viernes 23/4/21
LEGISLACIÓN

Qué es la Ley de Segunda Oportunidad y cómo podemos acogernos a ella

En el momento de encontrarnos en una situación económica complicada sin poder hacer frente a nuestras deudas, una alternativa realmente eficaz e interesante para salir adelante ante este bache, puede ser la Ley de Segunda Oportunidad. Tanto si somos un particular, un empresario como una Pyme, podemos intentar acogernos  a este procedimiento legal para llegar a un acuerdo con nuestros acreedores e, incluso, poder ver exoneradas y canceladas nuestras deudas.

La Ley de Segunda Oportunidad se trata de un tipo de procedimiento legal específicamente diseñado para aquellos que cuentan con una serie de deudas a sus espaldas a las que no pueden hacer frente
La Ley de Segunda Oportunidad se trata de un tipo de procedimiento legal específicamente diseñado para aquellos que cuentan con una serie de deudas a sus espaldas a las que no pueden hacer frente

A la hora de tener que hacer frente a una deuda económica y no contar con los recursos necesarios en ese momento para poder solventar el problema, contar con el asesoramiento de profesionales de Ley de la Segunda Oportunidad como los de Remedia Tus Deudas puede ser una gran idea. ¿Pero qué es exactamente la Ley de Segunda Oportunidad y cómo puede ayudarnos cuando nos encontramos en una situación tan complicada como ésta? 

Se trata de un tipo de procedimiento legal específicamente diseñado para que todas aquellas personas físicas, empresarios o Pymes que cuentan con una serie de deudas a sus espaldas, a las que no pueden hacer frente, puedan contar con una alternativa que les permita salir a flote de la situación, llegando a acuerdos con sus acreedores, e incluso, ver exonerada su deuda por completo o parte de la misma. 

CÓMO ACOGERSE A LA LEY DE SEGUNDA OPORTUNIDAD

Si queremos disfrutar de todas las ventajas y oportunidades que puede suponer acogerse a la Ley Segunda Oportunidad en Barcelona o en cualquier otra parte de nuestro territorio, es importante tener en cuenta una serie de factores básicos que nos ayudarán a obtener los mejores resultados posibles. En primer lugar, es esencial tener presente que se trata de un procedimiento legal que puede llegar a ser muy complicado y escabroso, y que puede escaparse a nuestro control y conocimientos. Por lo que si queremos ponerlo en marcha con todas las garantías posibles, lo mejor siempre será contar con la ayuda y el asesoramiento de profesionales especializados en esta área y con años de experiencia mediante casos de éxito

Es el caso de profesionales altamente cualificados en el sector como remediatusdeudas.com, que cada día ayudan a cientos de clientes a llevar con éxito los trámites necesarios para poder acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad y así eliminar sus deudas. Su equipo especializado analiza cada caso en particular para poder ofrecer a los clientes una solución personalizada y adaptada completamente a sus necesidades, de forma que puedan encontrar la alternativa más óptima y que mejor se adapte a lo que necesiten para lidiar con sus deudas y sus acreedores. De esta forma tan cómoda y sencilla, el usuario no tendrá que preocuparse por nada, sabiendo que su caso se encuentra en las manos de los mejores profesionales del sector

CONSEGUIR UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD

Para poder obtener esa ansiada segunda oportunidad que nos permita salir a flote y deshacernos de nuestras deudas, de una manera mucho más óptima, la ayuda de estos abogados Ley de la Segunda Oportunidad es imprescindible. El primer paso será intentar llegar a un acuerdo con los acreedores, con la intención de encontrar alguna medida de poder hacer frente a la deuda que el cliente tiene con ellos, mediante una ampliación de los plazos de pago, una bajada de la cuota mensual, la exoneración de algunos intereses, etcétera. 

Si esto no se consigue y el resultado del acuerdo no es satisfactorio, el usuario puede acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad si cumple con los requisitos básicos necesarios. Entre ellos se encuentra el hecho de poder demostrar que no se cuenta con el capital ni los recursos necesarios para hacer frente a las deudas, que la cuantía de éstas no supere los cinco millones de euros o que el usuario esté actuando de buena fe, lo que conlleva haber intentado antes un acuerdo con los acreedores de forma extrajudicial, no haber llegado a esa situación a propósito o no haber rechazado ninguna oferta de trabajo en los últimos cuatro años.

Comentarios