viernes 3/12/21
TRIBUNALES

Exdirectivos británicos de B3 Cable recurren el embargo preventivo de sus inmuebles

La decisión judicial afecta a sus varias viviendas que poseen en España y Reino Unido.

La cúpula británica de B3 Cable ha quedado absuelta del presunto desvío de 6,3 millones de euros a paraísos fiscales
Cuatro exdirectivos británicos de B3 Cable han recurrido el embargo de sus bienes

Cuatro exdirectivos británicos de B3 Cable, investigados por el supuesto desvío de 6,3 millones de euros a paraísos fiscales con motivo de la compraventa de la fábrica de Maliaño en 2008, han recurrido ante la Audiencia provincial la orden de embargo preventivo de sus bienes en España y Reino Unido, dictada recientemente en la vía penal y con anterioridad por el Juzgado de lo Mercantil.

El embargo, que afecta a dos chalet en Palma de Mallorca y varias viviendas en el Reino Unido, según han informado a Europa Press fuentes del caso, fue decretado el pasado 18 de octubre por el Juzgado de Instrucción nº 4 de Santander, donde se tramita el procedimiento penal iniciado a raíz de la querella de los administradores concursales contra los exdirectivos de B3 Cable.

La administración concursal solicitó el embargo preventivo de estos bienes al juez de instrucción poco después de que el Juzgado de lo Mercantil declarara no culpable el concurso de acreedores, en una sentencia que eximía de responsabilidad a los exdirectivos británicos en la vía administrativa, y que tanto la Fiscalía como la administración concursal han recurrido ante la Audiencia.

Estos inmuebles, localizados por el despacho de detectives contratado por los administradores concursales, ya estaban con anotación de embargo preventivo ordenado por el Juzgado de lo Mercantil durante el proceso concursal.

Varios de los antiguos propietarios británicos de la fábrica de Maliaño, acusados de pagar con dinero de B3 facturas a una empresa de la que también eran socios, han prestado declaración en calidad de investigados (antes imputados) en este proceso penal, a través de Scotland Yard.

Comentarios