miércoles. 28.09.2022
CONSUMIDORES

Sencillos trucos para ahorrar en la revisión de tu vehículo

Llevar el coche al taller puede ser también un gran esfuerzo para la economía familiar
Llevar el coche al taller puede ser también un gran esfuerzo para la economía familiar

Es inevitable que en algún momento nuestro coche tenga que pasar por el taller. Ya sea una revisión, un problema mecánico, un accidente o cualquier otra situación, los conductores nos vemos obligados a llevar el vehículo a algún profesional que pueda poner a punto nuestro medio de transporte personal, que para muchos es, además, una herramienta de trabajo más.

Pero llevar el coche al taller puede ser también un gran esfuerzo para la economía familiar. Por ello, es conveniente conocer unos trucos sencillos para poder realizar esa reparación o esa revisión sin dedicar más dinero del necesario.

Por supuesto, la primera regla para que una reparación no se dispare de precio siempre es el mantenimiento preventivo. Tanto si se hace en la casa oficial como en un taller de confianza, es importante una revisión periódica del vehículo, sobre todo si se detecta alguna irregularidad en su funcionamiento. La prevención, como con todo en la vida, siempre resulta más barato que arreglar algo que estropeado.

Una de las primeras medidas que hay que tener en cuenta es el taller al que llevemos nuestro vehículo. Debe ser un lugar de confianza, que conozcamos o que llegue recomendado por un familiar o un conocido. Esto nos asegura un trabajo eficiente que solucione el problema a la primera y no nos obligue a volver una y otra vez al taller o, lo que puede ser más engorroso, visitar diferentes profesionales hasta dar con aquel que nos atienda correctamente.

Por supuesto, no todos los talleres cobran del mismo modo la mano de obra, algo que también debemos mirar si pedimos un presupuesto previo antes de tocar cualquier aspecto de nuestro vehículo.

Pero una de las cosas más importantes son las piezas y los productos de recambio que utilicemos. Y este puede ser un mundo en el que cualquier ciudadano que no tenga ciertos conocimientos de mecánica o que no sea aficionado al mundo del motor puede terminar pagando demasiado por algo que podría conseguir a buen precio.

Por eso es fundamental conocer los fabricantes, las casas que venden estos productos y, por supuesto, la calidad de los materiales con los que están hechas las piezas. Todo esto nos garantizará que nuestro vehículo quede como nuevo tras la salida del taller, pero puede ser un proceso muy engorroso, largo y complicado.

Eso por no hablar de que en esta búsqueda podemos perdernos alguna oferta o promoción que nos reduzca notablemente el precio o que nos ofrezca otras piezas o producto complementario que podría mejorar el rendimiento de nuestro vehículo. Ese laborioso trabajo, sin embargo, puede ser sustituido por un comparador de precios como DAPARTO, que en unos pocos minutos nos permite acceder a numerosas alternativas para cambiar cualquier pieza o adquirir cualquier producto químico y complemento.

Pero este ahorro debe ir de la mano de una calidad que ofrezca la máxima seguridad al vehículo cuando está en carretera. Un comparador nos permite, además de los precios, poder analizar casi a golpe de ojo las características físicas, los materiales y el diseño de las numerosas piezas de diferentes fabricantes que encontramos en el mercado.

Es muy importante, por tanto, que a la hora de acudir a un taller lo hagamos con todas las garantías y sabiendo que el coste de la reparación o el mantenimiento va a ser el adecuado. Siempre es importante acudir a un establecimiento de confianza y tener unos conocimientos mínimos no solo del funcionamiento de nuestro vehículo, sino de las piezas y el coste de las mismas, si el taller al que acudimos nos permite llevar nuestros propios recambios y si estos tienen la calidad necesaria para garantizar que el coche funciona correctamente y es seguro. Un proceso que muchas veces puede parecer interminable, pero que se hace más sencillo con un comparador.

Comentarios