viernes 21/1/22

El Ayuntamiento de Torrelavega solo autorizará el uso de la pirotecnia durante una hora después de las campanadas de Nochevieja, desde la medianoche hasta la una de la madrugada.

Así lo ha indicado el concejal de Medio Ambiente, Salud Pública e Infraestructura Verde, José Luis Urraca Casal, este lunes, en una rueda de prensa en la que ha presentado la campaña municipal sobre el buen uso de mechas, petardos o bengalas.

La iniciativa lleva por lema 'Ruido que duele', cuyo objetivo es "moderar y concienciar" a los ciudadanos sobre el uso adecuado de este material y alertar de los "efectos adversos" que causa tanto en personas como en animales. "Si algo que nos divierte puede causar daño, deja de ser divertido", ha señalado el edil.

La campaña irá acompañada de un bando del alcalde, Javier López Estrada, en el que recuerda a los torrelaveguenses la normativa relativa a la venta y el uso del material pirotécnico confiando en el comportamiento "cívico, comprensivo y responsable" de la ciudadanía para hacer "compatible, en la medida de lo posible, la celebración de una fecha tan señalada como la Nochevieja con el derecho de los vecinos que por distintos motivos se puedan ver afectados por esta actividad o necesitan el descanso".

Urraca ha subrayado que la capital del Besaya fue pionera en Cantabria con esta medida y, desde que viene realizándose esta campaña, las Navidades de 2017, se ha notado un "considerable descenso" en el uso de la pirotecnia.

Además, ha apuntado, el Pleno aprobó en 2018 una modificación de la Ordenanza de Protección de Espacios Públicos y de Mantenimiento de la Convivencia Ciudadana que entre otros aspectos incluía una regulación más exhaustiva del uso de la pirotecnia en el municipio. Entró en vigor con su publicación en el BOC el 16 de mayo de ese año.

Desde el Ayuntamiento se pide que "antes de encender un petardo o lanzar un cohete se piense que su mala utilización puede causar quemaduras leves y graves así como ocasionar problemas auditivos".

Y en personas mayores, autistas, epilépticos puede provocar "estrés extremo, crisis de ansiedad y hospitalización". "Tanto los bebés, como los ancianos y las personas enfermas y convalecientes soportan con incomodidad y malestar su ruido", ha señalado Urraca. A ello se suman los problemas que origina a la gente que necesita descansar para madrugar al día siguiente para acudir a su trabajo.

En el caso de animales, y muy concretamente en las mascotas, los efectos son taquicardias, temblores, falta de aire, fugas descontroladas, náuseas, aturdimiento, miedo extremo e incluso la muerte, ha señalado.

El concejal del área también se ha referido a la normativa que regula la venta, suministro y uso de material pirotécnico que debe realizarse "en la forma y con los requisitosç2 que establecen el Reglamento de artículos pirotécnicos y cartuchería que desarrolla el Real Decreto 989/2015, de 30 de octubre, y la Ordenanza Municipal.

Por todo ello, y para finalizar, ha pedido "precaución" al manipular productos pirotécnicos (petardos, bengalas y similares) y ha remitido a los consejos que se dan en la web de Protección Civil de Torrelavega en caso de manipular artefactos pirotécnicos y que se relacionan a continuación.

Comentarios