viernes 20/5/22
CONSTRUCCIÓN

"Ahora mismo los proveedores no dan presupuestos a más de diez o quince días vista"

La ACP alerta de un "inminente" desabastecimiento de materiales y del "colapso" en la promoción y construcción de edificios

Los promotores de vivienda de Cantabria urgen medidas ante la situación "extrema" del sector
Los promotores de vivienda de Cantabria urgen medidas ante la situación "extrema" del sector

Los promotores de vivienda de Cantabria piden medidas urgentes a las administraciones en el contexto actual, para evitar un "inminente" desabastecimiento de materiales y el "colapso" de su actividad y de la construcción también.

Así, ante la situación "extrema" que vislumbran, la Asociación de Constructores y Promotores de Cantabria (ACP) ha contactado con las patronales estatales APCE Y CNC -la Asociación de Promotores Constructores de España y la Confederación Nacional de la Construcción- para trasladarles esa necesidad de adoptar "medidas radicales y urgentes".

El objetivo último es evitar el citado desabastecimiento y, "en último término, el colapso de toda la promoción y construcción de viviendas", indica la ACP en un comunicado.

"Ahora mismo, los proveedores no dan presupuestos a más de diez o quince días vista. Este problema se suma al encarecimiento de las materias primas que venimos experimentando ya desde el año pasado", explican. Y se pregunta: "En esta situación, ¿cómo vamos a decirle al comprador de una vivienda al que quedamos en realizar la entrega dentro de dos años por 250.000 euros que va a tener que pagar 340.000?".

Los promotores temen un "inminente" desabastecimiento de materiales ya que a la suspensión temporal de la actividad en auxiliares para la construcción habrá que "sumar pronto parones en otras actividades".

EFECTO CADENA QUE ARRASTRE A EMPRESAS PROMOTORAS

En esta tesitura, el sector avisa del riesgo de que estas suspensiones de la actividad entre sus proveedores acaben provocando "un efecto en cadena" que arrastre a empresas promotoras a la aplicación de expedientes de regulación temporal de empleo, ERTEs, a concursos de acreedores y al incumplimiento de los plazos de entrega pactados.

Al respecto, indican que la "agudización" de la crisis energética, con el encarecimiento de precios tras el estallido de la guerra en Ucrania "ha empeorado la situación del ladrillo".

Señalan que hace ahora un año empezó la escalada inflacionaria, a la que luego se sumó la escasez de determinadas materias primas a nivel global como consecuencia de la reactivación económica tras la pandemia del coronavirus y "muchas empresas ya se habían visto obligadas a renegociar precios, contratos y plazos".

Y aunque la inyección de fondos europeos en ámbitos como la eficiencia energética y la rehabilitación de inmuebles "prometía impulsar la actividad, las expectativas se han visto truncadas" con el estallido del conflicto bélico en Ucrania, pues los precios "disparatados" de la electricidad, el gas y los carburantes están "castigando fuertemente" a fabricantes de materiales y al transporte, dos elementos clave para la construcción.

Por todo ello, tras recordar que recientemente el Gobierno de España aprobó un mecanismo de revisión de precios de la obra pública para compensar a las empresas la inflación en los materiales en contratos de obra en vigor, la ACP pide que se tenga en cuenta ahora también "la compleja situación de los encargos privados".

Comentarios