lunes 18/10/21
ECONOMÍA

Cantabria tiene el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales más alto de España

Santander amplía las ayudas para la rehabilitación de fachadas
Todos los partidos han apoyado que el Gobierno pague las ayudas al alquiler

El bipartito PRC-PSOE decidió aumentar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos documentados del 8% al 10%. Esto ha situado a Cantabria a la cabeza en dicho tributo, equiparando la cuota que pagan los ciudadanos por la compraventa de vivienda de segunda mano con la que se abona en comunidades más grandes y más ricas como Cataluña, Galicia o Comunidad Valenciana. Así se desprende de la XVII edición del estudio ‘Panorama de la Fiscalidad Autonómica y Foral 2018’, publicado por el Registro de Economistas Asesores Fiscales de España (REAF-REGAF) del Consejo General de Economistas (CGE).

En dicho documento, que hace un extenso análisis de los diferentes impuestos en todo el territorio nacional, Cantabria destaca por lo que pagan sus ciudadanos en las transmisiones patrimoniales. Por ejemplo, por la compra de un inmueble de 150.000 euros en Cantabria se abona una cuota de 15.000 euros, la misma cantidad que en las citadas comunidades autónomas. Por comparar, Madrid es en la que menos se paga: 9.000 euros. En Castilla-La Mancha se pagarían 13.500 euros; en Andalucía, Aragón, Asturias, Islas Baleares, Castilla y León, Extremadura y Murcia, 12.000 euros; en La Rioja se abonan 10.500 euros; y en Islas Canarias 9.750 euros.

El presidente del CGE, Valentín Pich, encargado de presentar el informe, ha señalado que tener tan alto este impuesto no tiene sentido en un contexto como el actual, con un amplio stock de viviendas. Junto al presidente del REAF, Jesús Sanmartin, ha abogado por simplificar y armonizar los impuestos, de forma que se establezca un impuesto tipo por parte del Estado y las CCAA tengan "cierta" potestad normativa.

IRPF

Cataluña repitió de nuevo en 2017 como la comunidad autónoma con un IRPF más elevado para las rentas medias y bajas

Cataluña repitió de nuevo en 2017 como la comunidad autónoma con un IRPF más elevado para las rentas medias y bajas, además de ser la región con un mayor número de tributos propios, con 18 del total de 82 en toda España, mientras que Madrid volvió a ser la región en la que menos abonan los contribuyentes vía IRPF, con una diferencia entre ambas de hasta 273 euros en el caso de contribuyentes con unos ingresos medios de 30.000 euros.

Pich ha denunciado la "oscuridad" en materia impositiva a nivel autonómico, ya que "no hay información transparente y no puede haber competencia", y ha alertado sobre la falta de un marco regulatorio estándar, al tiempo que ha hecho hincapié en que hay que conseguir que la financiación autonómica "se pueda entender" ante la complejidad actual, algo de lo que "no tiene culpa el Gobierno", sino que obedece a la "realidad institucional" española. En esta línea, ha criticado la "teatralidad" y "demagogia" en torno al debate sobre la reforma del sistema de financiación autonómica.

A su vez, Sanmartin ha explicado que el 82% de los ingresos impositivos de las CCAA procede de los grandes impuestos (IVA, IRPF e Impuestos Especiales), y ha indicado que, aunque la recaudación en general crece desde el año 2010, todavía no se ha recuperado en el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP) y Actos Jurídicos Documentados (AJD).

Del estudio se concluye que la competencia fiscal entre CCAA da resultados dispares, ya que en IRPF y Patrimonio no hay una tendencia definida al alza o a la baja, en Sucesiones y Donaciones la competencia es "claramente" a la baja tras varios cambios normativos, y en ITP y AJD, al alza.

CATALUÑA A LA CABEZA

Un salario de 16.000 euros anuales, el más común en España, paga de media 1.611 euros de IRPF en Cataluña, frente a los 1.434 que abonan en la Comunidad de Madrid, lo que supone un 12,3% menos; y en el tramo del salario medio de 20.000 euros en Cataluña se pagan 2.510 euros, frente a los 2.303 euros de la Comunidad de Madrid.

En el caso de los salarios medios-altos, en la Comunidad de Madrid las rentas de 30.000 euros pagan 4.829 euros, frente a los 5.102 en Cataluña. A partir de ahí, en las rentas de 45.000 y 70.000 euros es Extremadura la región donde más pagan los contribuyentes vía IRPF, con 9.822 y 19.931 euros, respectivamente, frente a la región presidida por Cristina Cifuentes, donde los madrileños pagan 9.306 y 18.975 euros en esos tramos.

Para las rentas más altas, desde los 110.000 euros al año, es la Comunidad Valenciana la que impone un IRPF más alto, mientras que Cataluña sigue siendo la región donde pagan menos los contribuyentes. Estos ejemplos se corresponden con el supuesto de un contribuyente soltero y sin hijos con edad inferior a 65 años y sin discapacidad ni circunstancias personales que le diesen derecho a deducción estatal o autonómica.

TRIBUTOS PROPIOS

Valentín Pich ha explicado que los tributos propios suponen una "escasa" fuente de financiación para las autonomías, ya que representan solo el 2,2% de la recaudación tributaria en 2016, año en el que la recaudación aumentó en 122,5 millones a través de estos gravámenes. La mayor parte de estos impuestos giran sobre el agua, con un 78,8% de la recaudación, ha detallado la profesora de Economía Aplicada de la Universidad de Murcia, María José Portillo.

En el caso de Cataluña, es la región con un mayor número de tributos propios, al contar con 18, de los que tres han sido declarados inconstitucionales, tras haber reformado el impuesto sobre grandes establecimientos comerciales, y haber creado cuatro nuevos tributos propios.

Estos son el impuesto sobre las estancias en establecimientos turísticos, sobre el riesgo medioambiental de la producción, manipulación y transporte, custodia y emisión de elementos radiotóxicos, sobre bebidas azucaradas, sobre las emisiones de dióxidos de carbono de los vehículos de tracción mecánica (pendiente de entrar en vigor) y el impuesto sobre los activos no productivos de las personas jurídicas.

A través de esos 18 tributos recauda 630 millones, un 3,2% de sus ingresos totales, lo que la sitúa por encima de la media nacional (2,2%, 2.090 millones), pero por debajo de otras comunidades con un menor número de tributos, como Asturias (3,6%), Baleares (3,8%) Extremadura (3,4%) o Canarias (15,8%).

SUCESIONES Y DONACIONES

En cuanto a Sucesiones y Donaciones, el secretario técnico del REAF, Luis del Amo, ha avisado de que se ha producido una "guerra fiscal" en la bajada del impuesto en algunas comunidades autónomas, liderando las rebajas las regiones de Andalucía y Extremadura, junto a Murcia, Castilla y León y Asturias.

De hecho, en los casos de un soltero de 30 años que hereda bienes de su padre por un valor de 800.000 euros, de los que 200.000 corresponden a la vivienda del fallecido, la región en la que menos tributaría sería en Andalucía, donde no abonaría por ese gravamen, frente a los 164.094 euros que sí tuvo que pagar el año pasado. De esta forma, Andalucía ha desbancado a regiones como Islas Canarias o Madrid en donde menos se paga por este tributo el caso de ese tipo de contribuyente.

Por el contrario, la región con el Impuesto sobre Sucesiones más alto en este supuesto es Aragón, donde se tendrían que abonar 155.393 euros, seguida de Asturias, con 103.135 euros. Del Amo ha explicado que las bonificaciones autonómicas en IRPF, en rentas del trabajo, ya suponen una pérdida de recaudación menor que las aprobadas en Sucesiones.

No obstante, en lo que respecta a Donaciones y en el caso de un hijo de 30 años que recibe de su padre 800.000 euros en dinero en efectivo sin un destino específico y sin que tenga ningún grado de discapacidad, Andalucía sigue siendo la región donde más se paga, ya que el contribuyente tendría que abonar 208.159 euros, frente a Canarias (200 euros) o Madrid (2.000 euros), donde se encuentra bonificado por encima del 99%. Las CCAA de La Rioja, Murcia, Asturias y Cantabria son las regiones que han bajado Donaciones este año.