miércoles 1/12/21
CANTABRIA

El Gobierno pide colaboración al Estado para concluir la Autovía del Agua

El tramo Muriedas-Pronillo, con un coste superior a los 12 millones de euros, ha sido noticia por las roturas y averías, la última en febrero que llegó a inundar varias viviendas con dos metros de agua.

La vicepresidenta del Gobierno, Eva Díaz Tezanos, y la alcaldesa de Santander, Gema Igual, tras la firma del convenio de la Autovía del Agua
La vicepresidenta del Gobierno, Eva Díaz Tezanos, y la alcaldesa de Santander, Gema Igual, tras la firma del convenio de la Autovía del Agua

El Gobierno de Cantabria ha solicitado colaboración al Ministerio Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) para concluir la conexión de la Autovía del Agua con Santander, así como la unión de esta última con el Bitrasvase del Ebro, que son los tramos que faltan para concluir el proyecto 'Abastecimiento de agua a Cantabria' declarado de interés general.

En concreto, el Ejecutivo regional, a través de su vicepresidenta y consejera de Medio Ambiente, Eva Díaz Tezanos, ha remitido una carta a la ministra, Isabel García Tejerina, para solicitarle que el Estado confinancie estas dos actuaciones que, en su conjunto, tienen un coste estimado superior a los 20,5 millones de euros, más de 12 en el caso del tramo Muriedas-Pronillo y 8,5 para el denominado 'Sifón de Pisueña'.

Así lo ha anunciado este martes la vicepresidenta tras la firma de un convenio con la alcaldesa de Santander, Gema Igual, para la cesión de la conservación y explotación al Ayuntamiento de la capital cántabra de la nueva tubería de abastecimiento a la ciudad desde la Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) de El Tojo, en el Alto de la Morcilla, hasta Muriedas.

Esta nueva arteria, equipada con derivaciones para abastecer también a los ayuntamientos de Camargo y El Astillero, se ha construido bajo el arcén de la carretera N-623 Santander-Burgos

Esta tubería, que es de 3,2 kilómetros y 900 milímetros de diámetro, sustituye a las conducciones de la antigua traída de aguas a Santander que "se habían quedado obsoletas y tenían importantes problemas de presión, de fugas y de averías", ha señalado Díaz Tezanos, que ha apuntado esta actuación incluye el nudo de conexión del sistema de abastecimiento a la capital y la Autovía del Agua, lo que permitirá su conexión con el pantano del Ebro.

Esta nueva arteria, equipada con derivaciones para abastecer también a los ayuntamientos de Camargo y El Astillero, se ha construido bajo el arcén de la carretera N-623 Santander-Burgos y ha tenido un coste de 3.125.000 euros de los que ha financiado un 66% por el Gobierno del Estado y 34% por el Ejecutivo regional.

Díaz Tezanos ha destacado que esta obra ha sido ejecutada y cofinanciada por el Estado por "dos decisiones políticas importantes": la declaración de interés general de las obras de la Autovía del Agua por el Gobierno nacional del PSOE en 2004 y por la inclusión de la conexión de la Autovía del Agua con Santander como segunda fase del Abastecimiento de Agua a Cantabria por el Gobierno regional del PP y la sociedad estatal Acuaes en 2014.

"Es fruto de una política de cooperación entre el Estado y el Gobierno regional", ha indicado la vicepresidenta, que ha explicado que ahora, finalizada la obra, se procede a la cesión gratuita de la tubería al Ayuntamiento de Santander por un periodo de cuatro años y prorrogable por otros cuatro.

En este punto, la alcaldesa de Santander ha destacado que la tubería cedida hoy al Ayuntamiento es "prioritaria porque es de donde los santanderinos cogen agua para beber" y era una actuación "solicitada como urgente y prioritaria desde 2004 y que no se ha realizado hasta ahora", y ha destacado que esta arteria no solo es importante para la capital cántabra sino también para otros municipios limítrofes a "los que podemos dar agua a través de esta tubería porque se cruza con la Autovía del Agua".

Igual también ha agradecido al Estado la cofinanciación de esta obra junto al Gobierno de Cantabria, que han "hecho un esfuerzo para renovar la tubería" para garantizar el correcto suministro y abastecimiento, fin al que, ha destacado, el Ayuntamiento, a través del canon anual con Aqualia, también destina más de un millón de euros.

Colaboración

Por su parte, Díaz enfatizado que, una vez ejecutada esta arteria hasta Muriedas y cedida al Consistorio, ahora "está pendiente de ejecutar por el Gobierno de Cantabria su continuación hasta completar la sustitución de la artera principal del abastecimiento de agua a Santander" y que corresponde al tramo desde Muriedas hasta el depósito de Pronillo, que "ha sido noticia en varias ocasiones por averías, fugas y molestias" a vecinos de una urbanización de la localidad camarguesa.

De hecho, el pasado mes de febrero se produjo una rotura de la tubería, segunda después de seis años en los que “no se tomó ninguna medida” para repararla, según ha explicado a este diario Fidel de la Peña, propietario del restaurante ‘Los Peñucas’ y uno de los mayores afectados por el último incidente, que se produjo a escasos 10 metros de su vivienda, de la que se inundó el garaje, una “parte de la vivienda en la que hacemos mucha de nuestra vida”.

En este sentido, De la Peña ha calificado de “milagro” que ningún miembro de su familia se viera afectado. “Si llega a coger a alguien, se ahoga”, ha recordado, detallando además que el agua, mezclada con cascotes, alcanzó los dos metros de altura.

Ahora su batalla es que se lleve a cabo la “partida para modificar el trazado de la tubería”, actuación que ya está contemplada desde hace años. Como ha explicado De la Peña, actualmente se ha realizado una “solución intermedia” consistente en el forro interior de la tubería para evitar nuevas roturas, algo que por ahora parece funcionar, aunque “lo ideal sería que lo arreglaran”.

Voluntad sin dinero

Por su parte, Igual ha reiterado la necesidad de realizar esa actuación para renovar el tramo de 7 kilómetros entre Muriedas y Pronillo porque "hay un tramo que nos ha dado problemas y preocupaciones porque pasa demasiado cerca" de una urbanización, cuyos garajes ya se han inundado en varias ocasiones al romperse la tubería. "Aunque está incluida en el PAS, desde la Consejería nos han dicho que es un gasto que ahora es inejecutable", ha explicado la acaldesa.

"Hay voluntad pero no hay dinero", ha añadido, agradeciendo la iniciativa de la Consejería de Medio Ambiente de solicitar al Estado que colabore en la cofinanciación de esa obra.

La vicepresidenta ha indicado que, de acceder el Estado a cofinanciar estas obras que tienen "la misma motivación que las anteriores", espera que sea en los mismos porcentajes, lo que haría que el Gobierno regional solo tuviese que aportar unos siete millones del presupuesto de ambas actuaciones que asciende a 20,5. "Solo se necesita voluntad política y el Gobierno de Cantabria la tiene para firmar un convenio como los anteriores", ha apostillado.