sábado 27/11/21
ANIMALES

Aparece el cadáver de un oso pardo adulto en el interior del drenaje de una carretera en Liébana

drenaje
Interior del drenaje de la carretera donde fue hallado el cadáver del oso pardo | FOP

El cadáver de un oso pardo (ursus arctos) fue hallado el pasado sábado, 14 de julio, en una zona de monte del municipio de Cillorigo de Liébana, ha informado hoy lunes la Consejería de Medio Rural del Gobierno cántabro. Aparentemente se trata de un ejemplar adulto, y el cadáver se encontraba en avanzado estado de descomposición. La Fundación Oso Pardo ha añadido que el cadáver del oso pardo fue hallado en el interior del drenaje de una carretera.

Según ha explicado la Consejería, la Dirección General del Medio Natural activó de inmediato el protocolo de actuación para determinar las posibles causas de su muerte y los técnicos auxiliares del Medio Natural procedieron a realizar el levantamiento de los restos y a recabar información en la zona del hallazgo, en la comarca de Liébana. El cadáver fue trasladado el mismo sábado al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Villaescusa –dependiente de la Consejería–, donde se realizará la necropsia de los restos. Asimismo, se remitirán muestras para análisis toxicológicos y genéticos a laboratorios acreditados.

La Fiscalía de Medio Ambiente de Cantabria, que será la encargada de realizar la investigación pertinente, ya ha sido informada del hallazgo y de los procedimientos que van a seguirse a continuación.

Por su parte, el presidente de la Fundación Oso Pardo, Guillermo Palomero, ha asegurado que los casos de apariciones tanto de cadáveres de osos como de oseznos perdidos serán cada vez más frecuentes, debido al incremento de la población, que se aproxima a los 350 ejemplares en la Cordillera Cantábrica. “Eso ocurrirá cada vez con más frecuencia”, ha asegurado. En este sentido, ha reivindicado la necesidad de que la Administración actualice sus planes de recuperación y apruebe el protocolo de intervención para casos como la aparición de oseznos, como el aparecido en el Valle de Arán, o de osos que causan “conflictos” con la ganadería, como los que se están produciendo en Lleida. “Si hay un protocolo, se puede trabajar con mayor agilidad”, ha dicho. Ante el incremento de este tipo de casos que cada vez tendrán “mayor frecuencia”, Palomero ha insistido en la importancia de estar “preparados para cuando ocurra”. “El aumento de problemas obliga a tener equipos preparados”, ha reclamado.

Comentarios