lunes. 04.07.2022

El secretario de Organización de Ciudadanos (Cs) en Cantabria, Rubén Gómez, ha dimitido de todos sus cargos este jueves, un día después de que la diputada Marta García dejara el partido por la abstención de su partido en el Congreso de los Diputados a que se retirara la protección del lobo.  Gómez se mantendrá como militante y, según ha explicado en declaraciones a los medios, deja sus cargos porque ya "no tiene fuerzas", aunque reconoce que ha influido la decisión de su partido en el Congreso respecto a la protección del lobo.

"Creo que se podrían hacer las cosas de otra manera y hablando previamente con los que la han apoyado y han estado a su lado", ha opinado, esperando que todavía haya "margen para rectificar y volver a reconducir la situación", porque "se está haciendo un gran trabajo en este Parlamento y no se merece verse manchado por esta situación".

El paso de Gómez por Cs ha tenido demasiadas turbulencias. En junio de 2017, dos tercios de la formación en la región renunció en bloque, algo que anunció por aquel entonces Juan Ramón Carrancio, diputado de la formación. De esta manera, era Rubén Gómez la única representación naranja en el Parlamento de Cantabria, que se convirtió en marzo de 2019 en el candidato al Congreso de los Diputados en las elecciones que se llevarían a cabo en abril de 2019 y volvió a ser cabeza de lista de Cs al Congreso de cara a las elecciones generales en noviembre de ese mismo año. Aunque su postura parecía fuerte dentro del partido, a finales de año la división de los ´naranjas´ era más que visible. 

En diciembre de 2019 se hizo público que el Coordinador de Cs Cantabria, Félix Álvarez, contrató laboralmente al que fuera exparlamentario autonómico y exdiputado en el Congreso del partido en aquel momento, Rubén Gómez, y una semana después mintió al Comité Autonómico de Ciudadanos sobre la existencia de ese contrato al que tuvo acceso eldiariocantabria.es. Un contrato indefinido y a tiempo completo que le costó a Cs otra división dentro de la formación en Cantabria – con la reciente dimisión de Albert Rivera a nivel nacional- ya que el propio Álvarez afirmó al día siguiente a través de una carta que sí mintió y ese contrato existía.

Image

Días después del anuncio de este contrato y de las declaraciones de Álvarez, 17 de diciembre, el propio Rubén Gómez rompió su silencio y aseguró que  estaba “echando una mano a la Secretaría de Comunicación de Ciudadanos Cantabria, de momento no estoy haciendo nada más”. 

Por aquel entonces ni el secretario de Organización del partido en la comunidad, Esteban Martínez Poo, ni el diputado de Cs en el Parlamento de Cantabria y Secretario Segundo de la Mesa de la Cámara autonómica, Diego Marañón, conocían la existencia de este contrato. 

Pero fue el 19 de diciembre de ese mismo año cuando Félix Álvarez acudió a la última reunión del Comité Autonómico de Ciudadanos Cantabria como portavoz, ya que dimitió de su cargo tras la polémica con el contrato de Rubén Gómez. Una dimisión que duró poco ya que Inés Arrimadas apostó por la figura de Álvarez y lo designó como coordinador autonómico a Félix Álvarez. 

Actualmente, el partido sufre una fractura interna en la región, algo notable tras la sucesión de acontecimientos de estos días que ha potenciado la marcha de Nacho Hernando, el que fuera secretario de Comunicación del partido y actual portavoz en el Ayuntamiento de Bezana; Marta García, diputada regional de Cs, y Rubén Gómez, secretario de Organización.

Lo próximo que le espera a Cs es la reunión con la dirección del partido "para ver cómo solucionar esta crisis manteniendo la misma posición que hemos defendido siempre", ha indicado Álvarez en declaraciones a los medios tras las tres bajas de estos miembros en la formación. 

Comentarios