jueves 23/9/21
VIDEOJUEGOS

Por amor a los videojuegos: la historia del ‘gamer’ aficionado

Millones de jóvenes -y no tan jóvenes- dedican su tiempo libre a jugar a videojuegos y compartir las anécdotas con sus amigos, además de seguir a las figuras más famosas del momento. 

 

Los usuarios habituales de los videojuegos cada día son más

Por amor al arte, pero sin arte. Así se resume la historia de los videojuegos y de los ‘gamers’ que dedican muchas horas de su día a los juegos del momento tanto en el ordenador como en la Play. Por amor al arte porque no sacan beneficios de ello, más allá de unas horas divertidas y de olvidar los problemas del trabajo o del día a día, pero no económico. 

Con la evolución de la tecnología y de ciertos canales y plataformas dirigidos a los videojuegos, millones de jóvenes -y no tan jóvenes- emplean horas libres de su tiempo en jugar. Por ejemplo, el nacimiento de Twitch ha despertado en estas mentes una pasión que ya tenían o que no habían descubierto. Pero, ¿es posible dedicar tantas horas a los videojuegos sin ganar dinero? Los usuarios habituales de esta práctica nos sacan de dudas y nos explican qué les hace ser tan fieles a sus pantallas y qué les aporta en su día a día.

Los juegos más destacados entre ellos van desde el mítico Counter Strike, que nació en 1999 con Windows, Call Of Duty (COD), o League of Legends, más conocido como ‘Lol’. Aunque existen otros videojuegos que a día de hoy son consumidos y que no podemos olvidarnos de ellos -Fornite o los legendarios ‘Fifas’ en formato Play Station-, el mundo gamer se reinventa cada día y ofrecen nuevas oportunidades. 

“Comencé jugando cuando era muy jóven, iba con mis amigos a los locutorios de barrio porque no era común tener ordenador en casa y por eso nos juntábamos allí”, relata un usuario habitual que juega a videojuegos a través del ordenador, su plataforma favorita, desde hace 17 años. Para él, dedicar tiempo a jugar en sus horas libres le produce, sobre todo, desconectar del día y poder pasar un rato con sus amigos: “Jugando consigo desconectar del día si ha sido malo, además de pasar tiempo con mis amigos hablando y jugando a nuestros juegos preferidos”, señala, coincidiendo a su vez otros usuarios que explican la tranquilidad que les aporta desarrollar esta actividad.

Comencé a jugar a videojuegos en locutorios con amigos

En el caso de las consolas, otro jugador, esta vez fiel a la Play, coincide en que aunque no haya un motivo concreto por el que comenzó a jugar, se ha dado cuenta de que el principal con el paso del tiempo fue pasar un rato con sus amigos. “Si tengo que jugar solo ya no jugaría, porque lo que me gusta es compartir un rato con ellos”, explica, mientras encaja con la opinión de los demás jugadores. 

Play

A su vez, por temas de trabajo, no dedican todas las horas que a veces les gustaría pero saben dividirse para poder disfrutar de una buena partida, por ello es por las noches cuando pueden desarrollar su hobby favorito al completo. “Al día puedo dedicar 4 horas aproximadamente a jugar, siempre después de mi turno de trabajo”, algo que comparten los demás consumidores de videojuegos.

Jugar entretiene y divierte pero, ¿dónde quedan los actuales canales de contenido con figuras como Werlyb, en el Lol o Flexz, en el Call of Duty? Estos gamers de a pie lo tienen claro, “hay que ver jugar a gente buena para aprender más”. En este caso los usuarios que juegan a través de un ordenador sí consumen este tipo de juegos en canales de Twitch o Youtube. “A veces estar viendo esos canales te hace sentir que estás jugando tú porque te entretiene mucho”, confiesa. 

Ver canales con contenido de videojuegos te hace sentir que estás jugando tú mismo

Después de tantos años jugando se adquiere más nivel y las horas de práctica se notan en las pantallas y en los videojuegos pero lejos quedan los beneficios económicos de estas horas invertidas. Estos gamer de a pie han pensando alguna vez en el hecho de ser profesionales y ganar dinero aunque, por otra parte, “para la manera en la que jugábamos nosotros, para pasar un buen rato, el hecho de convertirlo en una obligación haría perder la gracia de lo que hacemos día a día”, sentencia un jugador que lleva más de 15 años con un ratón en su mano derecha. 

Lo que está claro es que el mundo gamer se supera cada día y cada días son más los curiosos que quieren probar los juegos de moda. Lejos de los beneficios económicos, cerca de la paz y el entretenimiento. 

Comentarios