sábado 27/11/21
CARMEN DíAZ MARZAL

“El PP desmanteló el Servicio Cántabro de Empleo”

La directora del Servicio Cántabro de Empleo asegura que uno de los retos para esta legislatura es lograr una formación permanente para el empleo y que no existan lapsus en las convocatorias.

Carmen Díaz Marzal, directora del Servicio Cántabro de Empleo
Carmen Díaz Marzal, directora del Servicio Cántabro de Empleo

Carmen Díaz Marzal es directora del Servicio Cántabro de Empleo desde que el bipartito PRC-PSOE regresó al Gobierno, cargo que ya ocupó durante los años de gobierno socialista y regionalista previos a la anterior legislatura. Aunque reconoce que la creación de empleo en Cantabria no depende exclusivamente de la región, su objetivo es fomentar la formación y la contratación de forma constante a lo largo del año. Asegura que el ejecutivo del PP dejó sin responsabilidades el Servicio, desviando su presupuesto a las partidas de otros organismos regionales.

¿Qué convocatorias hay actualmente en los cursos para desempleados?

A finales de septiembre de 2015 se convocaron 19,2 millones de euros para cursos para desempleados, que se adjudicaron en diciembre, y 3,2 millones para ocupados. Son para escuelas taller y talleres de empleo, va todo a la misma partida.

La cuantía de desempleados está convocada para 7.050 personas. Preferimos que se programen certificados de cualificación profesional, pero es un sistema que se fundamenta en la competencia. En el ámbito laboral una cualificación y una certificación coinciden, pero en la educativa un título de FP tiene una cualificación entera y partes de otras.

Hay un coeficiente para valorar la eficiencia de las medidas en el emprendimiento, pero sale mejor cuanto menos se invierte, y esto lo hace un Gobierno, el del PP, al que se le llenaba la boca con el emprendimiento

Lo que habilita profesionalmente preferimos que tengan algún tipo de prioridad en la programación

La situación de las academias de formación es difícil.

Todo el mundo dice que no se llega con el 10% de gastos indirectos. Lo que sí es cierto es que la falta de oferta formativa tanto tiempo tan seguido ha afectado mucho. Se han realizado indicadores, no tanto de impactos como para asignar fondos. Son indicadores de eficacia para determinar la asignación previa.

Hay un coeficiente para valorar la eficiencia de las medidas en el emprendimiento, que se obtiene con el número de trabajadores desempleados dados de alta en Cantabria en el año dividido por el dinero que la Comunidad ha invertido. El indicador sale mejor cuanto menos se invierte, y esto lo hace un Gobierno, el del PP, al que se le llenaba la boca con el emprendimiento.

La ley del Gobierno de España para la formación para el empleo ha sido una buena patada a los sindicatos. No digo que no haya lo que se está diciendo, pero la solución no es que no exista. Hay un ámbito de trabajadores que quieren formarse. Hay centros buenos, que lo hacen bien.

Por ejemplo, las profesionales de dependencia o tienen un certificado o un título de FP. Pero no es lo mismo, para gente que lleva trabajando años en este mundo, una alternativa u otra.

¿Cómo va a afrontar el Gobierno el pago de estas ayudas?

Con los sistemas de pago actuales, y con un escenario plurianual, hemos pedido un calendario de pagos a los centros antes de poder acceder a la subvención. Nuestra intención es establecer un pago constante, que haya formación permanente y que no haya lapsus. En teoría, este verano habría que hacer una nueva convocatoria. Tiene que encajar todo y que no falten cursos durante el año.

En los últimos años se han reducido las políticas activas de empleo a la mitad respecto a la anterior legislatura PRC-PSOE

Los programas más importantes de formación son 16.370.000 euros, que incluye el curso, las becas y los programas.

¿Por qué las empresas parece que no quieren involucrarse?

En los contratos para la formación y el aprendizaje, que los autorizamos nosotros, he detectado alguna empresa en la que se sustituye mano de obra que tenía anteriormente. El concepto que existe es que ellos no están para eso.

Hasta ahora este compromiso de contratación era por concesión directa, pero Fátima Báñez lo ha prohibido por ley, pasando a ser por concurrencia competitiva. La convocatoria abierta todo el año permitía que, si en un momento dado se agota el dinero, puedas redirigir tu capital. Ahora obliga a definir claramente y a ceñirte a lo que solicitas en los plazos determinados.

La posibilidad que teníamos se ha anulado en esa ley de septiembre, pero a pesar de todo las empresas no suelen aprovecharlo, del mismo modo que tampoco usaban la formación bonificada. Todos los años, en el verano, nos hacían una reasignación de la cuantía asignada para formación, que era lo que sobraba, y a Cantabria le tocaba más de un millón de euros, entendiendo que la región suele ser el 1% de casi todo. Esta cantidad sale de las empresas que no utilizaban lo que se les asignaba para la formación para el empleo.

En 2012 se despidió a 34 orientadores que se habían contratado. En 2015 el Estado había convocado el Programa de Activación para el Empleo para atender a parados de larga duración, y tenía una partida destinada para contratar a orientadores. En Cantabria no se había hecho nada a fecha de agosto. Se despidió muy rápido, pero cuando hubo fondos no se hizo nada.

¿Qué estrategias se van a llevar a cabo para recuperar el empleo en Cantabria?

El Servicio Cántabro de Empleo tiene políticas de acompañamiento a los actores del mercado laboral. La creación de empleo es actividad económica. Sí es importante que, si se produce la activación económica, los actores del mercado laboral estén en las mejores condiciones para encontrarse.

Bajo el PP no se ha hecho ninguna orden de subvención a la contratación que no haya sido una chapuza

La falta de políticas activas en nuestra Comunidad Autónoma, el recorte que ha sufrido, ha perjudicado mucho. Estamos hablando de que en los últimos años se ha reducido a la mitad respecto a la anterior legislatura PRC-PSOE.

Las ayudas al empleo autónomo en 2008 se hacían por concesión directa. Ayudaba con las cuotas, con la necesidad de instalarse, formación, etc. Esto se cambia, se vende como una simplificación de trámites y mejores ayudas, pero solo se deja la línea de cuotas. Se eliminan todas las demás.

Con las políticas activas de empleo también se puede incidir en que haya mayor o menor actividad económica. Y en los últimos años se ha optado por la inversión más improductiva. Se requiere mayor coordinación. Si se presentan planes de Sodercan, habrá que coordinarse y ver en qué medida las líneas de actuación del Emcan pueden apoyar en la creación de empleo.

Una de las críticas más duras es el retraso en el pago de las ayudas. Se estima que las de 2015 se terminarán pagando en 2017.

El Servicio Cántabro de Empleo, en la última legislatura bajo el PP, no ha hecho ninguna orden de subvención a la contratación que no haya sido una chapuza. El Servicio hizo una orden a mitad de legislatura que fue anunciada por Ignacio Diego como 12 millones en ayudas, pero la realidad fue que se utilizaron 2 millones de euros. Tuvo muy pocas peticiones.

Estamos trabajando en la nueva orden de ayudas a la contratación, que sustituirá a esa, y que llevará otras cuestiones además de la subvención habitual

Alguien tuvo la idea de llevarse las subvenciones del Servicio Cántabro de Empleo a la Dirección General de Trabajo. Se desmanteló el Servicio. Se publicó una convocatoria que daba 7.000 euros por 15 meses de contrato, lo que era dar mucho dinero para el contrato temporal. Y se paga en función de la parte que se cumpla del contrato.

Con esta convocatoria se consiguió que hubiera más denegaciones que concesiones por agotamiento de crédito.

La Consejería decidió que se convocaría como una repesca para todos los que no habían entrado. Y las que no entraban eran las empresas grandes. Si alguna lo consigue es que está mal concedida.

Es un desastre de tal naturaleza… Hablamos de que a los cuatro o cinco funcionarios que llevaban una serie de temas en Trabajo les añaden la gestión de miles de solicitudes. Una convocatoria, más la repesca, y más la anual. Las de 2015, como se lleva el lastre de la chapuza de la repesca, no hay capacidad.

Se llevaron más cosas del Servicio Cántabro de Empleo, como el mantenimiento del empleo autónomo. Todo ello cayó sobre una unidad que ya tenía su propia labor. Ahora lo volveremos a traer al Servicio.

¿Y qué se puede decir a todos los empresarios que están esperando?

Eso es competencia de la Dirección de Trabajo, pero sí puedo decir que estamos trabajando en la nueva orden de ayudas a la contratación, que sustituirá a esa, y que llevará otras cuestiones además de la subvención habitual, en algunos casos que puedan financiar parte del coste salarial para facilitar el acceso al empleo de calidad a jóvenes.

El retraso en los pagos tiene que ver con el caos que se generó, pero hay que cortar esa dinámica primero para poder luego relanzarlo

Además del dinero a tanto alzado, introducir otras líneas que en Cantabria todavía no existían porque estas ayudas han sido un desastre en la legislatura pasada. Han desaparecido muchas líneas que existían.

El retraso en los pagos tiene que ver con el caos que se generó, pero hay que cortar esa dinámica primero para poder luego relanzarlo.

Siendo optimistas, cuando acabe la legislatura, ¿qué objetivos se marca en la reducción del paro?

Con objetivos de este tipo trabajábamos en 2010. Tuve la suerte de conocer a Cantabria en pleno empleo técnico en 2007. Desde 2010 es más complicado. Antes parecía todo más controlable, y creo que hacer predicciones es aventurarse. Lograr la creación de empleo tiene que ver con otros factores externos a la Comunidad Autónoma.

Lo cierto y verdad es que, en esta última legislatura, también hemos perdido la posición en todos los indicadores. Cuando se decía en 2011 que Cantabria estaba en quiebra, éramos terceros. Ahora ya se sabe dónde aparecemos siempre.

El presupuesto del Servicio Cántabro de Empleo se incrementó falsamente, solo estaba sobre el papel

Día a día trabajamos para ver qué podemos mejorar. Reconstruir el servicio que fue desmantelado, mejor atención, recuperamos líneas de actuación. Todo ello es potenciar la actividad económica. No estamos desmantelando nada, intentamos recuperar lo que se ha eliminado.

¿Cómo es posible que un servicio de empleo otorgue 28 millones de euros sin que haya decisión política de empleo? No ejercer las competencias políticas también es desmantelar. El presupuesto del Servicio Cántabro de Empleo se incrementó falsamente, solo estaba sobre el papel.

Critican los recortes del 2010, pero nunca se ha ejecutado tan poco en el Servicio Cántabro de Empleo como en la pasada legislatura y nunca hubo un presupuesto tan alto. Ese dinero no fue a ningún lado, hubo transferencias vistas para pagar determinados gastos de otras consejerías. Con 80 millones en presupuesto se han ejecutado 50 millones.

El PP defendía que para su Gobierno lo más importante es la política de empleo porque suben el presupuesto, no como hacía el anterior, que lo recortó. Son todo mentiras.

Comentarios