viernes 28/1/22

Con la llegada del verano llega el calor, y a todo el mundo le apetece hacer otro tipo de comidas que sean más ligeras y frescas, puesto que cambia el metabolismo y no es lo mismo digerir un potaje de garbanzos que un gazpacho cuando las temperaturas son elevadas.

También apetece mucho salir a comer fuera y disfrutar de una buena terraza, sin embargo, comer fuera no siempre es la opción más saludable. Además, durante esta época del año, la gente suele tener más tiempo libre y es la mejor ocasión para invertir en nuestra salud, adaptando recomendaciones y consejos para conseguir disfrutar de comidas más saludables.

Buscar nuevas recetas

Innovar en nuestro recetario nunca antes había sido tan fácil gracias a Internet, donde se pueden encontrar infinidad de recursos para aprender a cocinar, como canales de YouTube con recetas, páginas web como el irecetario o una gran variedad de blogs de cocina.

Buscar recetas nuevas puede convertirse en una actividad muy divertida, que nos permita innovar en nuestra cocina, además de descubrir nuevos ingredientes que puedan sorprender nuestro paladar, disfrutando mucho más de la comida. Aparte de esto, la cocina casera siempre es mucho más saludable que la comida que podamos encontrar cuando salgamos a comer fuera. Una de las principales razones de esto es que, cuando cocinamos nosotros mismos, sabemos qué alimentos estamos ingiriendo y podemos omitir aquellos que nos sienten mal.

Comprar alimentos de temporada, la mejor manera de comer saludable     

Con el cambio de las estaciones, cambian los productos que podemos encontrar en los supermercados o tiendas locales de alimentación. Lo mejor para conseguir comidas los más saludables posible, es incluir en nuestra recetas los productos que sean de temporada, puesto que son aquellos que más nutrientes nos puedan aportar. Por ejemplo, el verano es la mejor época para comprar frutas y verduras frescas, con las que se pueden hacer diferentes ensaladas y macedonias que nos darán la energía que necesitemos y nos evitarán digestiones pesadas.

La hidratación a través de la comida

Cuando hace mucho calor, solemos perder más agua a través de sudor y podemos deshidratarnos con mayor facilidad. Por este motivo, durante el verano es muy importante mantenernos hidratados ingiriendo muchos líquidos, el más importante es el agua. No obstante, hay otras muchas maneras de hidratarse como, por ejemplo, a través de determinadas frutas y verduras.

La sandía es la fruta del verano por excelencia pero es que, además, es la fruta con el mayor contenido en agua, al igual que el melón. Por eso, tanto para un desayuno o una merienda saludables, lo mejor es incluir el mayor número de frutas posibles, que nos refrescan y nos hidratan al mismo tiempo. Para una opción más salada, el gazpacho el plato más típico que se puede consumir en verano, pero también se pueden buscar recetas similares, como una sopa fría de pepino, una verdura con gran cantidad de agua o diferentes cremas que incluyan, por ejemplo, el aguacate.

Investigar otro tipo de dietas como la vegetariana, vegana o crudivegana

Muchas han sido las ocasiones en la que leemos noticias de los últimos estudios hechos respecto a las dietas que existen, en la que se habla de las ventajas que tiene adoptar una dieta en la que no se consumen productos de origen animal. No todo el mundo está de acuerdo con esto, sin embargo, no se puede negar que en verano nos apetece más que nunca consumir una cantidad mayor de frutas y verduras.

Esto lo podemos poner en práctica durante el verano, buscando recetas vegetarianas en las se permiten algunos alimentos de origen animal como los huevos o la leche, o recetas veganas, donde solo se pueden comer alimentos de origen vegetal. Esta es una buena opción para aprender a cocinar recetas saludables para todo el mundo, incluyendo mayor número de frutas, verduras y diversos cereales, recetas que pueden ser los perfectos sustitutos para comidas pesadas como las frituras o meriendas demasiado azucaradas, como los helados procesados.

Para hacer helados saludables, que tanto apetecen en verano, podemos investigar en la dieta crudivegana, donde encontraremos numerosas recetas de dulces saludables, donde se utilizan endulzantes naturales y una gran cantidad de frutas.

No comer mirando la televisión o el teléfono

Por último, lo más importante para disfrutar de comidas saludables en verano, es comer sin distracciones como el televisor o el móvil, prestando atención a lo que estamos ingiriendo. Cuando comemos sin distracciones, somos mucho más conscientes de la cantidad de comida que necesita nuestro cuerpo, sin sobrepasarse y sin llenarnos más de lo necesario.

Además, el verano coincide con la época en que la gente tiene más vacaciones, y esto se puede aprovechar para comer más en familia o con amigos, beneficiándose mucho más de las comidas, puesto que cuando comemos en una ambiente alegre y tranquilo, nuestro cuerpo asimila mejor los alimentos y repercute después de forma positiva en la digestión.

Comentarios