sábado. 01.10.2022

Hace un mes este mismo medio publicaba los errores de la nueva señalética turística de Santander que el Ayuntamiento comenzó la segunda semana de julio en la ciudad. En la imagen que pudo ver la luz hace ya semanas, junto a la dirección hacia el casco histórico aparece su interpretación al inglés con las palabras “shopping area”, que no tiene una correcta traducción. 

Pero ha sido un mes después de esta denuncia, cuando el Ayuntamiento de Santander ha informado de que se “ha detectado fallos en el planteamiento en algunas traducciones" al inglés de esta nueva señalética turística y que esos problemas ya "se están subsanando".

Así, por ejemplo, en algunas de las señales aparecía por ejemplo 'Casco Histórico/Shopping area', cuando estas palabras en inglés hacen referencia a una zona comercial. Además, existía en algunas cuestiones relativas a algunas traducciones literales de calles o plazas.

Los primeros elementos en instalarse en la ciudad han sido las señales direccionales, con las 444 flechas. Es ahí cuando, según ha indicado el Consistorio, "en las primeras comprobaciones sobre el terreno, se han detectado "fallos" que se van a corregir. El Ayuntamiento ha explicado además que, en el caso del centro histórico y zona comercial existen 16 flechas "cuya traducción no era literal y se está corrigiendo".

Ha indicado que, en este caso en el proyecto inicial "la idea era promocionar el comercio de la ciudad y se planteó que, indicando 'Casco histórico-Shopping area' con el pictograma de una bolsa de compra se entendería que la señal indicaba la zona comercial en torno al casco histórico". De hecho, el Ayuntamiento añade que, de hecho la señal de 'Centro Histórico', que es otra de las instaladas, está traducida "correctamente" al inglés pues donde pretende dirigir es, precisamente, al casco histórico de la ciudad.

Por otra parte, ha indicado que, "en el caso de las traducciones literales en los nombres de las plazas, se ha seguido el criterio de la traductora jurada". Así, por ejemplo, explica que "palabras sencillas" para los turistas extranjeros, "aunque no sean lingüistas", como plaza o calle se han optado por no traducirse.

Tras los fallos, el Ayuntamiento ha indicado que "la señalética no estará completamente instalada hasta el otoño" y en la actualidad se están traduciendo los textos de los tótem de recurso y zonales, además del diseño de las mesas interpretativas, una labor para la que -ha dicho- "se contará, entre otros profesionales, con traducción jurada por parte de la intérprete contratada por la empresa adjudicataria".

Comentarios