miércoles. 24.04.2024

Trabajo digno y duradero no cuadra con Inteligencia Artificial

En los centros formativos de todos los continentes sigue vigente la enseñanza de que para lograr grandes metas hay que trabajar con super dedicación. Pero en esto llega la Inteligencia Artificial que pone todo patas arriba, ya que en pocos años muchos empleos desaparecerán, para hacerlo máquinas. A la actual población, entre pasota y postrada (vivir bien y que te faciliten todo), habría que explicarle claramente lo que supone la IA. Como tantos malos planes de estos tiempos, sin ir más lejos la digitalización, lo de la Inteligencia Artificial se hace por la puerta de atrás, con la imposición convertida en costumbre.

Intuyo que los compromisos de gran calado y a largo plazo, que se habían propuesto las más grandes instituciones que representan a los países y su humanidad, se han esfumado, principalmente por culpa de Putin, pero también por la avaricia desmedida de las grandes multinacionales armamentísticas y tecnológicas (no las separo), en su imposición por cambiar las sociedades como ahora las conocemos, donde veo también un serio riesgo en erosionar el afianzamiento y desarrollo de las democracias, junto a sus amplios derechos y libertades.

Debo citar expresamente esos grandes compromisos, en serio riesgo de no cumplirse, ya que los Gobiernos están a otras cosas, principalmente a esquivar la guerra en la que nos ha metido el ruso desequilibrado y totalmente descontrolado. Fin de la pobreza, hambre cero, educación de calidad, trabajo decente y crecimiento económico. Son algunos de los objetivos que la ONU se había marcado para el año 2030. El vuelco de los acontecimientos es tal, que solo con mirar al Gobierno de España, en el dinero que destina a rearme militar, invierte siete veces más que para el Ingreso Mínimo Vital, y cuatro veces más que a derechos sociales y Agenda 2030 (que incluye esos retos del buen desarrollo humano).

No falta tanto para la llegada del año 30, y el Parlamento Europeo acaba de aprobar en este 2024 la primera Ley de Inteligencia Artificial. Se la quiere conocer más por IA. Se trata de un campo de la informática enfocado en crear sistemas que puedan realizar tareas que normalmente requieren inteligencia humana, como el aprendizaje, el razonamiento y la percepción. Al menos, así es definida en la Web del Gobierno de España, dentro de lo que se denomina Plan de Recuperación, Transformación y Resilencia, los famosos fondos europeos. Aunque esta descripción reconoce al tiempo que “aún no existe una definición formal y universalmente aceptada”.  Surge por ello una pregunta esencial hacía las bondades que nos venden con la IA, y la solución de los problemas pendientes del mundo, que la ONU agrupa en pobreza, hambre, salud, educación, igualdad, agua, energía, trabajo decente, industria e innovación, reducción de desigualdades, ciudades sostenibles, producción y consumo responsable, clima, mares, paz y justicia. ¿Qué puede aportar a la mejora de todo esto la Inteligencia Artificial?

El vuelo de los acontecimientos es tal, que España destina a rearme militar cuatro veces más que a derechos sociales y Agenda 2030

Como sucede con los Objetivos del Milenio de Naciones Unidas, regular la Inteligencia Artificial en solo una pequeña parte del mundo, la UE, sin saber lo que harán Estados Unidos, Rusia, China, Israel, Irán o India, es papel mojado. Ocurre otro tanto con lo de ponerle coto al cambio climático. La población actual mundial supera los 8.000 millones de personas. De ellas hay 2.700 millones de trabajadores, un tercio de los cuales cobra 1,84 € al día. Seamos serios y, sobre todo, sinceros. La Inteligencia Artificial no viene a mejorar nada de todo esto, que es precisamente lo imprescindible que tiene la economía: trabajar y ganar un salario digno con el que poder vivir tranquilamente. El Foro Económico Mundial, relevante en sus valoraciones, estima que, en los próximos 5 años, debido a la IA, se perderán en todo el planeta 83 millones de puestos de trabajo. No existe unanimidad en cuanto a esta cifra, ya que, por ejemplo, la prestigiosa firma Goldman Sachs, la eleva hasta los 300 millones de empleos perdidos.

Los Gobiernos airean más los pros que los contras de la Inteligencia Artificial. La ciudadanía, en ese estado actual de no querer saber nada sobre nada, se limita a pasar del tema. Continuando con el estudio de Goldman, este avance informático podría conducir a la automatización de una cuarta parte del trabajo realizado en Estados Unidos y Europa, mientras que alrededor de las dos terceras partes de las ocupaciones actuales están expuestas ya a un grado de automatización.

Tirando de un titular conciso como resumen, los trabajos que más van a correr peligro son los que conocemos como de oficina. Desde los directamente relacionados con la asesoría legal y administrativos, hasta managers, ventas, gestores o reclamaciones. La amenaza no para en estos puestos concretos, ya que hay estudios de universidades norteamericanas (Princeton, Pensilvania y Nueva York) que ponen el acento en que la IA va a entrar de lleno en el mundo educativo y legal (ChatGPT). En resumen, IA no cuadra bien con buenas perspectivas de futuro.

Precisamente son los creadores de esta aplicación informática los que más se mojan a la hora de enumerar los trabajos que entrarán en mayor peligro, y aquellos que no deben temer nada. Entre los amenazados por la extinción están también matemáticos, analistas de noticias, reporteros y periodistas, diseñadores, traductores, profesionales demoscópicos y relaciones públicas. En el otro lado, el de la supervivencia, nos encontramos con los operadores de maquinaria agrícola, mecánicos, albañiles, fontaneros, carpinteros, pintores, cocineros, instaladores de líneas eléctricas u operadores metalúrgicos. Curiosamente, labores hoy en riesgo, se reactivarán en el futuro, ya que son los profesionales altamente cualificados, por estudios y masters, los que estarán en la cuerda floja, ya que su labor la llevarán a cabo las máquinas.

Dejo a su entrever si este articulo lo ha escrito la IA o Miguel del Río. Lastimosamente, de esto va también esta pesadilla

Les podría citar más estudios, a falta de que nuestros Gobiernos nos proporcionen información sobre a lo que nos enfrentamos desde ya. La ley europea sobre la Inteligencia Artificial entrará en vigor en 2025, pero quienes han analizado lo que viene detallan dos escenarios. 1. Nos enfrentamos a un cambio radical en el mercado de trabajo. 2. Podemos enfrentarnos a una crisis laboral sin precedentes en la historia de la humanidad. Para acabar, dejo a su entrever si este artículo lo ha escrito la IA o Miguel del Río. Lastimosamente, de esto va también esta pesadilla.

 

 

 

Trabajo digno y duradero no cuadra con Inteligencia Artificial
Comentarios