sábado 28/5/22
SEGURIDAD LABORAL

El 72% de los accidentes laborales con baja en Cantabria se han producido en pymes

USO advierte de la “alta” siniestralidad laboral y asegura que “a medida que disminuye el tamaño de la empresa, aumentan” los accidentes en el trabajo.

Un tercio de los accidentes laborales en Cantabria son por infartos o derrames cerebrales
La siniestralidad laboral en Cantabria es mayor en pymes

El sindicato USO ha advertido de la "alta" siniestralidad laboral en las pequeñas y medianas empresas de Cantabria, que son los centros de trabajo en los que más accidentes laborales se producen.

En un comunicado remitido con motivo del Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo, que se conmemora este jueves, 28 de abril, USO ha indicado que 2015 se ha saldado con 5.704 accidentes con baja, 8.928 sin baja y 9 trabajadores fallecidos.

Con respecto a 2011, la siniestralidad con baja ha descendido en un 10,8% en la región pero los accidentes mortales aumentaron un 33%, según el sindicato.

Además, la formación sindical señala que cerca del 72% de los accidentes en jornada con baja en Cantabria y del 68% de los producidos 'in itinere' han tenido lugar en empresas de menos de 250 trabajadores. Y el 53% del total de accidentes registrados durante la jornada laboral con baja corresponden a empresas de menos de 50 empleados.

2015 se ha saldado con 5.704 accidentes con baja, 8.928 sin baja y 9 trabajadores fallecidos

"A medida que disminuye el tamaño de la empresa, aumenta la siniestralidad laboral", alerta USO, para quien esta realidad está ligada a la modificación de la Ley de Prevención que introdujo la Ley de Emprendedores de 2014, a partir de la cual el empresario puede asumir la gestión de la prevención en empresas de hasta 25 trabajadores, que suponen la mayoría del tejido productivo del país.

"En el contexto actual de las políticas preventivas, la falta de inversión y la dejadez por parte de las administraciones en cuanto a la prevención de riesgos laboral, juegan un importantísimo papel los delegados de prevención, por las labores de apoyo y asesoramiento, reclamación y denuncia que llevan a cabo", reflexiona USO, para quien "la precariedad laboral, la temporalidad y el miedo al despido están en muchas de las ocasiones en el origen de la alta siniestrabilidad teniendo un efecto devastador en las condiciones de trabajo".

Para el sindicato, tanto la Ley de Mutuas como el Real Decreto de Incapacidad Temporal "tan sólo buscan el ahorro en prestaciones" y, añade, "lo están haciendo a costa de la salud de los trabajadores". Censura así las consecuencias "nefastas" de estas leyes, tanto en la salud de los trabajadores como en la propia gestión administrativa de la incapacidad temporal, y cree que deben servir para derogar estas leyes.

En este sentido, el sindicato apunta que la duración de las bajas por contingencias comunes varía en función de si la gestión de la prestación depende de las Mutuas o del Instituto Nacional de Seguridad Social. Así, en 2015, la duración media de los procesos en la Seguridad Social fue de 47,72 días, en el caso de agregado del sistema, de 37,8 días y en el caso de los procesos gestionados por Mutuas, de 34,37 días.

Desde USO exigen que "se reviertan las políticas de recorte en materia de incapacidad temporal" porque "el ahorro en esta materia no debe pasar por reducir a toda costa la cantidad y duración de las incapacidades temporales sino por aplicar políticas de prevención de manera efectiva".

Comentarios