martes 18/1/22

La Policía Local de Santander detuvo ayer a un hombre por increpar a los clientes de un establecimiento comercial si no le daban limosna y por negarse a ponerse la mascarilla y lanzar varios puñetazos a los agentes que acudieron al lugar.

Según han informado fuentes policiales, los hechos tuvieron lugar sobre las seis de la tarde en el exterior de un establecimiento de la calle Castilla, donde se encontraban discutiendo el vigilante de seguridad del local discutiendo con el detenido. Al parecer, el motivo era que los clientes se quejaban de que este individuo, que estaba apostado a la entrada, les increpaba de forma amenazante si no le daban una limosna.

Tras negarse a ponerse la mascarilla, empezó a insultar a los agentes que se acercaron a él, lanzándoles varios puñetazos, por lo que tuvo que ser reducido y detenido.

Comentarios