martes 20/4/21
POLÍTICA

La guerra abierta del PP en Cantabria se traslada al Parlamento con la lucha por la portavocía

El actual portavoz, Eduardo Van den Eynde, advierte que “no va a dejar” que se “vulneren y pisoteen” sus derechos en un intento de “vendetta” de la actual Dirección regional.

La presidenta “confía y desea” que los parlamentarios acaten el mandato, pues todavía “no ha oído ninguna razón sensata” para no poder asumir el cargo de portavoz.

Eduardo Van den Eynde y María José Sáenz de Buruaga luchan por la portavocía del PP en el Parlamento de Cantabria
Eduardo Van den Eynde y María José Sáenz de Buruaga luchan por la portavocía del PP en el Parlamento de Cantabria

La elección de María José Sáenz de Buruaga como Presidenta del PP de Cantabria no ha tenido ni un solo día de tranquilidad. Incluso antes de ser nombrada las sospechas de compra de votos han empañado el proceso, en el que se impuso a Ignacio Diego por solo cuatro puntos. La guerra abierta en el seno del partido conservador ha llegado al Parlamento en forma de lucha por quién será el nuevo portavoz. Una lucha que protagonizan la propia Buruaga y el actual portavoz, Eduardo Van den Eynde, después de que el Comité Ejecutivo regional acordara el pasado jueves relevarle del cargo para otorgárselo a la actual presidenta.

La decisión no ha sido aceptada por Van den Eynde, como ya avanzó el pasado fin de semana. El portavoz del grupo parlamentario popular ha insistido en rueda de prensa que el Comité Ejecutivo del PP "no es competente" para relevarle en el cargo, y ha advertido que "no va a dejar" que se "vulneren" y "pisoteen" sus derechos en el intento de "vendetta" y de que, a su juicio, está llevando a cabo contra él la actual Dirección regional.

El portavoz ha ironizado que "es como si el Comité Ejecutivo decide que me cambie de piso"

"Mis derechos no los pisotea nadie: ni como ciudadano, ni como militante de base de un partido, ni como cargo institucional. Así que lo pueden tener ya muy claro", ha avisado Van den Eynde.

El portavoz ha ironizado que "es como si el Comité Ejecutivo decide que me cambie de piso", y ha avisado a los integrantes de ese órgano del partido (la mayoría afines a Sáenz de Buruaga) que "si han creído que se han cobrado una pieza han vendido la piel del oso antes de cazarlo".

Van den Eynde, que ha asegurado que no ha recibido notificación escrita ni verbal por parte del Comité de dicho acuerdo, ha aclarado que no tiene "especial interés" en "aferrarse" a su cargo y, de hecho, ha asegurado que lo pone "a disposición, cuando quieran" pero "del grupo parlamentario", no del Comité.

Y respecto a la confianza manifestada el pasado viernes por Sáenz de Buruaga de que los diputados acatasen la decisión del Comité, que a su juicio es de "obligado cumplimiento", con "lealtad" y "disciplina" y no con "rebeldía", Van den Eynde ha opinado que en su actitud "no hay ninguna rebeldía", dado que el órgano que ha tomado esa medida no es competente para hacerlo.

Y es que, según ha recalcado, tanto los Estatutos como el reglamento del partido establecen que al portavoz es nombrado y cesado por el grupo parlamentario, no por el Comité, y por tanto cree que si el de dicho órgano del partido sobre la Portavocía es tal y como se ha dado a conocer es "nulo de pleno derecho".

Informe externo

A pesar de tener "claro" que esto es así, ha anunciado que propondrá a la consideración del grupo parlamentario la idea de encargar un informe jurídico externo para que determine si su interpretación es la correcta.

Van den Eynde ha acusado a la actual Dirección del PP de Cantabria que encabeza Sáenz de Buruaga de emplear prácticas propias del régimen de Kim Jong-un en Corea del Norte

También se ha mostrado abierto a que el grupo parlamentario vote acerca de su relevo en la Portavocía, aunque ha considerado que esto es algo que ya se ha producido dado que en una reunión se propuso a los diputados firmar un documento en que se planteaba este cambio, el cual no salió adelante, según ha apuntado, al ser firmado solo por cuatro de los trece integrantes, entre ellos Sáenz de Buruaga.

Niega un bloqueo

Por otra parte, ha negado que desde el grupo popular se esté llevando a cabo "un bloqueo" de la acción y la estrategia política de la nueva Dirección regional salida del Congreso del partido.

"Aquí hace mucho tiempo que de lo que se habla es de cargarse a Van den Eynde y de quítate tú que me pongo yo, pero de estrategia no han oído hablar en ningún caso", ha aseverado el portavoz, quien ha denunciado "falta de colaboración" de la Dirección regional con el grupo parlamentario.

De hecho, ha asegurado que Sáenz de Buruaga no asiste desde hace ya "muchos meses", antes de ser elegida incluso presidenta, a las reuniones semanales de coordinación del grupo parlamentario.

Además, ha acusado a la actual Dirección del PP de Cantabria que encabeza Sáenz de Buruaga de emplear prácticas propias del régimen de Kim Jong-un en Corea del Norte.

Como ejemplo, ha asegurado que se les obliga a que las notas de prensa de los diputados del grupo parlamentario sean "supervisadas" para que de ellas desaparezcan expresiones como "el Gobierno de Ignacio Diego", una frase, según ha dicho, "prohibida" por la actual Dirección regional.

En la rueda de prensa, y respecto al Congreso del partido del 25 de marzo, ha reconocido ser uno de los firmantes del documento a favor de la impugnación del Congreso, tanto a nivel interno del partido, como ante los tribunales ya que considera que es algo que debe quedar "aclarado".

Cuestionado acerca de las consecuencias que puede tener para él mantener esta actitud frente a la Dirección regional y si incluso podría acabar con su expulsión, Van den Eynde ha afirmado que el PP podría suspenderle de militancia o echarle del partido pero no del grupo parlamentario.

Y es que, según ha mantenido, si se diera el caso también tendría que ser el grupo parlamentario el que lo expulsara del mismo.

Van den Eynde ha opinado, además, que "no le parecería razonable" que el partido se planteara su expulsión del PP ya que "no sabe en base a qué" podría justificarlo ya que lo que ha hecho es pedir "transparencia" en un proceso congresual e incumplir un acuerdo del Comité sobre una cuestión en la que este órgano no es competente.

El portavoz popular ha advertido que las "amenazas veladas" contra él no funcionan.

Acaten el mandato

Por su parte, Sáenz de Buruaga "confía" y "desea" en que los integrantes del grupo parlamentario popular acaten el "mandato" del Comité Ejecutivo Regional y lo "den cumplimiento" ya que, a su juicio, "todavía no ha oído una razón sensata" y "en beneficio del PP" por la que no pueda asumir dicho cargo.

"Confío y deseo que así sea porque sería muy difícil de entender, muy difícil de admitir que un diputado del Partido Popular no obedezca una orden del Partido Popular, que un diputado del Partido Popular bloquee la acción política del Partido Popular e, incluso, que un diputado del Partido Popular pretenda secuestrar la voluntad del XII Congreso del Partido Popular".

Así lo ha dicho Sáenz de Buruaga en declaraciones realizadas a los medios de comunicación solo unas horas después de las acusaciones realizadas por Van den Eynde, en las que ha vuelto a defender que el Comité Ejecutivo Regional del partido "ha hablado" y, según ha asegurado, "lo ha hecho con arreglo a las competencias" que estatutariamente tiene atribuidas.

Como ya adelantaron a Europa Press fuentes 'populares', el cambio de portavoz acordado por el Comité Ejecutivo es un "mandato" de obligado cumplimiento y que debe hacer efectivo el grupo parlamentario popular, que tiene que ser aprobada por la mayoría de sus integrantes.

Ha señalado que este "mandato" ya ha sido trasladado de forma individual a cada uno de los diputados del grupo para que decidan si lo acatan y, por ello, ha explicado que lo que procede es esperar a la "respuesta individual" de cada parlamentario.

En declaraciones realizadas a los periodistas antes de comenzar el Pleno del Parlamento, Sáenz de Buruaga no ha concretado ni los plazos concretos que se dará a los diputados para que se pronuncien ni tampoco a qué medidas podrían enfrentarse quienes se opongan.

Cuestionada acerca de si de asumir la Portavocía dejaría su cargo en la Mesa del Parlamento, Sáenz de Buruaga ha abogado por hacer "cada cosa a su tiempo", aunque ha añadido que "en principio cuando uno asume la Portavocía es para ejercer la Portavocía".

Sáenz de Buruaga ha afirmado que el cambio de portavoz y la reorganización del grupo parlamentario "estaba en la hoja de ruta desde el principio" con el objetivo de "visibilizar" ante la sociedad el cambio en el partido decidido en el XII Congreso.