jueves 26/5/22

Cantabria da acogida a día de hoy a cerca de dos centenares de personas desplazadas por la guerra en Ucrania, de las que unas 150 están siendo atendidas en los centros operados por Cruz Roja y otras 45 dentro de la red del Gobierno de Cantabria, que les ha proporcionado alojamiento en el albergue de Solórzano.

No obstante, la situación es "cambiante" porque sigue habiendo un "goteo" de llegadas de personas por vías no institucionales. Así, hoy se prevé la llegada de otros 31 ucranianos a los albergues de la red de acogida del Gobierno y de otras iniciativas particulares que realizan los ayuntamientos cántabros, pero el número está "sujeto a cambios de última hora".

Así lo ha dicho el vicepresidente regional y consejero de Universidades, Igualdad, Cultura y Deporte, Pablo Zuloaga, a preguntas de la prensa por la coordinación de la acogida de estas personas desplazadas, de la que se encarga la Dirección General de Cooperación al Desarrollo, dependiente de su Consejería.

Zuloaga, que ha hecho estas declaraciones tras la rueda de prensa que ha ofrecido esta mañana para presentar la iniciativa 'Mujeres y Cultura 2022 en el Palacio de Festivales, ha remarcado que "todas" las personas que van llegando a la región entran dentro del circuito institucional para conseguir los papeles y permisos que les acreditan como desplazados por el conflicto bélico y les dan derecho a acceder a servicios como la educación o la sanidad.

De hecho, ya hay personas en seguimiento en el hospital Marqués de Valdecilla que reciben tratamientos contra el cáncer y otras enfermedades, así como para la actualización de las cartillas de vacunación, que en Ucrania son "diferentes".

No obstante, el vicepresidente ha aclarado que la evolución de las personas acogidas es "cambiante" porque, una vez que llegan y consiguen acreditar sus derechos, algunos deciden cambiar de lugar. De hecho, hay personas que pasan por la comunidad con el objetivo de llegar a otros territorios.

De todas formas, en Cantabria "se vienen implementando todas las medidas necesarias para garantizar sus derechos y atender sus necesidades en el tiempo que estén en la red de acogida del Gobierno", que trabaja en este ámbito "de la mano" de Cruz Roja, ya que es la organización que está ocupándose de la labor de primera acogida, ha indicado Zuloaga.

También se ha pronunciado sobre este asunto la consejera de Empleo y Políticas Sociales, Ana Belén Álvarez, cuyo departamento se encarga de gestionar la acogida de menores no acompañados y, según ha dicho, por el momento en Cantabria solo hay uno en protección.

ACOGIDA DE MENORES

Álvarez ha hablado del tema también a preguntas de los periodistas tras otra rueda de prensa, en su caso para dar a conocer una nueva línea de ayudas para impulsar el modelo de cuidados de larga duración, en la que ha estado acompañada por la directora del Instituto Cántabro de Servicios Sociales (ICASS), María Antonia Mora.

Como han explicado, es el Servicio de Infancia, Adolescencia y Familia del ICASS el que coordina la acogida de los menores y por ahora solo ha recibido a uno. Además, hay otro que ha llegado junto a su madre y que recibe una ayuda para guardería.

Mora ha recordado que el Gobierno central aún no ha establecido un mecanismo de reparto de estos menores entre las comunidades autónomas, aunque sí ha recogido los informes de cada territorio sobre su capacidad de acogida y recursos disponibles para ello.

La directora del ICASS ha remarcado también que más de 100 familias cántabras se han mostrado dispuestas a acoger a estos niños y que se valorará su oferta por si es necesario contar con ellas si llegan más menores no acompañados. No obstante, ha recordado que también es posible el acogimiento de otros niños que están en protección del servicio de Infancia, además de los ucranianos.

 

Comentarios