jueves 21/10/21
SANTILLANA DEL MAR

El Defensor del Pueblo investiga al Ayuntamiento por no facilitar la accesibilidad a las personas con movilidad reducida

El PRC ha denunciado ante el organismo que el edificio "no está adaptado" para que "todos" puedan acceder a él, y critica la "falta de talante y de empatía" del alcalde, Isidoro Rábago, que se negó a celebrar sesiones plenarias en una sala que sí es accesible.

Ayuntamiento de Santillana del Mar
Ayuntamiento de Santillana del Mar

Santillana del Mar es uno de los pueblos más bonitos de España y uno de los referentes turísticos de Cantabria. Sin embargo, este enclave en el que parece no pasar el tiempo no está adaptado a muchas de las necesidades de la sociedad moderna y, en concreto, a las de las personas con movilidad reducida. Un extremo que ha llegado hasta el Defensor del Pueblo, que por ahora investiga únicamente las facilidades (o falta de ellas) que da el edificio del Ayuntamiento en materia de accesibilidad a estas personas.

Así lo ha revelado el Grupo Municipal Regionalista, que ha presentado una denuncia ante el organismo que ya ha sido admitida a trámite. En concreto, la formación ha denunciado ante el Defensor del Pueblo al alcalde, el socialista Isidoro Rábago, por  “impedir” a la edil del PRC, Blanca Gómez, “ejercer sus derechos y obligaciones” como representante de los vecinos.

La representante municipal había sufrido un accidente y, temporalmente, se encontró en sillas de ruedas. Su situación puso de manifiesto algo que no solo ocurre en el Consistorio, sino en buena parte del municipio. Según el portavoz regionalista, Francisco González, el Ayuntamiento de Santillana del Mar “no está adaptado” para que “todos” puedan acceder a él.

González ha criticado asimismo la “falta de talante y de empatía” de Rábago, quien “reiteradamente se negó a celebrar las sesiones plenarias en la sala existente en la planta baja, que es accesible, en la Torre Don Borja”.

Para los regionalistas, los hechos “eran y son muy graves” porque suponen “el incumplimiento” de la Ley 3/1996 sobre accesibilidad “sin que Rábago haya cambiado su conducta” a pesar de “la gravedad de los hechos”.

Antes de poner los hechos en conocimiento del Defensor del Pueblo, los regionalistas denunciaron la situación ante la Consejería de Universidades, Investigación, Medio Ambiente y Política Social del Gobierno de Cantabria por la “vulneración de las leyes y los derechos” de las personas con discapacidad y de los cargos públicos, limitándose a remitir una carta enviada por el alcalde.

El PRC recurrió al Defensor del Pueblo porque consideraban “urgente y necesario” que la Administración Local “adoptase” las medidas para que el Ayuntamiento “fuera realmente la Casa de todos”.

Los regionalistas han instado a Rábago a que “tome en serio” la investigación del Defensor del Pueblo y “abandone” su gestión “caciquil, por el bien de los vecinos”.

Realidad del turismo

En septiembre de 2016 tuvo lugar una denuncia similar. Un turista procedente de Barcelona relató a este diario su experiencia y la de su esposa, que viajaba en silla de ruedas, y las dificultades para moverse por la ciudad, así como las trabas de funcionarios a la hora de solicitar ayuda. Todo ello sumado a unos establecimientos que no están adaptados a personas con movilidad reducida.