lunes 6/12/21
año jubilar en cantabria

El final del Camino

Después de recorrer las dos primeras etapas de un camino de peregrinación propio de Cantabria, el Lebaniego, afrontamos el último tramo que discurre entre Cabañes y el monasterio de Santo Toribio de Liébana, donde el año jubilar se celebra desde el siglo XVI.

imagen
El monasterio alberga la Puerta del Perdón, del s.XV que el Vaticano abre cada año Santo Lebaniego

Despertamos en el pueblo de Cabañes y nos dirigimos a Habario y más tarde a Pendes, donde podemos reponer fuerzas con una degustación y compra de quesucos típicos de Liébana para afrontar el descenso hasta la hermita de San Francisco.

Este camino nos conduce a Tama, donde destaca su iglesia con restos románicos. Para quienes no anden muy ansiosos por la llegada a Santo Toribio, merece la pena retroceder un kilómetro y medio en el camino para visitar el Centro de Interpretación de los Picos de Europa. A nuestro paso por la carretera encontraremos un par de bares donde descansar y abastecernos. A la vuelta hacia Potes, es posible evitar la carretera cogiendo el camino de Campañana, un paseo paralelo que termina en centro de la villa.

El albergue de Potes está gestionado por el centro de estudios lebaniegos, ubicado en la antigua iglesia gótica de San Vicente, donde los peregrinos pueden obtener la llave. El albergue está en un lugar privilegiado, desde el que se puede contemplar la torre del Infantado, el edificio más simbólico de Potes y de los más destacados de Cantabria, formando una preciosa estampa con los Picos de Europa de fondo.

La torre, del s. XV, perteneció a Orejón de la Lama y después al marqués de Santillana y Duque del Infantado, y cumplía entonces funciones militares. La construcción preside el casco antiguo, declarado Conjunto Histórico Artístico, y es un buen comienzo para la visita de otros lugares de interés tales como los puentes, las casas blasonadas o el empedrado romano en el casco antiguo. En este último encontraremos la zona de vinos y numerosos restaurantes que ofrecen el plato típico de la zona: el cocido lebaniego.

Desde Potes partimos hacia el monasterio de Santo Toribio en una ruta de unos 4 kilómetros para por fin contemplar el Lignun Crucis. El monasterio es de los s. XIII y s. XVIII, mezcla de estilos gótico clásico y barroco. Alberga la Puerta del Perdón, del s.XV que el Vaticano abre cada año Santo Lebaniego, es decir, cada año en el que el 16 de abril cae en domingo, día del aniversario del monje Santo Toribio, personaje histórico y conocido por traer el Lignum Crucis a Liébana, reliquia que es considera el resto más grande de la cruz de Cristo.

El monasterio tiene en verano visitas guiadas todos los días. En Santo Toribio, final del Camino Lebaniego, hay un albergue  de peregrinos. Si el Camino cántabro ha sabido a poco, este es el punto de inicio hacia la ruta Vadiniense que conecta con el Camino Francés hacia Santiago de Compostela. ¡Buen viaje!

Comentarios