domingo 17/10/21
CARLOS PRACHT - C´S

“En España falta mucho diálogo, mucha visión de Estado”

El cabeza de lista de Ciudadanos al Congreso por Cantabria asegura que su programa se basa en reformas, no en recortes, entre las que destaca la de la administración pública y la de la Universidad para poder internacionalizar la región.

Carlos Pratch, cabeza de lista de Ciudadanos al Congreso por Cantabria
Carlos Pratch, cabeza de lista de Ciudadanos al Congreso por Cantabria

Carlos Pracht, médico con 40 años de experiencia, ha sido colaborador de Ciudadanos en Cantabria desde el nacimiento del partido. Número seis de la lista autonómica en las pasadas elecciones del 24 de mayo, el candidato se muestra tranquilo e ilusionado con esta nueva etapa que considera histórica y en la que su partido, ha asegurado, trabajará para que se produzcan los cambios que demanda la sociedad.

¿Cómo afronta su primera campaña? ¿Está notando el compromiso de los ciudadanos?

Como dice nuestro lema, la afronto “con ilusión”. Lo que se percibe es una voluntad de cambio, y esto genera una gran expectación y una gran preocupación. Nosotros proponemos un cambio profundo de la concepción del Estado español, y esto se tiene que hacer de una manera muy elaborada, muy estudiada y muy profesional. Las personas que han elaborado el programa son grandes especialistas en cada materia. Lo que se ha primado es el interés de España por encima del interés de Ciudadanos.

¿Cuáles son las grandes líneas del programa de Ciudadanos?

Están directamente relacionadas con las necesidades que entendemos que tiene España, como son el empleo, la corrupción, medidas para la conciliación, … Hay muchos más detalles, pero estas son las prioridades por dónde empezar a transformar.

Lo que quiero dejar claro es que tenemos un programa de soluciones basadas en reformas, no en recortes. Esto es muy importante. Vamos a hacer reformas, de la Constitución y de todo aquello que entendemos que ha evolucionado desde 1978, porque las necesidades de los españoles son distintas. Hay una idea básica en estas reformas, y es que no van a producir una ruptura de España.

¿Cómo consideráis que puede afectar lo ocurrido en Cataluña a la intención de voto?

Respecto a Cataluña, creo que hay un gran desconocimiento de su realidad. Se han generado titulares, movimientos y cuestiones que se encuentran con esta falta de comprensión. Estamos abiertos a cualquier debate con cualquier fuerza política, pero lo básico es que esto no rompa España. Tal y como lo vemos, el problema a nivel nacional es un problema político administrativo, económico y territorial. Todo esto está contemplado en la Constitución de alguna manera en una serie de artículos, como el octavo, que pensamos que se tiene que reformar a fondo. Otros, que hablan de la unidad de España y de la igualdad de los españoles ante la ley, no tenemos ni que discutirlo.

A esta situación nos han traído los partidos que han gobernado este país. Ciudadanos esto lo va a reformar porque no nos resignamos ni queremos que la ciudadanía de Cantabria se resigne a que esto es así porque sí. Las cosas se pueden cambiar y se pueden mejorar.

Se han hecho muchas declaraciones y muchas medidas, pero ahí tenemos unas cifras de paro que son las mayores de la UE. Las diferentes leyes de educación no han conseguido resolver el problema del fracaso escolar, la pérdida de autoridad de los maestros o de su reconocimiento social. Nosotros queremos parecernos más a los países del norte de Europa que a otras repúblicas allende los mares.

¿Qué puede aportar Ciudadanos en el Congreso?

Nuestra voluntad es gobernar para poder llevar adelante los cambios profundos que queremos propiciar. Se nos ha preguntado muchas veces sobre pactos, pero es mucho más sencillo. O gobernamos o estamos en la oposición. Si gobernamos podremos hacer cambios, no pedirlos.

En el ADN de Ciudadanos está consentir la gobernabilidad de un gobierno. Por eso, tanto en Andalucía como en Madrid hemos apoyado la investidura porque era esto o el caos, pero con unas condiciones. Ambas presidentas lo han aceptado, y gobiernan introduciendo reformas que están en ese pacto, pero saben que si no la cumplen no podremos apoyarles.

También estamos en el Ayuntamiento de Santander, y logramos poco a poco lo que la representatividad nos permite. La fuerza está ligada a la representatividad, y la munición de los demócratas es el voto, no otra cosa como dicen otros partidos.

¿Cuáles son las necesidades más inmediatas que Cantabria debe exponer en el Congreso?

Cantabria tiene una serie de características que la diferencian de otras comunidades autónomas, y que tendremos que defender en la medida en que encajen dentro del Estado español. Esto es importante, no estamos solos en el planeta. Cantabria está donde está, económicamente muy comprometida por el sobreendeudamiento heredado y potenciado.

Además, hay un problema importante de paro, y esto debe resolverse con reformas en las administraciones públicas. Tenemos que acabar con las corruptelas y el pasteleo que ha habido entre los partidos dominantes que han venido realizando una política pendular, intercambiándose los problemas cada cuatro años.

Tenemos una universidad que debemos dinamizar, y para esto es necesario un pacto nacional por la educación, y esto supone que Cantabria debe abrirse al mundo. No puede mantenerse solo para los cántabros. Muchos jóvenes nuestros terminan sus estudios y solo tienen dos opciones: o van al paro o van al extranjero, lo que supone una sangría en el talento de Cantabria, y no lo podemos consentir.

Nosotros apostamos porque los jóvenes encuentren su desarrollo aquí, o bien que entremos en una política clara de internacionalización de Cantabria. Por eso la Universidad se tiene que reformar a fondo y tiene que producir lo que la sociedad demanda. Para ello debe haber un estrechamiento con la vida laboral para que nuestros jóvenes tengan cabida en esta región.

Se habla de elecciones del cambio. ¿Está de acuerdo?

Esta es una oportunidad histórica. En estas elecciones no nos jugamos lo de siempre, sino que una generación de jóvenes, que son el futuro, tengan cabida y no sea una generación perdida. Los ciudadanos no tienen por qué sufrir las deficiencias del sistema. Creo que en eso nos diferenciamos bastante del resto de partidos.

Falta mucho diálogo, mucha visión de Estado. Hay demasiada visión partidista y muy poca idea social. Creo que los viejos partidos han hecho ya su papel histórico y sufren un agotamiento de materiales. El tema de ideologías, de programas, de repetir y repetir, no es capaz de dar respuestas a lo que la sociedad cada vez demanda más, que es un cambio. Nosotros proponemos este cambio no desde las ocurrencias, sino con un programa que responde a preocupaciones sociales.

 

 

Comentarios