martes. 05.07.2022

La cuarta edición del Reggaeton Beach Festival se celebrará en diez ciudades españolas y ha programado más de 140 actuaciones con Anuel AA, Myke Towers, Nicky Jam, Jhay Cortez, El Alfa y Zion & Lennox como principales cabezas de cartel, ha informado la organización en un comunicado este martes.

Las actuaciones tendrán lugar en Marina d'Or (Castellón) el 18 y 19 de junio; Avilés (Asturias) el 25 y 26; Madrid el 2 y 3 de julio; Benidorm (Alicante) el 9 y el 10; Inca (Baleares) el 16 y 17; Barcelona el 23 y 24; Tenerife el 30; Santander el 31; Marbella (Málaga) el 6 y 7 de agosto; y Nigrán (Pontevedra) el 13 y 14.

Además, el festival ha anunciado que contará con puntos violeta y 'patrullas' especializadas para "promover entre el público la importancia de la lucha por la igualdad, el rechazo a la violencia de género y fomentar la diversidad".

La organización ha diseñado un plan ambiental dirigido a garantizar el reciclaje selectivo, usando vasos reutilizables, eliminando el plástico y fomentando la gestión responsable del agua y la energía. Las actividades, con una asistencia prevista sumada de 450.000 personas, se harán en horario diurno "para atraer a todo tipo de público y contribuir a una mejor convivencia ciudadana".

Por otro lado, los bares y restaurantes que prevean que ciertos productos no van a poder ser vendidos al público deberán establecer acuerdos o planes con ONG o con bancos de alimentos respecto a la utilización de los mismos.

Otra de las medidas pasa por que los establecimientos comerciales dispongan de líneas de venta productos "feos, imperfectos o poco estéticos; promover el consumo de productos de temporada, de proximidad o ecológicos e incentiven la venta de productos con fecha de consumo preferente o de caducidad próxima, según la jerarquía de prioridades de uso.

El ministro ha añadido que el Gobierno adoptará políticas para adecuar fechas de consumo preferente a la prevención de desperdicio con acciones de formación y divulgación e incentivará que la cadena alimentaria ajuste las fechas de consumo preferente de sus productos hasta el máximo que garantice una adecuada calidad.

Ahora el Gobierno tendrá que elaborar un Plan Estratégico que se renovará cada cuatro años a propuesta de los ministerios de Agricultura, Pesca y Alimentación; Derechos Sociales y Agenda 2030; de Consumo; de Transición Ecológica y Reto Demográfico; de Industria, Comercio y Turismo; de Inclusión Social y Migraciones y de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, que definirá la estrategia general contra el desperdicio alimentario y las orientaciones y estructura que deberán seguir las comunidades autónomas en sus actuaciones en este ámbito.

En cuanto al régimen sancionador de la futura norma, se considerará falta grave no contar con un plan de prevención que estará sancionado con entre 2.001 y 60.000 euros. Una infracción leve, que estará sancionada con multas de hasta 2.000 euros, será, por ejemplo, no aplicar la jerarquía de prioridades o que las empresas de distribución al por menor y la hostelería y restauración no donen los productos no vendidos que sean aptos para el consumo humano a través de un pacto o convenio. Otra infracción leve será la negativa a colaborar con las administraciones para cuantificar los residuos de alimentos.

Finalmente, las infracciones muy graves podrán ser sancionadas con entre 60.001 y 500.000 euros de multa, se considerará la segunda o ulterior falta grave que se cometa en un plazo de dos años. El anteproyecto de ley se aprobó en primera lectura por el Consejo de Ministros el pasado 11 de octubre, y posteriormente se sometió al trámite de audiencia pública. La iniciativa legislativa contiene 18 artículos estructurados en seis capítulos: disposiciones generales; obligaciones de los agentes de la cadena alimentaria; medidas de buenas prácticas; racionalización de las fechas de consumo preferente; instrumentos para el fomento y control; régimen sancionador. También consta de una disposición adicional y tres finales.

Comentarios