jueves. 07.07.2022
SALUD

Cómo afecta el trabajo a la salud en las distintas generaciones

La salud psicológica, laboral y física de cada generación es muy importante a considerar en las áreas de recursos humanos
La salud psicológica, laboral y física de cada generación es muy importante a considerar en las áreas de recursos humanos

Un estudio realizado por el Observatorio Generación y Talento junto a Criteria Recursos Humanos y la Universidad Europea ha manifestado que cada generación de trabajadores vive su salud de un modo distinto. Por ello, se enfrentan a retos muchas veces similares, pero con distintas maneras de abordarlos.

La crisis económica que asola al mundo entero, la subida desorbitada de precios, la poca liquidez que hace recurrir a los préstamos rápidos, la falta de trabajo o la imposibilidad de elegir el deseado pasan factura en la salud que no todas las generaciones saben llevar igual.

LOS BABY BOOMER TEMEN LA JUBILACIÓN

El trabajo, titulado, “Salud y Bienestar Intergeneracional en el ámbito laboral”, explica que los seniors, es decir, los baby boomer (nacidos entre 1946 y 1964) flaquean en cuanto a salud emocional se refiere. Su mayor desafío es encajar la jubilación lo mejor posible, y eso les causa incertidumbre.

Desde el Observatorio Generación y Talento, especifican que son una generación muy fuerte debido a todo lo conseguido a lo largo de la vida relacionado con las habilidades. Su salud laboral, apuntan, es la más afectada de todos porque su autoestima se ve dañada por la creencia de que no se les reconoce lo suficiente.

Su salud es regular tirando a buena, aunque en el aspecto psicológico temen el futuro y lo miran con temor, preocupación, estrés y ansiedad. La jubilación está a la vuelta de la esquina y tienen que asumirlo más pronto que tarde, añadiendo la duda de cómo serán sus pensiones.

También les preocupa el hecho de no estar en los retos más destacables de las empresas y sienten que sus carreras se han estacado. Esa sensación de haber dejado de progresar está latente y, además, en muchas ocasiones consideran que son dados de lados por las generaciones más jóvenes.

Los baby boomer refieren cierta tristeza porque creen que han sacrificado mucho en el trabajo para los pocos beneficios conseguidos, tal y como explicó Ángeles Alcázar, socia directora del observatorio, a Iberian Press. Eso sí, en el plano social son bastante estables y eso les equilibra.

LA GENERACIÓN X FRUSTRADA POR CONCILIAR

La salud psicológica también es el eslabón más débil de la generación X (nacidos entre 1965-1980). El origen de su malestar radica en que su carga laboral es incompatible con su carga familiar y la conciliación les atormenta. Armonizar ambos escenarios es toda una carrera de fondo que les frustra por falta de tiempo.

La ansiedad está a la orden del día y aumenta por la discrepancia entre realidad y expectativa en el plano laboral que afecta a su salud. Desde un punto de vista social, son felices, aunque tienen poco tiempo y eso limita considerablemente sus relaciones personales.

LA GENERACIÓN Y SIN EMPATÍA

Los millennials (nacidos entre 1981 y 1996) viven estresados. La razón es el clima laboral, la alta carga de trabajo y la dificultad de compaginarlo con una vida fuera de la oficina. Son muy dependientes de las redes sociales y eso hace que muchas veces no tengan empatía con los demás y no puedan contactar con otras generaciones de la empresa.

Para estos nativos digitales es importante el equilibrio. Cuando el trabajo se desborda y sus vidas personales o sociales se ven afectadas, sus esquemas se desmoronan y eso deriva en problemas de salud. Quieren aprender, no tienen miedo al cambio y suelen adaptarse sin problemas a lo nuevo.

LA GENERACIÓN Z ES DEPENDIENTE

La salud de los centennials (nacidos entre 1997 y 2010) es bastante buena, pero con ciertos matices en lo que a salud mental se refiere. Sus hábitos de vida saludable y el cuidado por el aspecto físico hacen que tengan una buena salud física no por edad, sino por buenas atenciones.

Aunque son versátiles y creativos, su salud psicológica se tambalea por la dependencia de las redes sociales. Esa digitalización les hace buscar constantemente la aceptación de los demás y los ambientes llenos de cambios les crea incertidumbre difícil de llevar. Aunque se les engancha rápido, fidelizar con ellos cuesta más de los que parece.

Este estudio ha sido pionero en diagnosticar la salud psicológica, laboral y física de cada generación, muy importante a considerar en las áreas de recursos humanos. Con él se ha podido lograr una visión de las 5 generaciones laborales que pueden convivir en las empresas para sacar de ello algo positivo.

Comentarios