viernes 14/5/21
SANTANDER

El servicio de teleasistencia atendió a 2.884 usuarios en 2020

El Gobierno ha presentado el proyecto del futuro sistema público de servicios sociales
El servicio de teleasistencia de Santander prestó servicio a 2.884 usuarios en 2020

Cerca de 3.800 mayores santanderinos hicieron uso en 2020 de los servicios de teleasistencia y ayuda a domicilio, de los cuales 2.884 usuarios fueron atendidos por el servicio de teleasistencia prestado por el Ayuntamiento de Santander, un 8,5% más que en 2019, cuando se llegó a los 2.510 usuarios.

Así lo ha dado a conocer el concejal de Servicios Sociales, Álvaro Lavín, quien ha detallado que este servicio gratuito que presta el Ayuntamiento es "una de las prestaciones que mejor acogida tiene" entre los usuarios, ya que un 94% indica encontrarse satisfecho o muy satisfecho con esta iniciativa municipal.

Lavín ha hecho balance de este servicio y ha explicado que, aunque hubo más usuarios a lo largo del año que en 2019, las solicitudes alcanzaron las 478, lo que supone 237 menos debido fundamentalmente al confinamiento domiciliario entre los meses de marzo y mayo.

El edil de Servicios Sociales ha señalado que el perfil mayoritario entre las personas a las que se atendió en 2020 fue el de mujer mayor de 84 años, manteniéndose la media de edad igual que años anteriores, mientras que la media de edad de los hombres atendidos fue un poco superior al llegar a los 84,55 años. Asimismo, ha desgranado que los hombres titulares del servicio suponen un 14,87% del total, mientras que las mujeres suman un 85,13%. El 88,25% vive solo, frente al 11,57% que vive acompañado.

Lavín ha hecho hincapié en que Santander es "uno de los pocos municipios" donde este servicio cuenta con una unidad móvil las 24 horas del día, los 365 días del año para atender las emergencias, y que el año pasado fueron el 8% de las llamadas.

Otros de los servicios complementarios que se ofrecen a los mayores de Santander son el sistema de custodia de llaves -si los usuarios lo solicitan- para que los trabajadores del servicio puedan acceder con rapidez a sus viviendas ante cualquier solicitud urgente o un seguimiento de personas en situación de vulnerabilidad. Además, las personas que tengan un déficit auditivo o visual tienen a su disposición un servicio de video interpretación en lengua de signos para personas sordas.

Cualquier persona que cumpla los requisitos puede solicitar el servicio de teleasistencia en el correo [email protected] y, dado que "no hay lista de espera", tras la visita a su domicilio y la evaluación por parte de los técnicos, inmediatamente se inicia la prestación de la asistencia y la instalación de los dispositivos, entre ellos, la conocida 'medalla', que es un pulsador de fácil acceso que va conectado a una centralita telefónica para que los mayores puedan recibir asistencia cuando lo necesiten "los 365 días al año y las 24 horas del día".

"La teleasistencia es un servicio imprescindible para asegurar una buena calidad de vida de los mayores en sus propios domicilios, que es donde quieren estar y que ha demostrado una efectividad enorme combinada con otros servicios como la ayuda o la comida a domicilio", ha señalado el edil en un comunicado.

AYUDA A DOMICILIO

Por otra parte, el concejal santanderino también ha hecho balance del servicio de ayuda a domicilio en 2020, un servicio que complementa al de la teleasistencia ya que el objetivo del Ayuntamiento es que las personas mayores de 65 años puedan permanecer en sus casas y mantener su independencia el mayor tiempo posible.

En este sentido, ha señalado que el número de solicitudes del servicio en 2020 fue de 307, 143 menos que en 2019 y que las personas usuarias a lo largo del año fueron un total de 913 de las que un 84% fueron mujeres y un 16%, hombres.

Durante el periodo de confinamiento por la pandemia del Covid-19, se prestó atención a una tercera parte de los usuarios, aproximadamente 350 y a partir del mes de mayo, con el inicio del proceso de desescalada, el servicio restableció su actividad, viéndose incrementada la cifra de usuarios a aproximadamente unos 700. El resto de usuarios continuó en situación de baja temporal por decisión propia, incorporándose paulatinamente al servicio en los meses siguientes.

Lavín ha recordado que se realizaron llamadas de seguimiento a todas las personas a las que se les había suspendido el servicio como medida de prevención de contagios y que las llamadas se realizaron tanto desde la empresa adjudicataria como desde la Sección de Mayores de Servicios Sociales del Ayuntamiento.

Comentarios