lunes 23/5/22
SUCESOS

APS y Brittany investigan si el vertido en la Bahía de Santander se debió al fallo de un motor del ferri que iba a Cork

 La mancha, que alcanzó los 75 metros de longitud y se limpió en tres horas y media, es un hecho inédito en 43 años de la naviera bretona. 

Bahía de Santander
Bahía de Santander

La Autoridad Portuaria de Santander (APS) y la compañía Brittany Ferries investigan las causas del vertido que produjo, ayer domingo, uno de los ferris de la naviera en la Bahía santanderina cuando estaba a punto de zarpar rumbo a la ciudad irlandesa de Cork y que provocó una mancha de unos 75 metros de longitud en el agua, que ya está "totalmente limpia" al haberse recuperado la totalidad del residuo.

Al parecer, el origen del vertido estaría en un fallo de arranque de uno de los motores del 'Kerry' y que activó el sistema de vertido del producto que limpia los 'scrubbers', una herramienta de depuración de emisiones atmosféricas del barco. El vertido se produjo sobre las doce del mediodía en el Muelle del Almirante cuando el barco estaba iniciando la maniobra de desatraque y para las tres y media de la tarde el agua ya estaba limpia, según ha destacado la APS en un comunicado.

No obstante, este lunes por la mañana la empresa Urbaser, concesionaria del servicio de limpieza del Puerto, ha inspeccionado de nuevo la zona afectada, para comprobar que no quedaban restos de vertido bajo la estructura de los muelles.

Al detectarse la mancha en la Bahía, se activó el Plan Interior Marítimo (PIM) del Puerto de Santander en 'situación 0', lo que significa que se trataba de un episodio de contaminación marina "de baja magnitud y peligrosidad" y que la APS podía afrontar con sus propios medios. Debido a la bajada de la marea, la mancha se extendió hasta el Palacete del Embarcadero, pero no llegó más lejos gracias a la "rápida" intervención del 'Ugrarbi II', el barco tipo 'pelícano' de Urbaser y que se empleó para recoger los elementos que habían caído sobre la lámina de agua.

En el lugar de los hechos se personaron también agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil para tomar muestras de los residuos y a las 15:30 horas, al estar la zona ya limpia, la APS desactivó el PIM.

HECHO INÉDITO EN 43 AÑOS 

La APS y la compañía que opera el barco, propiedad de Stena, tratan de esclarecer un hecho que no se había producido nunca en los 43 años que la naviera bretona -que había subcontratado el servicio y la tripulación a una empresa de Europa del Este- lleva operando en Santander.

Así, aunque se abrirá a Brittany Ferries un expediente sancionador por la "gravedad" de los hechos, el Puerto reconoce el "compromiso" de la compañía con Cantabria. Precisamente, está llevando a cabo la renovación de su flota por 500 millones de euros, con tres nuevos barcos de gas natural licuado para reducir las emisiones en sus rutas entre Reino Unido y España.

DISULPAS

Tras lo ocurrido, Brittany Ferries ha pedido "disculpas" por el vertido. "Fue una situación muy desagradable y por ello pedimos disculpas", expresa la naviera bretona en un comunicado, en el que lamenta el "incidente de contaminación" y se compromete a trabajar para que un hecho así no vuelva a suceder.

La compañía también da las gracias a las autoridades involucradas en la limpieza del agua. "Nos comprometemos a trabajar con ellos y con el propietario del barco para asegurarnos de que algo así no vuelva a suceder", aseguran. En este sentido, Brittany destaca que se ha implementado un plan de acción "integral" que incorpora soluciones "a corto y largo plazo", con el objetivo de "asegurar que las emisiones de hollín no vuelvan a ser un problema en Santander".

Y "a largo plazo, trabajaremos con el armador para establecer exactamente qué fue lo que falló", apuntan al respecto desde la empresa, que reconoce que este incidente "puede llevar a la modificación de la secuencia de arranque de los motores del 'Kerry', una acción que debería asegurar que el exceso de hollín no sea un problema en el arranque de los motores".

Comentarios