domingo 18/4/21
MALTRATO ANIMAL

Denuncian la “extrema situación” de los animales de una granja de Villaescusa

Imagen del estado de algunos de los animales de la granja | Foto: AnimaNaturalis
Imagen del estado de algunos de los animales de la granja | Foto: AnimaNaturalis

La organización AnimaNaturalis, de defensa de los derechos de los animales, ha denunciado a un ganadero cántabro por la "extrema situación" en la que viven sus animales en una explotación del barrio de Socabarga, en el municipio de Villaescusa, con el fin de que le sean decomisados y se le inhabilite para su cuidado o tenencia.

Según explica la organización en nota de prensa, vecinos de la zona alertaron el pasado mes de septiembre de la "grave situación" de decenas de animales encerrados en una finca. Cuando miembros de la organización acudieron al lugar, encontraron "un panorama desolador, con decenas de cerdos en unas condiciones horribles, sobreviviendo como podían, viviendo entre cadáveres y entre montañas de barro y purines, animales heridos sin ningún tipo de atención veterinaria, y un becerro que vivía todo el tiempo atado con una cadena de menos de un metro que apenas le permitía moverse o tumbarse".

AnimaNaturalis logró documentar en una de sus visitas "infiltradas", cómo el hombre que la gestiona alimentaba a los animales "únicamente con pan seco y neulas, y que no disponían de la ventilación e iluminación necesaria y obligatoria según la ley". La organización ha puesto todo el material audiovisual a disposición del Seprona y de la Consejería de Desarrollo Rural, al considerar que estos hechos descritos pueden ser constitutivos de un delito de maltrato animal del artículo 337.1 del Código Penal.

"No se debe atar a los terneros, lo dice claramente la ley, excepto en determinadas circunstancias y de manera puntual. Este pobre ternero vivía permanentemente atado", ha explicado, señalando que el animal ya "se encuentra en un lugar seguro, pero que es urgente inhabilitar a este ganadero para el cuidado de los animales".

La organización espera que el ganadero sea sancionado y se le imponga la pena de inhabilitación especial de uno a tres años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de los mismos. Además, pide que los animales "sean decomisados y llevados a un santuario de animales".

Comentarios