundamental de los sindicatos…

Sobre los “liberados” hay muchos mitos. Según las leyes una persona que se convierte en representante sindical tiene 15 horas al mes para ejercer la representación sindical. ¿Qué sucede en las grandes empresas? Que la ley permite que se acumulen las horas de unos compañeros en otros y entonces efectivamente hay algunos compañeros que están liberados. Pero están liberados en el ejercicio de sus labores de representación. Es este tipo de compañero, el que puede estar “liberado”, como se dice vulgarmente,el que puede ejercer su labor en las mejores condiciones ya que, gracias a esa acumulación de horas dispone del tiempo suficiente para ejercer su labor de manera adecuada, de ahí que las relaciones laborales están mucho más encauzadas en las grandes empresas que en las pequeñas, gracias a los liberados.

Algunos compañeros llegan a coger horas de sus vacaciones personales para realizar sus labores 

Después están los delegados de las pequeñas empresas que tienen 15 horas, y que en la mayoría de los casos cogen horas de sus vacaciones personales o de sus jornadas de descanso, para poder realizar sus labores de representaciones de manera adecuada, de eso nadie habla.

Indudablemente habrá casos que puedan ilustrar esas fobias, pero la mayoría de los representantes sindicales de este país tiran, incluso, de horas propias para ejercer su representación. Por demás, hay un informe de la UE que dice que en España con menos horas sindicales que en el resto de Europa se ofrece un mayor elenco de servicios a los trabajadores y trabajadoras que en el resto de la Unión.

Escuchando todo esto, parece que piensa que la sociedad no sabe valorar el papel de los sindicatos…

Yo creo que hay un gran desconocimiento de la labor que realizamos en el día a día. Después lo poco que se muestra de los sindicatos son las cúpulas, que esas están liberadas completamente y hacen mucha más labor institucional que la que el común de la sociedad entiende cómo “labor sindical”.

Hay una percepción distorsionada de lo que hace la gente en las organizaciones sindicales. Es muy curioso, pero es complicado encontrar representantes sindicales, si fuese tan cómodo no seria tan difícil encontrar a trabajadores y trabajadoras dispuestos a dar un paso al frente. Si ser un liberado fuera algo tan lúdico, por decirlo de algún modo, tendríamos que tener la puerta de sindicado llena de gente pidiendo ser representante. Lo que la gente no entiende es que la representación sindical es una parte más del trabajo de sus compañeros dentro de las empresas.

El mercado laboral se ha desplazado en estos años. Quizás los sindicatos no han sabido desplazarse conforme lo hacia la sociedad y el mercado laboral. ¿El cambio en la secretaría general supone adaptarse a los nuevos tiempos?

La UGT es una organización centenaria y aunque es enorme orgánicamente hablando tiene capacidad para adaptarse. Lo hemos demostrado a lo largo de la historia. Cuando a principios del siglo XX se pasó de los pequeños talleres a las grandes empresas, como puede ser Solvay, creamos las federaciones de industria. Hoy en día todo cambia mucho más rápido y hay sectores que se entremezclan unos con otros en las empresas multiservicios, y la estructura económica también es muy dinámica y está generando nuevos sectores. Frente a todos estos cambios la UGT ha tomado una decisión que forma parte de su acerbo, la de adaptarse a las realidades económicas y sociales de la historia de nuestro país. En estos momentos es lo que estamos haciendo, estamos transformándonos para que el mayor numero de recursos que están disponibles dentro del sindicato se drenen hacia abajo con la mayor facilidad posible.

Para esos hemos reducido las grandes estructuras, lo que se llama las federaciones. Hemos pasado de las que había a tres, y ahora en los territorios se está haciendo ese mismo proceso, y nos estamos organizando en sectores. Con esto queremos que todos los recursos estén apegados a la base, para que cualquier compañero tenga acceso a ellos de forma sencilla y rápida.

Resumiendo, volviendo a estar aun más a pie de calle. Quizás dentro de la asignatura pendiente que tiene la UGT es acercarse a las PYMES, sitios donde hay trabajo precario y no hay representantes sindicales…

Si. El mundo de las PYMES es ingente, la mayoría del tejido económico de nuestro país es de pequeña empresa y es algo que preocupa a la UGT y que no es nuevo. Con el proceso de reorganización también tratamos de conseguir ese objetivo, aunque no es algo que surja ahora, ya que venimos trabajando en él desde hace muchos años y venimos alcanzando cada vez mayores éxitos. La experiencia a la hora de abordar a los trabajadores de las pequeñas empresas, en las que se comparte plantilla con el dueño, es muy diferente que abordar un trabajador de una gran factoría. Hemos ido aclimatando nuestro modo de acercamiento y vamos teniendo éxito. Es muy difícil acercarse a un trabajador que ve todos los días a su jefe, una persona de quien depende la toma la decisiones en su empresa y con quien trabaja codo con codo y al que probablemente va a tener que enfrentarse en la defensa de algún tipo de derecho laboral. Es muy complicado, porque el contacto con él es diario y se generan lazos de proximidad que en otros entornos no existen.

Comentarios