domingo 24/10/21
SERIE CANTABRISMO [BLOQUE 5 | ARTÍCULO 26]

La selección cántabra aúna al cantabrismo

Partido de la Selección Cántabra celebrado en El Sardinero
Partido de la Selección Cántabra celebrado en El Sardinero

La selección absoluta de fútbol de Cantabria no es un invento moderno, ni mucho menos. Nos remontamos a 1915 para ver que Cantabria contaba con una “proto selección” denominada selección norte. Este combinado estaba formado por futbolistas cántabros y vascos. La selección norte llegó a ganar la Copa del Príncipe de Asturias en mayo de ese año.

En 1916, la Federación Española de Clubs de Foot-Ball (precursora de la RFEF), dispone que los clubes cántabros causaran baja en la Federación Norte y se integraran en la Federación Regional Cantábrica de clubs de Foot-ball, junto a los clubes de la provincia de Oviedo que la conformaban previamente. Nace así la selección cantábrica, compuesta por cántabros y asturianos.

Tras volver en 1918 a ser parte de la federación norte en compañía de los vizcaínos, los cántabros deciden escindirse ya que los vascos querían renombrar al organismo como Federación Vizcaína. Los cántabros no quieren permanecer bajo una nomenclatura ajena a su tierra y precisamente, tenemos otro ejemplo de aquel cantabrismo que siempre estuvo presente.

Mientras que un sector quería llamar a la nueva federación, Federación Regional Montañesa, otro optaba por ponerle el nombre del país y llamarla Federación Regional Cántabra o Federación Cántabra de Fútbol. El Diario Montañés lanzó la pregunta «¿Cómo debe denominarse nuestra Federación?», y varias fueron las cartas enviadas al rotativo para pronunciarse sobre el tema. Se optó finalmente por el nombre de Federación Regional de Cantabria o Federación Cántabra de Fútbol, constituyéndose oficialmente el día 8 de abril de 1923.

Semanario deportivo Palestra

Con la federación constituida, la selección cántabra como tal debutaría el 9 de marzo de 1924 ante Aragón, al que ganarían por 3-0. Formando con camiseta roja y blanco, la primera selección cántabra estuvo formada por: Santiuste, Naveda, Montoya, Otero, Balaguer, Ortiz, Óscar, Barbosa y Gacituaga, por el Racing, mientras que el guardameta Sainz y el extremo vasco Pagaza representarían a la Gimnástica de Torrelavega.

Aquella selección jugaría de nuevo ante aragoneses y asturianos, ya en 1925. Las siguientes apariciones del combinado de Cantabria tendrían lugar en 1936, en medio de la contienda civil española. Así el diario ABC de la época recoge el 5 de septiembre cómo «En Santander se han jugado unos partidos de fútbol a beneficio de Socorro Rojo Internacional. Contendieron el Racing de Santander local y el Athletic Club, y antes de este encuentro, el Tolosa se enfrentó con una Selección de Cantabria», acompañado la noticia con una foto de los jugadores saludando con el puño levantado. ​

El 29 de noviembre de 1936 la Selección Cántabra se enfrentó a la Selección Vasca en El Sardinero con resultado de 3-2 a favor de los locales.

Tras la guerra civil y la victoria del bando fascista, la represión y el nacionalismo español de estado truncan el devenir de la selección cántabra que no volvería a jugar un partido hasta 1997. En aquella ocasión el encuentro ya fue de carácter internacional y enfrentaría a los cántabros con la selección nacional de Letonia, a la que se impondría por un contundente 3-0.

Con unos Campos de Sport de El Sardinero rozando el lleno, la jornada que se vivió fue histórica para el cantabrismo. En el recuerdo queda la sonora pitada que se escuchó mientras sonaba el himno de España y las reacciones que aquel hecho tuvo entre los sectores más reaccionarios del país.

Pitos-Espania

La mecha, que ya había prendido entre los aficionados de Racing y Gimnástica, encontraba una canalización general para toda la población por medio de un nexo de unión como era la selección. De este modo, en diciembre del año 2000, Cantabria vuelve a disputar otro encuentro internacional ante Estonia. El choque terminaría con victoria de la selección báltica por 0-1, sin embargo, el hecho de la pitada tres años atrás hizo que el partido se promocionase menos desde las instituciones. Si le unimos que el combinado dirigido por Paco Gento tuvo bastantes bajas por lesión para aquel encuentro, propinó una entrada bastante más floja en El Sardinero.

En 2003, la selección cántabra iba a disputar su tercer encuentro internacional, el rival elegido era Macedonia –hoy conocida como Macedonia del norte–. Pocos días antes de la disputa, la Federación Cántabra decidió suspender el encuentro. El motivo oficial fue el bajo ritmo en la venta de entradas. Sin embargo, otra sensación flotó –y flota a día de hoy– entre algunos sectores del cantabrismo organizado.

Desde que se supo de la organización de este partido, los sectores más cantabristas de Juventudes Verdiblancas y Orgasmos del Besaya, con la colaboración de organizaciones juveniles como Regüelta, empezaron a trabajar en el proyecto de creación de un grupo de animación para la selección, a semejanza de Euskal Hintxak, Siareiros Galegos o Escamots Catalans. Nacía Asubiu Cántabru y bajo el prisma del cantabrismo, los hinchas de todos los equipos cántabros eran bienvenidos a reunirse en torno a la selección.

El movimiento se gestó en internet y tuvo continuación con varias reuniones para acordar mínimos. No son pocos los que piensan que la suspensión del encuentro tuvo que ver con cortar este incipiente movimiento, uno de ellos es el comunicador Felipe de la Torre: «Siempre he estado convencido de que aquel partido se suspendió por que estábamos organizando eso [Asubiu Cántabru], lo de que no se vendían entradas o no iba a ir gente fue una excusa por eso, porque no querían esa imagen (…) no querían que se propiciase un ambiente de independentismo».

Teniendo en cuenta que desde entonces no se ha hecho atisbo alguno de recuperar los partidos de la selección cántabra, la opinión de Felipe –que es la de más personas que pusieron en marcha aquel proyecto–, debe ser recogida en este reportaje. De hecho transcribimos parte de un artículo colgado en 2011 en la web ‘Kaos en la Red’ donde se pormenoriza lo sucedido:

«Horas antes, cuando comienzan los rumores de suspensión, la hinchada ‘Asubiu * Cántabru’, que había organizado con apoyo de socios de Juventudes Verdiblancas, Concanos u Orgasmos del Besaya una fiesta y un pasacalles para crear un foco de animación en el estadio, se comprometía con la Federación a comprar varios centenares de entradas por adelantado, sin recibir siquiera contestación. La forma en que se desarrollaron los acontecimientos llevó a la hinchada antifascista cántabra a afirmar que se trataba de “una suspensión orquestada por intereses políticos”.

Para corroborar su tesis quedan los titulares de los partidos de la Selección Española en 2005 (ante Canadá) y 2008 (ante Estados Unidos) organizados por la Federación Española de Fútbol, que suponen un “agravio comparativo”. Pese a gozar de mucha más difusión y puntos de venta, se vende un número de entradas anticipadas similar al partido de la Selección Cántabra, pero lejos de suspenderse el partido, se regalan -según la SER, que cita fuentes federativas- 5.000 entradas, disputándose el encuentro “en un estadio semivacío que confirmó que la selección no engancha; sólo un gol de Xavi evitó una pitada sonora» (Diario As). La hemeroteca de esa fecha muestra al mismísimo Diario Montañés señalando en su titular que “España no es lo que era” y en el interior “Poca expectación en la llegada de la selección nacional a Cantabria”». Podéis leer el artículo íntegro aquí.

Desde llevar una bandera de Japón por los colores rojo y blanco a la creación de un grupo de animación para la selección y de ser parte de otras federaciones a jugar partidos internacionales. La trayectoria del cantabrismo en el mundo del deporte ha sido una de las más vertiginosas dentro del tejido social cántabro. Siempre se dice que la sociedad va por delante de los políticos y las leyes, en el caso del cantabrismo es un claro ejemplo. Y es que lo más importante de todo, es que el sentimiento de pertenencia y la cantabricidad se vertebran en el ámbito deportivo de manera popular, raramente auspiciadas y nunca dirigidas por instituciones o intereses partidistas.

Viene de: [BLOQUE 5 | ARTÍCULO 25] El deporte: Punta de lanza del cantabrismo

[BLOQUE 5 | ARTÍCULO 24] El largo camino de la reivindicación del cántabru

[BLOQUE 4 | ARTÍCULO 23] Momentos clave de la historia de la ganadería en Cantabria

[BLOQUE 4 | ARTÍCULO 22] Historia del movimiento ecologista en Cantabria

[BLOQUE 4 | ARTÍCULO 21] El cantabrismo ante las transformaciones de la población de Cantabria

[BLOQUE 4 | ARTÍCULO 20] Movimiento sindical, la gran apuesta por la modernización y el desarrollo social de Cantabria

BLOQUE 4 | ARTÍCULO 19] Pasado y presente del feminismo

[BLOQUE 4 | ARTÍCULO 18] La economía cántabra de los 90 a la actualidad: la consolidación del modelo

[BLOQUE 4 | ARTÍCULO 17] “Hormaechea decidió que ir a pedir dinero a Europa era de pobres”

[BLOQUE 4 | ARTÍCULO 16] Las profundas transformaciones de la estructura económica cántabra de 1973 a 1986

[BLOQUE 4 | ARTÍCULO 15] El perfil de la Cantabria actual y la incidencia del cantabrismo

[BLOQUE 4 | ARTÍCULO 14] El PRC, fuerza hegemónica de Cantabria

[BLOQUE 3 | ARTÍCULO 13] Retorno de la derecha al poder: “Lo llaman democracia y no lo es”

[BLOQUE 3 | ARTÍCULO 12] Y en el 2003... Revilla presidente

[TRIBUNA VI] | Breves apuntes sobre Conceju, la izquierda cantabrista

[BLOQUE 3 | ARTÍCULO 11] Cantabria, comunidad histórica y soberanismo

[TRIBUNA V] | Las contradicciones iniciales de la Autonomía de Cantabria: Crisis institucional y regionalismo revillista

[BLOQUE 3 | ARTÍCULO 10] “Charlotín (refiriéndose al expresidente José María Aznar) no es de fiar porque solo se acuesta con su mujer”

[BLOQUE 03 | MESA REDONDA]​ "Hormaechea tenía en mente la creación de un partido nacionalista"

[BLOQUE 03 | ARTÍCULO 09] El PRC llega al gobierno con el fin del cantabrismo de la derecha y el surgimiento del soberanismo cántabro

[TRIBUNA IV] | ICU: La primera alternativa de izquierda nacionalista cántabra

[BLOQUE 03 | ARTÍCULO 08] “ICU reconoce el derecho de los pueblos a su autodeterminación, incluido el de Cantabria”

[BLOQUE 02 | ARTÍCULO 07] “Cantabria no es Castilla ni lo ha sido nunca”

[TRIBUNA III] | El cantabrismo político y el triunfo de la vía cántabra uniprovincial

[BLOQUE 02 | ARTÍCULO 06] “La reivindicación histórica en favor de Cantabria se constituye por primera vez en proyecto político organizado”

[BLOQUE 02 | ARTÍCULO 05] “Como si la eterna y siempre joven Cantabria nos convocara a despertar”

[BLOQUE 02 | ARTÍCULO 04] “A partir de ahora se hablará mucho menos de Santander o La Montaña y mucho más de Cantabria”

[TRIBUNA II] | Particularismo y regionalismo en los orígenes de la Cantabria contemporánea

[BLOQUE 01 | ARTÍCULO 03] | Un proyecto de Estado cántabro frustrado por la Guerra Civil

[TRIBUNA I] | Una vía propia en la Cantabria del final del Antiguo Régimen y la Ilustración

[BLOQUE 01 | ARTÍCULO 02] | Bajo las quimas de una vieja cajiga

[BLOQUE 01 | ARTÍCULO 01] | “El río Ebro nace en el país de los cántabros”

[PRESENTACIÓN] | “A los que en el pasado consiguieron el reconocimiento de las libertades de Cantabria y a los que luchan y lucharán en el futuro”

Comentarios