sábado 27/11/21
año jubilar en cantabria

Comenzamos a recorrer el Camino Lebaniego: primera etapa desde San Vicente a Cades

Cantabria es la única región del mundo cristiano que cuenta con dos caminos de peregrinación. Recorremos un camino propio, el Lebaniego, que nos conducirá a través de inigualables paisajes desde la villa costera de San Vicente de la Barquera hasta el monasterio de Santo Toribio de Liébana, donde el año jubilar se celebra desde el siglo XVI.

arbol-camino-lebaniego-cantabria
La Senda Fluvial del Nansa, que transcurre a lo largo de 7 km por un bosque,  cuenta con tres refugios de pescadores con chimenea

Liébana celebra el período jubilar desde 1512, por conservar el trozo más grande de la Cruz de Cristo, el Lignum Crucis, un privilegio que comparte desde la Edad Media con RomaJerusalén y Santiago de Compostela. Más de 500 años de peregrinación a Santo Toribio de Liébana, más de 500 años de peregrinación por Cantabria, más de 500 años de Camino Lebaniego.

El Jubileo o Año Santo es una celebración que tiene lugar en distintas Iglesias cristianas históricas, particularmente en la Iglesia católica y la Iglesia ortodoxa, y que conmemora un año sabático con significados particulares.

Liébana celebra el período jubilar desde 1512, por conservar el trozo más grande de la Cruz de Cristo, el Lignum Crucis

En la actualidad, El Jubileo o Año Jubilar es la celebración de un período de indulgencia de los pecados, siempre asociado a una Bula Papal otorgada desde el Vaticano y en relación a los restos de algún Santo o a Reliquias de relevancia en el mundo cristiano. El Jubileo está, además, asociado a un Camino de Peregrinación.

Cantabria, la única región del mundo cristiano con dos caminos

Cantabria es la única región del mundo cristiano que cuenta con dos caminos de peregrinación. Por un lado, la parte del Camino de Santiago que se conoce como Camino del Norte y que va desde Ontón hasta Unquera, pasando por Castro Urdiales, Laredo, Santoña, Santander, Santillana del Mar, Comillas,y San Vicente de la Barquera. Está formado por 9 etapas que enlazan, en su inicio con la última del País Vasco, y en su final con la primera de Asturias, que finaliza en Llanes.  

Junto al Camino Primitivo, que va desde Oviedo a Santiago de Compostela, podría ser considerado el primer trazado que utilizaran los peregrinos para llegar hasta la tumba del Apóstol, la más antigua de las rutas de peregrinación jacobeas.

Por otro lado, Cantabria cuenta con su propio Camino, el Lebaniego, cuyo recorrido comenzamos en San Vicente de la Barquera. Ambos caminos de peregrinación han sido declarados recientemente Patrimonio de la Humanidad Unesco.

El Camino Lebaniego

El Camino Lebaniego discurre entre San Vicente de la Barquera y el monasterio de Santo Toribio, atravesando los municipios de San Vicente de la Barquera, Val de San VicenteHerreríasLamasónPeñarrubiaCillórigoPotes y Camaleño. El Camino Lebaniego posee una credencial específica y un documento acreditativo de la peregrinación, llamado la Lebaniega. Son muchos los peregrinos que dirigen sus pasos hacia Santo Toribio, enlazando después los dos caminos de Santiago con el fin de ganar ambos jubileos.

El Camino Lebaniego posee una credencial específica y un documento acreditativo de la peregrinación, llamado la Lebaniega

La Celebración del Año Santo Lebaniego se inicia en el siglo XVI, tras la bula del Papa Julio II del 23 de Septiembre de 1512 que otorgaba el privilegio de la celebración del Año Jubilar Lebaniego, lo que hace del Monasterio de Santo Toribio un importante centro de peregrinación, siendo, ya para entonces, uno de los lugares santos más importantes de Europa.

El motivo de la Bula Papal es la presencia, en el monasterio, del Lignum Crucis, la reliquia que Toribio de Astorga había traído de Tierra Santa, el trozo de la Cruz de Cristo más grande que aún perdura. A la Cruz y a los restos del Santo se le atribuían propiedades curativas y milagrosas. Por esto mismo a sus peregrinos se les conocía como “crucenos o cruceros”. El Año Jubilar Lebaniego se celebra cada año que el 16 de Abril, Festividad de Santo Toribio, cae en Domingo.

Recorriendo la primera etapa: de San Vicente a Cades

Nuestro viaje comienza en San Vicente de la Barquera, de donde partimos del albergue para visitar la  cercana iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles, una construcción gótica que se realiza al mismo tiempo que la muralla y el castillo, tal y como revela el fuero de la villa. Junto a la iglesia se encuentran los restos del hospital de la Concepción, del s. XV-XVI, antiguo refugio de peregrinos al Camino de Santiago

Desde este punto de la localidad marinera, disfrutamos de una panorámica inigualable que, en días despejamos, dejará contemplar el mismo Naranjo de Bulnes en los Picos de Europa. San Vicente de la Barquera es una de las localidades más turísticas e importantes de Cantabria y tiene, aunque fuera del camino, otros puntos de interese como el castillo del Rey del s. XIII, El convento de San Luis del s.XV donde se hospedó Carlos V en 1517 para ser coronado rey; el puente de la Maza y el santuario de la Barquera, ambos también del siglo XV.

San Vicente de la Barquera es una de las localidades más turísticas e importantes de Cantabria

Desde San Vicente, continuando hacia Serdio (a unos 8 km), el paisaje cobra intensidad a su paso por La AcebosaHortigal y Estrada con su torre medieval del s.XIV. El  Camino Lebaniego sigue una pista de montaña que conduce a Muñorrodero, donde se separan los peregrinos que se dirigen a Santiago de Compostela de los que van a Santo Toribio de Liébana.

La Senda Fluvial del Nansa, que transcurre a lo largo de 7 km por un bosque,  cuenta con tres refugios de pescadores con chimenea. La senda finaliza en Camijanes, aunque no es necesario entrar en el pueblo a no ser que nos apetezca tomar algo en el bar. Pasaremos también por Cabanzón, donde destaca su torre medieval, que, pese a tener su origen en el siglo VIII, sólo conserva los muros del s.XV.

La primera etapa de este Camino Lebaniego culmina con la llegada a Cades, donde la ferrería es el principal punto de interés. El edificio se terminó en 1752 y es parte de un mecanismo con el que se captaba el agua a 1.000 metros de altitud para transportarlo por un canal y mover así, además de la ferrería, dos molinos harineros. Existe la posibilidad de hacer una visita guiada.

La primera etapa de este Camino Lebaniego culmina con la llegada a Cades, donde la ferrería es el principal punto de interés

En Cades nos alojamos en un albergue para peregrinos situado junto al bar, donde guardan la llave del establecimiento. Se aconseja ponerse antes en contacto con ellos para asegurarnos de que hay plazas disponibles, ya que el número de camas es limitado. En el caso de viajeros más exquisitos, en la localidad de Puente El Arrudo, a menos de 1 kilómetro, se encuentra el hotel La Casona del Nansa.

Sea cual sea nuestra elección de alojamiento, descansaremos en este final de etapa para despertarnos preparados para emprender el segundo tramo, que nos llevará de Cades a Cabañes. 

    

Comentarios