lunes 18/10/21
CANTABRIA

Y después de Mercasantander, el exmatrimonio se reencontró en Segovia

La exgerente de la empresa pública, que desfalcó más de un millón de euros, y su exmarido han trabajado juntos en la empresa Energía Verde de Castilla (EVERCAST), empresa fundada en 2012.

Paloma González-Tarrío y Andrés Fernández del Cotero, durante el juicio de Mercasantander
Paloma González-Tarrío y Andrés Fernández del Cotero, durante el juicio de Mercasantander

En abril de 2013 la exgerente de Mercasantander, Paloma González-Tarrío ingresó en el Centre Penitenciario Brians de Barcelona por apropiarse de 1,1 millón de euros de la empresa pública para jugar en casinos online. La sentencia de la Audiencia de Cantabria fue de cuatro años y cuatro meses de cárcel, por lo que todavía permanece en el centro penitenciario. Este desfalco ha provocado, además, el pago de 414.759 euros por parte de la empresa pública al BBVA en concepto de subvención y por ser responsable subsidiario. Sin embargo, la cárcel no parece haber impedido que la mujer y su exmarido, Andrés Fernández del Cotero (del que se divorció en 2010), hayan continuado su actividad empresarial, con resultados judiciales similares.

Según ha podido saber este diario, Fernández del Cotero ha sido consejero delegado en abril de 2012, un año antes de la condena de su exmujer, en la empresa Energía Verde de Castilla S.L., EVERCAST, destinada a la realización de toda clase de actividades, obras y servicios propios relacionados con los negocios de combustibles derivados de la madera y fósiles. Apenas tres años después, el 23 de julio de 2015, el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicaba el concurso de acreedores de la compañía y, según fuentes consultadas, se producía una demanda contra los gestores, entre ellos Fernández del Cotero, por parte de los accionistas.

La información facilitada por uno de los afectados de este concurso señala que la relación personal entre Fernández del Cotero y González-Tarrío no había finalizado, y que incluso habían seguido vinculados laboralmente, pues la exgerente de Mercasantander figuraba como miembro de la empresa realizando funciones administrativas. Estas mismas fuentes han indicado asimismo que ambos han compartido vivienda, al menos hasta que González-Tarrío ingresó en prisión, en Riaza (Segovia), en un piso de un hotel reconvertido en edificio de viviendas.

Fernández del Cotero y González-Tarrío habían seguido vinculados laboralmente, pues la exgerente de Mercasantander figuraba como miembro de la empresa realizando funciones administrativas

En este sentido, han señalado que una de las denuncias presentadas contra EVERCAST es por “venta fraudulenta” y, en este sentido, han asegurado que después de tres años los accionistas no han visto un euro de su inversión, considerando que han sido los gestores de la empresa quienes “se han quedado con el dinero de los accionistas”.

Fernández del Cotero estuvo vinculado a la compañía como consejero delegado hasta septiembre de 2014, unos meses antes de que el BOE publicara el concurso de acreedores. 

Nunca sospechó

Durante su declaración en el juicio contra su exmujer en 2013, Fernández del Cotero aseguró que ante la situación en la que se encontraba su mujer, decidió poner a disposición de Mercasantander "todo" su patrimonio para pagar la deuda de Paloma.

"Yo hice lo que creía que tenía que hacer y por ello le puse a ella como propietaria de la sociedad de bienes gananciales", manifestó, añadiendo que se lo ofreció a Mercasantander a través de un acta notarial, pero no lo aceptaron. Estos bienes estaban valorados en 1.150.000 euros netos.

En su declaración como testigo en la Audiencia Provincial de Cantabria  afirmó que "nunca" sospechó "nada" sobre la ludopatía que padecía su entonces mujer. Fernández del Cotero, al que se le reclamó responsabilidad civil a título lucrativo, indicó que la relación con su mujer era "ideal" cuando ocurrieron los hechos y, aunque durante aquellos años, entre 2002 y 2007, no observó "nada de nada" que le llamase la atención en su comportamiento, con el paso del tiempo comenzó a "hilar y encajar actitudes".

Comentarios