sábado 16/10/21
INDUSTRIA

Cantabria expulsa a Emerita Resources tras haber incumplido todos y cada uno de los puntos del pliego del concurso minero de Reocín

Francisco Martín: "De los 145 sondeos que prometieron, sólo han hecho seis. De los 17,2 millones de euros, sólo han invertido 1,2 millones de euros. Con estos mimbres, no se puede conceder una prórroga a Cantábrica de Zinc, la filial de Emerita."

El Gobierno de Cantabria no está dispuesto a tolerar más incumplimientos de Emerita  Resources y le deniega la prórroga de investigación a la empresa dirigida por Joaquín Merino.

Joaquín Merino, presidente de Emerita Resources, y Ramón Escudero
Joaquín Merino, presidente de Emerita Resources, y Ramón Escudero

Deudas y mentiras. Así se puede resumir el paso de Emerita Resources por Cantabria. La empresa dirigida por Joaquín Merino llegó a Cantabria prometiendo encontrar el maná en las entrañas de las tierras de Reocín reabriendo la antigua mina y, lo único que han dejado son numerosas deudas, mentiras y mucha frustración.

Deudas a los socios locales que, junto a Merino, conformaban Cantábrica de Zinc, la empresa creada para este permiso de investigación y en la cual ostentaba la presidencia, mientras que su letrado, Ramón Escudero, aparente "cerebro" de su estrategia empresarial, era uno de los consejeros. La falta de liquidez de la filial de Forbes&Manhattan se hizo evidente cuando no pudo asumir la ampliación de capital necesaria para poder seguir afrontando los gastos de la investigación MINERA, dejando a los socios locales en una situación más que comprometida.

Hoy está en duda la veracidad de la documentación aportada al concurso cántabro para la apertura de la mina de zinc

Y mentiras. Todas. Ni la inversión comprometida para el permiso de investigación de algo más de 17 millones de euros, ni los 2.000 puestos de trabajo una vez que el permiso de investigación diera paso a la explotación de la mina. Tampoco los cerca de 250.000 euros comprometidos para fines sociales. Y, a tenor de la queja de los socios locales, ni siquiera los medios técnicos para acometer los sondeos que, como consecuencia de los incumplimientos de Joaquín Merino y Ramón Escudero, se han tenido que hacer en los mismos lugares que figuraban en los registros depositados en la Escuela Politécnica de Torrelavega, fruto de una investigación financiada por la Unión Europea en 2009.

Motivos más que suficientes para que el Gobierno de Cantabria haya denegado la prórroga solicitada por Cantábrica de Zinc para el permiso de investigación Solia. De esta forma, Cantabria se suma a Asturias y Extremadura y expulsa a Emerita Resources de los procesos de investigación minera,  –y presumiblemente de explotación-, por los incumplimientos de todos y cada uno de los puntos que recogía el pliego del concurso y la oferta que presentó la empresa de Merino y Escudero.

Además, hoy está en duda la veracidad de la documentación aportada al concurso cántabro para la apertura de la mina de zinc, ya que, además del estado de insolvencia declarado en la documentación, se investiga la verdadera participación de Forbes&Manhattan en el accionariado de su filial si atendemos a la información depositada en la Bolsa de Canadá.

El hecho diferencial en Cantabria es la presencia de un hombre, Ramón Escudero, consejero de Cantábrica de Zinc y, por tanto, parte cosustancial de todas las promesas e inclumplimientos en los que ha incurrido la filial canadiense.

Hay que recordar que Escudero es el abogado que ha defendido a Emerita Resources en el proceso penal reabierto por la jueza Mercedes Alaya por el concurso de adjudicación de la mina de Aznalcóllar y que, precisamente, ha formado parte de la trama de mentiras, incumplimientos y deudas que dejan en Cantabria.

En las últimas semanas parece que la sombra de la sospecha ha cambiado de foco y ya no se sitúa en los altos cargos y funcionarios de la Junta de Andalucía que participaron en esa Mesa de Contratación, sino en el entramado que cada día que pasa conocemos acerca de la insolvencia de Emerita Resources para poder afrontar alguno de los proyectos. Incluso el anunciado respaldo de Forbes&Manhattan parece mucho menor de lo anunciado dado que la empresa de Joaquín Merino no ha podido hacer frente a cantidades nimias para depositar fianzas de algunos de los proyectos y, en el caso de Extremadura, no han podido evidenciar la más mínima solvencia económica.

Comentarios