lunes. 03.10.2022

El Gobierno español ha propuesto a la periodista Rosa María Mateo como administradora única para gestionar RTVE, según han confirmado a Europa Press fuentes del Ejecutivo central. Su candidatura deberá, ahora, obtener la mayoría de apoyos del Congreso, para ratificar su nombramiento. El Gobierno ha asegurado en un comunicado que ha consensuado la propuesta con todos los grupos parlamentarios del Congreso de los Diputados que apoyaron el Real Decreto-Ley de RTVE: Podemos, PNV, PDeCAT, ERC, Compromís, UPN, Nueva Canarias y CC. En este sentido, añade que tras el refrendo del Congreso, Mateo será la encargada de dirigir RTVE, de manera transitoria, hasta la incorporación de la nueva Administración resultante del concurso público que elegirá la Presidencia y el Consejo de Administración del Ente Público. "Por méritos propios, Rosa María Mateo se convirtió en la imagen televisiva de la transición y prolongó su magisterio durante la década de los 80 y de los 90 con la presentación y conducción de varios de los programas informativos más importantes de la televisión en España, entre otros, los telediarios y el prestigioso espacio Informe Semanal", añade el Ejecutivo.

Mateo tiene 76 años y trabajó en la Corporación durante 30 años. Comenzó su carrera en RNE en 1963, mientras que en los años 70 pasó a Televisión Española, donde ha presentado espacios como Informe Semanal o el Telediario. En 1993 fue fichada por Antena 3, en donde presentó las noticias durante diez años. En materia política, la periodista se significó durante las elecciones generales de 2011 a favor del candidato del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, uniéndose a la plataforma Ojalá, que apoyaba su camino hacia la Moncloa.

Mateo es la propuesta del Gobierno tras el fracaso en la renovación de los diez miembros del Consejo de Administración de RTVE que se ha llevado a cabo en el último mes en el Congreso, bajo las directrices del decreto ley que aprobó el Gobierno el pasado 22 de junio para llevar a cabo este proceso. La Cámara baja eligió a los seis consejeros que le correspondían –de una lista pactada entre PSOE, Podemos y PNV–, mientras que en el Senado las candidaturas presentadas, una del PP y otra pactada entre PSOE y Podemos, no obtuvieron la mayoría necesaria. Según el decreto ley, si la Cámara alta no era capaz de elegir cuatro nombres por mayoría, su nombramiento pasaba de nuevo al Congreso. Fue en este proceso donde se truncó la elección del Consejo. Dos diputados se equivocaros al introducir sus papeletas y otros dos no acudieron al Pleno, dejando los votos a favor a los candidatos de PSOE y Podemos en 175, a uno de obtener la mayoría absoluta. Tras este nombramiento se iba a proceder a la elección del periodista Tomás Fernando Flores como presidente de RTVE, un nombramiento que no se pudo completar. Ante esta situación, lo que determina el decreto ley es que es el Gobierno quien debe elegir un administrador único para la Corporación, que deberá ser ratificado, también por mayoría, en el Congreso. Aunque en un principio se planteó la posibilidad de que Tomás Fernando Flores optara a este puesto, el propio Gobierno informó de que se había descartado para ser administrador único y que desde Moncloa ya estaba buscando un nuevo perfil.

Comentarios